Dialectos en el Perú. Dialectos en la serranía

    1. Quechua
    2. Distribución
    3. Sonidos
    4. Morfología
    5. Sintaxis
    6. Vocabulario
    7. Historia
    8. Gramática
    9. Idioma Aymará
    10. Curiosidades
    11. Tupi Guarani


    Quechua

    Etimológicamente Quechua fue una trascripción al español de la palabra qhichwa, que significa 'zona templada'. Este nombre se deba probablemente a su zona de origen. La palabra runa simi, en cambio, significa "habla popular" (runa, ser humano; simi, idioma). Luego de la conquista, el término runa sufrió una aculturación, ya que tergiversó su sentido original de "ser humano" y se usó para designar a los nativos. Es así que runasimi es trastocada como lengua de indios, o sea, cualquier lengua nativa, para diferenciarlas del español (kastilla simi; misu simi).

    El quechua era la lengua predominante del Imperio y se hablaba en dos variantes: la casta gobernante hablaba inca simi, que algunos estudiosos creen fuera una lengua secreta, y el pueblo hablaba runa simi o 'lengua popular'. Desde el siglo XVI en adelante el nombre tribal quechua se usó para designar la runa simi.

    El Quechua (zona templada), también runasimi (lengua popular), es el cuarto idioma más hablado en América y la lengua nativa más extendida del continente, seguida del guaraní y luego el aymara. Se habla en la zona occidental de Sudamérica, y es junto al español idioma oficial en Bolivia, Perú y Colombia. En Ecuador, el idioma es usado en la región andina, especialmente donde se asientan comunidades indígenas. En Argentina, el quechua es ampliamente hablado en la provincia de Santiago del Estero y una de sus dos lenguas oficiales.

    • Es de tipo sintética aglutinante, por lo que ni el acento ni el tono de voz afectan el significado de la palabra.
    • Muchos estudiosos niegan que se trate de una sola lengua. algunos la consideran más bien una familia de lenguas, como el chino; y otros, la consideran un macroidioma.

    Historia

    El quechua desciende del protoquechua, lengua que se habló en la costa y sierra central del antiguo Perú en sus formas Yunkay y Chinchay según Alfredo Torero y que luego se fue expandiendo hacia el sur como lengua franca en reemplazo del aymará.

    Cuando los incas se establecieron iniciaron la conquista del Chinchaysuyo, adoptaron esta lengua para sus asuntos administrativos e impusieron su aprendizaje en las diversas provincias de su imperio, sin que esto significara que dejaran de lado las lenguas vernáculas. Algunos pueblos de la selva que mantuvieron contacto comercial con los incas resultaron también influenciados por el quechua.

    Durante el Virreinato del Perú, Por varias razones, entre ellas la del proselitismo, los españoles difundieron el esparcimiento del quechua. La lengua fue enseñada en la Universidad de Lima (fundada en 1551) y para 1560 Domingo de Santo Tomás había producido la primera gramática quechua.

    Ello permitió que aumentara su influencia sobre los pueblos andinos e incluso se emplee por pueblos amazónicos. Sin embargo, la acelerada expansión del quechua, la carencia de un ente regulador y influencia del español o las lenguas vernáculas intensificó la diversificación del mismo.

    La derrota peruana en la Guerra del Pacífico propició el resurgimiento de un élites andinas, especialmente en el Cusco, epicentro del resurgimiento del teatro quechua.

    Hacia el siglo XX el teatro cedió paso a la poesía y a los estudios científicos modernos del quechua. Los principales protagonistas de esta época son los lingüistas Rodolfo Cerrón-Palomino y Alfredo Torero y el literato José María Arguedas, entre muchos otros.

    En los años 1950, la migración rural propició un acelerado proceso de reemplazo de las lenguas indígenas por el castellano como lengua materna en toda América Latina. El siglo XX significó también la oficialización del quechua en Bolivia, Ecuador y Perú y la implementación de programas de educación bilingües (hasta entonces, la educación estatal se daba sólo en español).

    El quechua forma un inmenso continuo dialectal agrupado genéticamente en dos ramas genéticas:




     

    Quechua I

    El Quechua I o Waywash es una rama dialectal del quechua. Toma su nombre de la cordillera homónima, ubicada dentro de su área de difusión. Agrupa 17 dialectos distribuidos en los departamentos de Ancash, Huánuco, Pasco, Junín y Lima. Fue la más permeable a la influencia del español. Se suele pensar que es la más antigua de ambas.

