Breve análisis de cada capítulo del libro el alma de La Toga de Ángel Ossorio

    1. Introducción
    2. ¿Quién es Abogado?
    3. La fuerza Interior
    4. La sensación de la justicia
    5. La moral del abogado
    6. El Secreto Profesional
    7. La Chicana
    8. La sensibilidad
    9. El desdoblamiento psíquico
    10. La independencia
    11. El trabajo
    12. La palabra
    13. El Estilo Forense
    14. Elogio de la cordialidad
    15. Conceptos arcaicos
    16. El arte y la abogacía
    17. La clase
    18. Cómo se hace un despacho
    19. Especialistas
    20. La hipérbole
    21. La Abogacía y la Política
    22. Libertad de defensa
    23. El amianto
    24. Los pasantes
    25. La defensa de los pobres
    26. La toga
    27. La mujer en el bufete
    28. Decálogo del abogado
    29. Conclusiones

    Introducción

    En este trabajo se podrá apreciar un breve análisis de cada capítulo del libro el alma de La Toga de Ángel Ossorio. Libro que trata sobre realzar los valores de los abogados y de guiar a los nuevos jóvenes que están incursionando a la carrera de cómo debe ser un verdadero abogado.

    Este libro ha sido editado en repetidas ocasiones. Y a pesar de haber sido publicado por primera vez en el año 1919, es un libro que tiene mucha vigencia en la actualidad y aún es muy utilizado como referencia por abogados.

    ¿Quién es Abogado?

    Para empezar, el autor nos hace un llamado para definir correctamente el término de "abogado". Pues nos dice que ser abogado va más allá de haber recibido un título de Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas (en nuestro caso). Afirmándonos que el verdadero abogado vendría siendo aquel que ejerce la profesión dando consejos jurídicos y pidiendo justicia.

    En gran parte estoy de acuerdo con lo que nos ha dicho el autor, ya que, en definitiva ser abogado y ser Lic. En Derecho no es lo mismo; pero de igual forma hay muchos abogados que a pesar de ejercer una profesión "digna", se han encargado de darle una mala reputación a ésta, y es por eso que a mi parecer personas así tampoco merecen ser llamados abogados.

    La fuerza Interior

    Me parece muy atinado lo que el autor quiere decir cuando, valga la redundancia, nos dice que en nosotros mismos hay una fuerza, que no hallaremos en ningún otro lugar. Es esta fuerza la que nos ayuda a enfrentar las injusticias que se nos presentan. Incluso cuando nuestra dignidad se ve empañada por críticas o agresiones debemos siempre mantener nuestro orgullo en alto y hacer justicia o pedirla.

    Habrá muchas veces en las que podemos llegar a pensar que todo está perdido, pero, debemos encontrar esa fuerza dentro de nosotros que nos impulsa a seguir adelante y de no ser encontrado o como nos dice Ángel Osorio, cuando se tengan dudas, en ese momento, se debe cambiar de oficio.

    La sensación de la justicia

    "La Justicia no es fruto del estudio sino una sensación", nos dice Ángel Osorio. Y es totalmente cierto pues la justicia no es algo que se pueda aprender en libros, es algo que solo se aprende en la vida.

    Actualmente el sentido de la justicia de muchos abogados se ha visto nublado, porque en nuestra sociedad capitalista lo que importa es el dinero, no lo que en realidad es justo, equitativo, bueno y prudente. Entonces lo que hacen es tergiversar las leyes a su antojo para ganar sin importarles nada más. Y es que ganar un caso no lo es todo, debemos encontrar el equilibrio de las cosas, entre brindarle nuestra ayuda al cliente sin caer en la injusticia para con los demás.




    Esto es algo que en lo personal me parece que recae mucho en lo que es la familia y los valores que se enseñan en casa, porque hoy en día podemos ver como valores tan importantes como este, "la justicia", han sido olvidados por muchos.

    La moral del abogado

    Según nos dice el autor, se presupone que cuando un abogado acepta un caso, es porque está defendiendo una causa justa, y éste deberá hacer todo lo moralmente y todo lo que dentro de lo justo cabe, para defenderlo. Pero me pregunto yo, ¿quién decide lo que es moralmente correcto y lo que no? Y aquí es donde entra otra cosa importante que nos menciona el autor, "Abogado que sucumba al qué dirán, debe tener manchada su hoja de servicios con la nota de cobardía". Pues para lo que muchos sea correcto, puede que para otros no lo sea; y si nos dejamos llevar por lo que dicen los demás jamás llegaremos a ser quienes en un principio soñamos que seríamos.

    El Secreto Profesional

    Puede llegar a ser hasta gracioso, pero es totalmente verídico que día a día nosotros hacemos lo mismo, y es que no sabemos guardar secretos; porque se lo decimos a "una" persona de nuestra total confianza y esa persona se lo dice a otra persona de su total confianza y así sucesivamente como nos explica el autor. Y puede que en nuestra vida diaria aunque este mal visto la gente lo hace pensando que no traerá muchas repercusiones, pero en muchos de los casos si las trae.

    Como abogados, se debe evitar esto, pues al revelar un secreto que le revela el cliente puede ser totalmente atroz para el veredicto del juez. Aquí recaemos en un punto tocado previamente en los capítulos anteriores, y es que el abogado al aceptar un caso se presume que es por una causa justa; y en lo personal yo opino que si al abogado se le confía algún secreto que diga que el cliente es totalmente culpable mejor deje el caso, sin tener que revelar el secreto y no defender una causa que no es justa.

    También me parece que el abogado ni siquiera debería de ser capaz de atestiguar en un caso contra su cliente, porque en esos momentos puede que su buen juicio sea nublado por motivos personales y al bajarse del estrado todavía quede así como muy involucrado en el caso y no se desenvuelva tan bien como abogado.

    La Chicana

    Aunque, como nos dice el autor, hay casos en los que por un buen motivo sea necesario hacer una chicanearía, queda en la conciencia de cada abogado hacerlo o no. Yo quisiera afirmar, que la chicana es algo malo, porque de cierta forma es como tergiversar la ley para nuestro beneficio, o más bien el beneficio de el cliente; pero, el sentido de el buen desempeño de la abogacía es algo que se ha ido perdiendo, donde la chicana puede que en ciertos casos no sea tan mal visto como en otros.

    Por ejemplo, puede que nosotros estemos totalmente seguros que nuestro cliente es inocente que las pruebas y argumentos presentados son falsos y que la prueba primordial para ganar el caso nos esté llegando por decir el jueves al mediodía, pero la última sesión del juicio es el miércoles en la tarde. Es aquí donde queda totalmente a discreción del abogado si hace una chicanearía por una buena causa o se rige por lo ya estipulado por la ley, con posibilidades de perder el caso.

    Yo, muy sinceramente, haría una chicanearía. Pues creo en mi cliente y si estoy representando una causa justa me gustaría ver como la justicia verdaderamente prevalece.

    La sensibilidad

    Es totalmente acertado que la abogacía es una constante lucha de pasiones, pero está en nosotros no sucumbir a ellos. Esto no quiere decir que debamos ser totalmente fríos y escépticos, sino que no podemos inclinarnos por involucrarnos mucho o no involucrarnos en lo absoluto y simplemente que sea una cuestión de ganar, por dinero, porque como nos dice el autor esto nubla nuestro buen juicio.

    Y es que muchas personas esperan conectarse en algún momento con su abogado, es decir, que este pueda sentir un poco de su sufrimiento. Pero me parece que el abogado debería detenerse a analizar la situación, preocuparse por su cliente sin pasar ese límite en el que todo se vuelve personal y ampararse y hacer buen uso de lo que dicta la ley.

    El desdoblamiento psíquico

    Es muy interesante el punto este que toca el autor. Me parece que para proceder muchísimo mejor en un caso, es de gran importancia llegar a conectarse con el cliente. Para esto, es bueno dejar a un lado nuestros intereses y nuestro bienestar, y ponernos en los zapatos del cliente. No es cuestión de olvidarse quiénes somos, sino el renunciar a ciertas cosas que podrían interrumpir nuestro trabajo y utilizar nuestras facultades como buenos abogados.

    La independencia

    Tiene partes muy ciertas aunque al mismo tiempo difiero con algunas de ellas. Pues está claramente establecido que la abogacía se ejerce con libertad pero este a su vez puede ser influenciado por lo que un asesor o algún allegado le sugieran. Y es que cuando el autor menciona que es difícil resistirse al llanto de una mujer, o la involucración de un miembro de la familia, estoy en total desacuerdo. Porque sí, es verdad que la familia es primordial en nuestras vidas, y lo digo yo que amo mi familia con locura, pero cuando ejercemos la abogacía debemos trasladarnos. Cuando defendemos a alguien más ya no somos solo nosotros, en nuestro mundo ego centrista, sino que está en nosotros velar por los mejores intereses de nuestro cliente; claro está sin que esto vaya a opacar nuestra moral y nuestro sentido de la justicia.

    Es un dilema bastante grande el aceptar un caso que aunque no nos parezca de lo más justo, pero que será muy bien remunerado "económicamente" hablando, mas debemos poner nuestras prioridades en orden. Porque no es lo mismo decirle a un abogado que tiene 8 hijos, cuya esposa no trabaja y no atiende un caso de hace más de 5 meses que no acepte el caso, pues tiene un deber con su familia de alimentarlos a decirle a uno que atiende 4 casos al mes y no tiene hijos ni está casado; aunque a fin de cuentas queda en la conciencia de cada uno lo que debe hacer.

    El trabajo

    La profesión de la abogacía es simplemente maravillosa, y no lo digo porque esté estudiando para ser abogada, puesto que en realidad lo hago porque me parece que es indispensable saber un poco sobre todo y es eso lo que hace esta profesión. Te hace leer tanto sobre diversos temas, pues cada caso es totalmente diferente y necesita una preparación diferente. Realmente está en cada abogado decidir qué clase de aboga quiere ser, porque si bien es cierto que la mayoría de las personas a la hora de buscar un abogado quieren al de más renombre, porque tiene un gran don de la palabra y de persuasión, o porque tiene un currículo sumamente impresionante donde se nota su gran educación, o por su gran sentido de honradez, o simplemente por la cantidad de casos ganados.

    Éste es un trabajo que necesita de mucha dedicación y esfuerzo, pero más que todo necesita ser amada. Involucra muchos sacrificios, como el dedicarle muchísimas de nuestras horas de sueño, aunque el autor nos dice que es preferible que le dediquemos las primeras horas de la mañana porque así el entregamos nuestros primeros esfuerzos y no las de la noche en la que simplemente le entregamos los residuos. Y vuelvo a decir que esta profesión o se ejerce apasionadamente o no se ejerce, añadiendo que dichosos son los que tienen la posibilidad de ejercerla, porque no son muchas las profesiones que nos retan tanto como esta, que siempre nos piden más y nos hacen crecer muchísimo como individuos de una sociedad.

    La palabra

    La palabra es un don, que muchos aun no hemos aprendido a utilizar; al mismo tiempo puede ser un arma, ya que si no la utilizamos correctamente tanto otras personas como nosotros podemos salir heridos. Es cuestión de darle el uso correcto y también del mérito respectivo, pues de no ser por ella muchos de nosotros seriamos salvajes, ateos sin motivo de existencia alguna, ya que gracias a la palabra es que al pasar de los años se fueron difundiendo todas nuestras creencias, explicaciones de existencia, se concretan negociaciones, etc.

    Ha como el autor se expresa sobre el uso de la palabra en la abogacía, me da a entender, por muy tosco que suene, que sobre todo debemos utilizarla correctamente para la comodidad del juez. Puesto que nos dice que debemos ser breves, para que no se aburra porque ya ha escuchado tantos argumentos a lo largo de subida que si es corto hay más posibilidades que falle a t favor; que hay que ser claros para que hasta el portero nos entienda, además de que el juez esta fatigado y no quiere oír tantos adornos en las historias; y así pues, no es que no esté de acuerdo con esto que acabo de mencionar, solo que me parece que no era necesario decir que es para facilitarle la vida al juez, aunque así sea.

    Y de igual forma me parece que Ángel Osorio acierta mucho a la hora de explicarnos por decirlo de algún modo la clave para el buen uso de la palabra. Porque si bien es cierto que tanto la cordialidad hacia las otras personas, ya sea el otro abogado, o el juez; el uso correcto del léxico, mas no tan rebuscado pues lo que se intenta es que se entienda lo que queremos transmitir; y la amenidad, pues es muchísimo más agradable escuchar a es apersona que nos habla con calidez y sencillez a la que nos habla de manera tosca.

    Abogados aprenden a manejar la oratoria para captar la atención de los jueces

    Los jueces, como el resto de los trabajadores, acumulan cansancio durante el día y a lo largo de la semana, por lo que la capacidad oratoria de los letrados es fundamental para captar su atención, algo en lo que se están formando estudiantes de quinto de Derecho de Granada.

    En un pionero, impulsado por la Delegación de Justicia de la Junta y la Facultad de Derecho, los futuros abogados aprenden técnicas para enfatizar sus voces y darles la entonación adecuada, para ser convincentes con la comunicación no verbal y para aprovechar todos los beneficios de una buena oratoria.

    El profesor de Oratoria, Julio García Ramírez, explicó hoy que el buen abogado debe saber entender, para lograr una comunicación eficaz "el estado de ánimo del cliente y de su interlocutor", por lo que debe tener en cuenta "el día y la hora del juicio, porque la actitud de un juez sufre el cansancio igual que la de los demás". "Es cierto que los lunes estamos distraídos, los martes más activos y los viernes cansados, y que sobre mediodía sufrimos una bajada de azúcar que afecta a nuestra atención y nervios", añadió el experto.

    Los 314 futuros letrados que participan en este , pionero en España, aprenden trucos para exponer sus argumentos de forma convincente y lograr sus fines. Hasta el momento sólo en el Colegio de Abogados de Málaga se han impartido anteriormente clases experimentales de oratoria, pero es la primera vez que esta enseñanza llega a las aulas de Derecho. Los alumnos agradecieron la oportunidad de participar en estas clases prácticas e intensivas, que consideran una asignatura básica y todavía pendiente en su carrera.

    El Estilo Forense

    Como ya he mencionado antes la abogacía es una profesión para ser amada, de no ser así hay que ir considerando otras profesiones. Es necesario sentir esa pasión por la Justicia y por querer hacer justicia. Pues estoy totalmente de acuerdo cuando el autor nos dice que "se puede vivir sin belleza, sin riqueza, hasta sin salud, mas no sin justicia". Es que en definitivas es algo primordial en la vida de toda persona, pues de prevalecer la justicia, podríamos decir que las riquezas estarían bien repartidas, que la belleza la hallaríamos en todas las cosas y que las condiciones de salud serian muchísimo mejores.

    El abogado debe ser un artista, quizás no lo sea desde su nacimiento, pero ha de prepararse hasta lograr perfeccionar el arte de la escritura y la oratoria. Aparte de esto también necesita adecuar sus capacidades como narrador, historiador, novelista, psicólogo, dramaturgo.

    Me agrada el hecho que ahora si se hace la aclaración de que no hay que caer en adular al juez, si bien es cierto él es el que tiene la última palabra, pero así como nosotros tenemos que prepararnos tanto el tiene que estar dispuesto a escuchar y prestar atención por más cansado que esté de escuchar largos argumentos, es su trabajo al fin y al cabo, ¿o no?; y de igual forma está en nosotros captar su atención por medio de nuestras palabras.

    Elogio de la cordialidad

    En mi percepción lo que el autor nos quiere transmitir con este capítulo es que a pesar de lo que se dice de los abogados y de los jueces, eso que crea desconfianza entre ellos, hay que dejarlas a un lado para un mejor desenvolvimiento entre todos. Además de que nosotros no somos quien para juzgar a los demás.

    A fin de cuentas todos, tanto Magistrados como abogados tenemos la misma misión, la de trabajar por la justicia. Tanto es así que podríamos ser comparados con químicos y biólogos, tomando en cuenta que el bufete y el estrado vendrían siendo nuestros laboratorios de trabajo.

    Conceptos arcaicos

    Todos los pueblos han evolucionado a lo largo de los años, pero no necesariamente sus leyes a su paso. Y claramente nos podemos dar cuenta de esto al leer el ejemplo que nos hace Ángel Osorio. La verdad, es muy lamentable que después de haber ocurrido el incidente, se haya modificado la ley. Lo cual, sinceramente, no me sorprende, pero tan siquiera es un avance; pues se dieron cuenta de que había que reformar la ley.

    Casualmente, en Panamá, existe una ley que en pocas palabras nos dice que no se puede juzgar a alguien utilizando una ley que no exista en el momento, o sea que haya sido expedida después de haber cometido algún delito (Constitución de la república de Panamá, Título III, Capítulo I, Artículo 31 – Solo serán penados los hechos declarados punibles por Ley anterior a su perpetuación y exactamente al acto imputado).

    Ya que la mencione, tomaré como ejemplo la Constitución Panameña la cual en lo personal me parece muy completa, aunque muchos la consideren anticuada. Aunque hay varios artículos que no les vendría mal una reforma, porque eliminarlos del todo sería absurdo.

    El arte y la abogacía

    Si bien es cierto, el arte se desarrolla por medio de las pasiones y de los sentimientos. Y a los abogados se nos es referido el don de la palabra, como arte la oratoria y la escritura, que es la expresión artística más elevada y noble. Al igual que otros profesionales desarrollan la química, la aritmética o el dibujo lineal.

    Es de vital importancia aceptar la invitación, que es como me gusta verlo, que nos hace el autor de leer más, de ilustrarnos. Pues como he mencionado antes, todo caso es diferente, por tanto necesita una preparación diferente para llevarlo a cabo. Y es por esto por lo cual todo abogado siempre se hallara leyendo e ilustrándose sobre diversos temas.

    Así mismo como no puede haber un doctor sin estetoscopio no puede haber un abogado sin libros, ya que esa es nuestra herramienta de trabajo. Y es indispensable que todo abogado tenga su propia biblioteca con revistas jurídicas, novelas, códigos, libros jurídicos nacionales, crónicas, criticas, libros de historia, etc.

    La clase

    Es interesante ver como en una profesión como la abogacía existe esa indiferencia hacia lo ajeno, y que al finalizar un juicio ambos abogados puedan ir a tomarse un café sin molestia alguna. Y es que la gente tiene esta idea equívoca de que los abogados deben vivir en constantes luchas y pelitos con todo el mundo y no es así, a pesar de que hay cierto desdén, aunque, elegante.

    Bastante lamentable es que el abogado trabaje junto a tantas personas y no tenga la mínima idea de lo que ocurre en sus vidas. Esto se da en su mayoría porque el abogado tiende a ser muy individualista, puesto que el abogado nunca estudia fuera de sí mismo.

    Aparte a esto, es de mucha relevancia mencionar que el autor nos dice que al hablar de clases no quiere decir que existan niveles de superioridad o algo por el estilo, sino que hay diferenciación a como cada persona realiza sus deberes sociales.

    Cómo se hace un despacho

    Aunque el autor nos dice que en verdad tiene sus dificultades el asociarse con otros abogados para formar un despacho, por las posibles diferencias de opiniones y por la división del crédito de un juicio si a final de cuentas es solo uno el que se involucra; yo opino que es una buena estrategia, aunque en definitiva, a la hora de asociarnos debe de ser con quienes compartan nuestros mismos ideales.

    Me parece que el anuncio no tiene nada de malo, siempre y cuando no caiga en arrogancia o en ofensas hacia algún compañero letrado. Y al hablar de exhibición, solo podría decir que si desde un principio no nos vamos involucrando en el medio jamás podremos llegar a demostrar nuestras capacidades. En otras palabras habremos estudiado por gusto, porque de no ejercer, no podemos llamarnos abogados.

    La verdad me parece que todo lleva un orden y que para haber llegado a ser Ministro, en un principio debió haber sido un gran abogado, porque sino de nada vale ejercer un cargo tan importante y no estar lo suficientemente preparado.

    Especialistas

    Estoy totalmente de acuerdo con Ángel Osorio, pues un abogado debe de saber de todo. Simplemente, sería algo inconcebible que se le preguntara a un abogado que trabaja como asesor legal en un banco sobre algún problema penal y no sepa que decir. Las especializaciones no son del todo malas pues siempre hay un aspecto de la profesión que nos llama más la atención, sin embargo, tener conocimiento de todos los aspectos que constituyen el campo de la abogacía es lo que nos lleva a ser abogados completos.

    Hospital Francés: el Gobierno convocó a abogados especialistas en quiebras

    Martes 28 de noviembre de 2006 | 19:16 (actualizado hace 833 días)

    El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, convocó hoy a un grupo de abogados especialistas que asesorará ad honorem al Gobierno acerca de una salida jurídica a la quiebra del Hospital Francés.

    "Convocamos a estos profesionales porque tenemos que resolver, jurídicamente, un nuevo Hospital Francés, que no se vea afectado por la quiebra", señaló el jefe de Gabinete en un comunicado difundido hoy en la Casa de Gobierno, luego de la reunión, de la que participó además, la titular del PAMI, Graciela Ocaña.

    "Convocamos a estos profesionales porque tenemos que resolver, jurídicamente, un nuevo Hospital Francés que no se vea afectado por la quiebra", resumió Fernández.

    El Hospital Francés es una privada en quiebra, que posee una deuda de 250 millones de pesos, está con graves conflictos gremiales, sueldos atrasados, trabajadores procesados y una nueva intervención que el Gobierno nacional puso en funciones hace dos semanas.

    Este estudio de abogados se ha destacado por su asesoramiento legal en el campo del derecho empresario y Héctor Alegría, socio fundador, ha sido el redactor de la Ley de Concurso y Quiebras Nro. 19.551 y de muchas de sus reformas y modificaciones, se informó.

    La hipérbole

    El autor nos hace un llamado de atención, diciéndonos que no es necesario hacer uso de la hipérbole. Pues aquellos abogados que gozan de tener buen gusto, dignidad y pudor, se dan cuenta que no es necesario llamar la atención exagerando las cosas. Ya que con un buen argumento, sencillo, pero bueno, basta.

    La Abogacía y la Política

    Tomando como ejemplo Panamá, es muy común que la mayoría de los que ejercen la política no sean Abogados, ni siquiera Licenciados en Derecho. Es por eso que vemos que el país no avanza, porque simplemente nuestros dirigentes no están lo suficientemente capacitados para hacerlo. En mi opinión muy personal, me parece que para ejercer un cargo público tan importante como Diputado por ejemplo, debe ser abogado.

    Y así mismo como nos dice el autor, no es común que un político quiera ser abogado, pero si se dan muchísimos casos en los que los abogados quieren ser políticos. Y es de lo más normal pues es una de las cosas a la que todo abogado está llamado.

    Libertad de defensa

    No me parece adecuado que un particular pueda defenderse por sí mismo. Sí, tiene razón cuando dice que es vejatorio eso que le impongan pedir justicia por boca ajena, pero ¿no es ese el motivo por el cual existen los abogados? Es tan absurdo como decir que yo tengo derecho a gozar de buena salud y por eso yo mismo me voy a prescribir los medicamentos que necesito, sin saber si funcionarán o no. Por algo están los doctores que han estudiado bastante como para saber que medicamentos debe prescribirle a la otra persona. Así mismo, me parece que no cualquier persona tiene el vasto conocimiento de las leyes que tiene un abogado, y no solo eso, sino el de saber cómo darle el correcto uso.

    El amianto

    No me parece justo que por ser abogado, no se pueda tener acciones en alguna compañía o ejercer un cargo de administrador en ésta. Porque si bien es cierto, el abogado ejerce para lograr la justicia y ecuanimidad entre las personas, sin embargo, no por eso no significa que aparte de ejercer como abogado pueda ser un hombre de negocios. Así mismo como un abogado puede escribir un libro, publicarlo y hacerle , me parece que un abogado puede ser dueño de varias acciones.

    Los pasantes

    No son muchos los pasantes que continúan ejerciendo la profesión de la abogacía, después de haber visto como funciona el bufete. Y yo creo que en realidad esto se da porque como el autor nos menciona hay verdaderos abogados que le piden al pasante su opinión con respecto a un caso y como procederían; y a su vez hay otros que hacen llamarse abogados pero en realidad no lo son pues limitan la capacidad del pasante y lo hace pensar que como abogado debe defender al que le pague sin importar lo demás, lo cual no debería de ser.

    Siendo pasante es que en realidad podemos ver cómo funciona la verdadera abogacía, puesto que en la Universidad aprendemos muchísimo sobre la abogacía, pero es solo teoría, en la práctica muchas cosas pueden variar.

    La defensa de los pobres

    No debería haber diferenciación entre un pobre y una persona con más recursos, refiriéndome a su defensa legal. ¿Por qué al litigante pobre le ponen a un fiscal o un defensor publico para que lo defienda? ¿Por qué no hacer que los grandes abogados de renombre, y no solo ellos sino todos, en algún momento tomen casos particulares con litigantes pobres? Por decirlo de cierta forma, sería como un pro bono.

    El autor al final de este capítulo nos menciona unas breves medidas a aplicar, con las cuales no estoy de acuerdo. Comenzando por la segunda que nos dice que si el litigante pobre pierde deberá pagar un día de cárcel por cada 25 pesetas, esto me parece absurdo porque estaría como estableciendo que ser pobre es un delito, que por no poder pagar un abogado debe de pagar con cárcel ¿qué clase de insensatez es esta? Pero de igual forma las otras dos nos e pueden quedar por fuera. No me parece justo que el abogado o procurador encargados de la defensa del litigante pobre sean los que deban cubrir los gastos, y no solo eso sino que si no lo hacen no pueden ejercer. Les conviene muchísimo más no defenderlo.

    La toga

    Es algo lamentable que en nuestra actualidad, los abogados no usen la toga en los juicios. Ya que así mismo como lo menciona Ángel Osorio, la toga inspira cierto grado de respeto entre las demás personas, es una distinción entre el abogado al resto de los presentes en el juicio o la corte. La imagen de quien porta la toga es de alguien bueno y sabio.

    Está en nosotros defender ese largo legado que ha dejado el usar la toga al paso de los años. Es de suma importancia que le demos el uso correcto y comprendamos todo lo que en realidad significa utilizar la toga.

    El escándalo se oculta bajo la toga

    Los bufetes de Marbella gestionan miles de sociedades de clientes extranjeros al estilo de algunos paraísos fiscales

    LUIS GÓMEZ - Marbella - 22/04/2007

    "En Málaga siempre hemos distinguido entre abogados de toga y abogados de costa", dice un catedrático de Derecho. La distinción tiene un sentido: aproximadamente un 40% de los cerca de 5.000 abogados colegiados en Málaga desarrollan su actividad en localidades de la Costa del Sol. La cuestión es que buena parte de esa actividad está centrada en el asesoramiento mercantil y fiscal de de ciudadanos no residentes. No ha sido casualidad que dos operaciones policiales contra el blanqueo de dinero (Ballena Blanca e Hidalgo) hayan puesto el foco de atención en dos bufetes de abogados de Marbella (Del Valle Asociados y Cruz Conde), ni que, sumado a la operación Malaya, se haya producido la detención de 30 abogados. La conclusión es muy clara para los expertos: Marbella actuaba en el mapa europeo como un paraíso fiscal encubierto.

    Fernando del Valle, Rafael Cruz-Conde y sus colaboradores eran profesionales casi desconocidos en los juzgados de la provincia. Su mercado estaba en otro sitio. La expansión urbanística había convertido a Marbella en un centro atractivo para la inversión de capital extranjero, sobre todo tras la llegada de Jesús Gil. Esta actividad atrajo a muchos profesionales. Se fundaron los primeros bufetes. Marbella prosperaba como un centro de negocios.

    Algunos datos estadísticos daban fe de ello: a lo largo de los últimos años, Marbella era la ciudad andaluza donde más sociedades mercantiles se creaban. En el año 2003, por ejemplo, Marbella (con 2.209 sociedades) superaba a Sevilla (1.936) y Málaga (2.112), capitales que multiplicaban por más de cinco su población. Esa situación se mantuvo durante algún tiempo, aunque a partir de 2005 (fecha de la operación Ballena Blanca), Marbella pasó a ocupar el tercer puesto por detrás de Sevilla y Málaga. En 2006, llegó a perder la posición a favor de Córdoba, para recuperarlo en los primeros meses de 2007. En cualquier caso, Marbella era un caso sobresaliente. Otro dato podía dar lugar a la reflexión: más de la mitad de las más de 100.000 domiciliadas en la provincia de Málaga carecían de un trabajador en nómina. El epicentro de tanta actividad estaba en los bufetes.

    "Cualquiera que trabajara con profesionales de Marbella se daba cuenta de que los abogados de esa plaza terminaban apoderando a miles de sociedades", cuenta un experto de un bufete madrileño. "Esos abogados tomaban decisiones sobre compras, ventas, movimientos de capital y aperturas de cuentas corrientes. Claro está que habría que preguntarles también a los bancos. Detrás de tanta actividad había poca transparencia a la hora de saber la identidad real de quien estaba detrás de cada sociedad y de cada cuenta corriente". Actualmente, la policía espera la respuesta de 30 sucursales bancarias sobre los movimientos efectuados en miles de cuentas corrientes que acaban de ser bloqueadas con motivo de la Operación Hidalgo.

    "Debemos ser cautelosos", sostiene Manuel Camas, decano del Colegio de Abogados de Málaga. "Es cierto que la Costa del Sol se ha convertido en un centro de negocios, que muchos extranjeros acuden a invertir como una actividad lícita y deseada por todos y que lo que investiga la policía puede tratarse de un fenómeno tangencial. Porque la delincuencia no admite que lo es e intenta engañar a su propio abogado. No es fácil establecer la línea de la sospecha. El que llega al despacho acude con corbata y no es fácil rechazar clientes en un mercado muy competitivo. Nos faltan criterios de valoración. ¿De quién se sospecha? ¿Con qué criterio se sospecha?".

    Marbella disfruta de unas condiciones muy atractivas. Está cerca de un aeropuerto, es un centro turístico internacional y se encuentra a media hora de un paraíso fiscal, Gibraltar. Sin embargo, la expansión del negocio en Marbella dejó a Gibraltar en un segundo plano. Las operaciones policiales han demostrado cómo los bufetes marbellíes ampliaron sus redes a lugares tan alejados como Delaware (Estados Unidos) o las Antillas Holandesas. Según los expertos, Marbella había alcanzado su propio estatus y ya no dependía de Gibraltar.

    Cerca de 800 abogados están censados en el colegio de Marbella. "Con que sólo una parte se dediquen a la actividad mercantil, ya estamos hablando de un colectivo muy alto", dice un experto. Han proliferado nuevos despachos en otras localidades de la Costa del Sol (Torremolinos, Fuengirola y Estepona fundamentalmente). Todos ellos son sedes sociales de miles de constituidas en notarías de la costa. Este es otro dato a tener en cuenta: Marbella disponía de diez notarios en activo, cuatro de los cuales han sido imputados por la justicia en operaciones anti blanqueo.

    Abogados de toga y abogados de costa. La distinción se mantiene. También habría que preguntarse qué sucede con notarías y sucursales bancarias. Todas las alarmas han vuelto a fallar en Marbella.

    La mujer en el bufete

    Debo ser honesta, antes de leer este capítulo me imaginaba que iba a desbordarse de ofensas hacia la mujer y de razones por la cual las mujeres no deben trabajar en un bufete. Pero terminé por encontrarme con muchas virtudes que poseen las mujeres. A excepción de cuando menciona algo que me sonó un tanto despectivo y machista, diciendo que la mujer debe reputar su función como nobilísima y admirable, auxiliarle hasta donde sus fuerzas lleguen y el esposo necesite y ver los quehaceres de su compañero por la faceta glorificada y no por el prosaísmo pecuniario.

    Me parece que la época en la que el autor escribió el libro, que por cierto fue hace unos noventa años atrás, influye bastante en como el autor ve a la mujer. Por esto simplemente no voy a criticar al autor, pues creo que de haber escrito el libro en esta época hubiese omitido el capitulo, pues no haría diferenciación entre hombres y mujeres.

    De igual forma, es muy interesante ver como se resalta la importancia del valor de la familia para el abogado y como halaga a la mujer y sus instintos, que rara vez dejan de acertar. También como menciona la importancia de una mujer en la vida de todo abogado (hombre). Así mismo como exalta la tenacidad, la grandeza moral, el desprendimiento de bienes materiales, el sacrificio y la abnegación de las mujeres que son madres a la hora de defender a sus hijos, pues es muy acertado que una madre haría cualquier cosa por el bienestar de su hijo.

    Agence France-Presse - 23.1.2009 22:02

    Chile: otorgan título de 'abogada' a mujeres que ejercen la profesión

    Por primera vez en Chile habrá abogados y abogadas, ya que la Corte Suprema aceptó este viernes la diferenciación de géneros entre las personas que ejerzan dicha carrera, tras aprobar una idea planteada por la Universidad de Chile.

    "De ahora en adelante todos los títulos de las abogadas que ejerzan la abogacía en Chile se denominan 'abogada'", anunció el vocero en ejercicio de la Corte Suprema, Hugo Dolmestch.

    El juez recalcó que la medida "ayuda al reconocimiento cultural de las mujeres en una carrera dominada por el género masculino", en un país con marcadas diferencias entre hombres y mujeres.

    Chile fue el primer país de Sudamérica en tener una presidenta, cuando en 2006 asumió la mandataria socialista Michelle Bachelet. Sin embargo, aún persisten las diferencias de género en varios aspectos.

    La participación femenina en la política es aún escasa: en el Parlamento hay sólo 18 diputadas, equivalentes al 15% del total, y dos senadoras, que representan un 9,5%.

    Según un informe de la Organización Internacional del Trabajo, la participación laboral femenina en Chile es la más baja de América Latina, con una representación de un 38,5%, casi 10 puntos porcentuales menos al que se registra en países con igual nivel de desarrollo económico y social.

    Las mujeres chilenas además ganan el 87% del sueldo de los hombres. En tanto, luego de divorciarse los chilenos pueden volver a casarse de inmediato, mientras que las divorciadas deben esperar al menos 270 días para contraer nupcias nuevamente, según el Código Civil.

    Decálogo del abogado

    Primero que todo, es muy importante mencionarlos.

    • No pases por encima de un estado de tu conciencia.

    • No afectes una convicción que no tengas.

    Hay que confiar en nosotros mismos y de creer que una causa no es justa, no debemos defenderla, pues nosotros estamos para hacer que prevalezca la Justicia.

    • No te rindas ante la popularidad ni adules a la tiranía.

    No debemos dejarnos llevar por lo que digan los demás, ni sucumbir ante las tentaciones de dinero que nos puedan ofrecer. Nuestra integridad no tiene precio.

    • Piensa siempre que tú eres para el cliente y no el cliente para ti.

    Es nuestro deber defender los intereses del cliente y para esto debemos dejar a un lado nuestros intereses personales y pensar en los del cliente.

    • No procures nunca en los tribunales ser más que los magistrados, pero no consientas ser menos.

    Siempre debemos gozar de una alta autoestima, al fin y al cabo somos nosotros los encargados de luchar por la Justicia; pero, no debemos permitir que esto caiga en arrogancia frente a los demás.

    • Ten fe en la razón, que es lo que en general prevalece.

    Debemos confiar en nuestros conocimientos y en todo lo estudiado, ya que así tenemos pruebas de lo que decimos y es más factible.

    • Pon la moral por encima de las leyes.

    Nuestra integridad como abogados y nuestros valores siempre deben prevalecer por encima a lo que dicta la ley.

    • Aprecia como el mejor de los textos el sentido común.

    No hay mejor guía para nuestro buen desenvolvimiento como abogados que el sentido común, debemos guiarnos por lo que nos dicta nuestra razón.

    • Procura la paz como el mayor de los triunfos.

    Nosotros somos un medio para lograr la justicia, cuando haya justicia habrá paz, y es ahí donde podremos realmente decir que hemos triunfado.

    • Busca siempre la justicia por el cambio de la sinceridad y sin otras armas que las de tu saber.

    No necesitamos de chicanerías, para lograr la justicia. Basta con nuestros conocimientos, ser sinceros y hacer buen uso de la palabra.

    Conclusiones

    Gracias a la lectura y análisis del libro de la Alma de la Toga, he comprendido más a fondo lo que en realidad es ser un abogado, las características que debe poseer, sus luchas, sus defectos, sus virtudes y sus motivaciones.

    Siento que mi punto de vista con respecto a esta profesión no ha variado mucho, pues siempre la he considerado de las más importantes y cultas que hay. Y es muy grato saber que un abogado bastante distinguido como Ángel Osorio siente ese llamado para inspirar a más jóvenes que están incursionando en la carrera a que sigan sus verdaderas pasiones y amen su profesión.

    Estoy muy orgullosa de poder decir algún día que "soy una ABOGADA". Pues es una profesión maravillosa, que no solo está para defender a los demás, sino también para hacernos mejores personas y más cultas.

     

     

     

     

     

    Autor:

    Laniado B.

    vilabe_2209[arroba]yahoo.com



    Artículo original: Monografías.com

    Mantente al día de todas las novedades

    Breve análisis de cada capítulo del libro el alma de La Toga de Ángel Ossorio

    Indica tu email.
    Indica tu Provincia.
    Al presionar "Enviar" aceptas las políticas de protección de datos y privacidad de Plusformación.

    Escribir un comentario

    Deja tu comentario/valoración:

    El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
    Si especificas la url de tu página o perfil de Google+, aparecerá el avatar que tengas en Google+
    Deja tu comentario y nosotros te informaremos
    CAPTCHA
    Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
    9 + 0 =
    Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.