    Septentrional

    1. Chiquián - [qxa]
    2. Conchucos sur - [qxo]
    3. Conchucos norte - [qxn]
    4. Corongo - [qwa]
      1. Huaraz
      2. Yungay
      3. Huailas (Huaylas).
    5. Huaylas - [qwh]
    6. Huallaga - [qub]
    7. Huamalíes - [qvh]
    8. Ambo o San Rafael-Huariaca 1 [qva]
    9. Margos-Yarowilca-Lauricocha - [qvm]
    10. Sihuas - [qws]

    Meridional

    1. Cajatambo-Lima norte - [qvl]
      1. Waycha (Huaycha, Huancayo central)
      2. Waylla oriental
      3. Waylla occidental.
    2. Huaylla Wanka - [qvw]
    3. Jauja Wanka - [qxw]
      1. (Dos subdialectos en la provincia de Tarma que difieren del de la ciudad de Junín)
    4. Junín Norte - [qvn]
    5. Santa Ana de Tusi - [qxt]
    6. Yanahuanca - [qur]
    7. Panao o Pachitea - [qxh]

    Quechua II

    El Quechua II o Wamp'una es la más extendida de las dos ramas dialectales del quechua. Tiene dos subramas: el A o Yunkay, el B o Septentrional y el C o meridional

    A (Yunkay)

    Yunka era el vocablo con el que los cusqueños nombraban a los pueblos de la costa. Esta subrama se ubica íntegramente en la zona noroccidental y centroccidental del Perú y agrupa cinco dialectos:

      1. Oriental
      2. occidental
    1. Cajamarca - [qvc]
    2. Chincha - [qxc]
      1. Incahuasi
      2. Cañaris
    3. Lambayeque - [quf]
    4. Pacaraos - [qvp]
      1. San Pedro de Huacarpana
      2. Apurí
      3. Madean-Viñac (Madeán)
      4. Azángaro-Huangáscar-Chocos (Huangáscar)
      5. Cacra-Hongos
      6. Tana-Lincha (Lincha)
      7. Tomás-Alis (Alis)
      8. Huancaya-Vitis
      9. Laraos
    5. Yauyos - [qux]

    B (Septentrional)

    Contiene 14 dialectos y se distribuye desde los departamentos de Nariño y Putumayo (Colombia) hasta la región peruana de San Martín, incluyendo la totalidad de dialectos en el Ecuador.

      1. Santiago
      2. San Andrés
      3. Aponte.
    1. Inga (Colombia) - [inb]
      1. Yunguillo-Condagua
      2. Guayuyaco
    2. Inga de la selva (Colombia) - [inj]
    3. Quichua de las tierras altas de Calderón (Ecuador) - [qud]
    4. Quichua de las tierras altas de Chimborazo (Ecuador) - [qug]
    5. Quichua de las tierras altas de Cañar (Ecuador) - [qxr]
    6. Quichua de las tierras altas de Imbabura (Ecuador) - [qvi]
    7. Quichua de las tierras altas de Loja (Ecuador) - [qvj]
    8. Quichua de las tierras altas de Salasaca (Ecuador) - [qxl]
    9. Quichua de las tierras bajas de Tena (Ecuador) - [quw]
      1. Tigre
    10. Quichua de Pastaza norte (Ecuador) - [qvz]
    11. Quechua de Pastaza sur (Perú) - [qup]
      1. Lamud (Chachapoyas occidental)
      2. Grenada-Mendoza (Chachapoyas oriental)
      3. La Jalca (Chachapoyas sureño)
      4. Llakwash.
    12. Quechua de Chachapoyas (Perú) - [quk]
    13. Quechua de las tierras bajas de Napo (Perú) - [qvo]
      1. (Varios subdialectos menores)
    14. Quechua de San Martín (Perú) - [qvs]

    Características comunes

    Los dialectos de la rama II B suelen sonorizar la consonante posterior a "n" (por ejemplo, ['in'ga] en vez de ['in.ka]) y pronunciar "q" como [k], perdiendo las vocales todos los cambios que tienen en los demás dialectos cuando son aledaños a esta letra.

    C (Meridional)

    Quechua Wanp'uy C

    Incluye 10 dialectos muy inteligibles entre sí y con la subrama IIB y se distribuye entre los Andes meridionales, es decir, la Sierra sur peruana, la puna de la región chilena de Antofagasta, los Andes bolivianos y el Noroeste argentino.

      1. Cotahuasi
      2. Arequipa norteño
      3. Arequipa de las tierras altas
      4. Antabamba
    1. Arequipa-La Unión (Perú) - [qxu]
      1. Andahuaylas
      2. Huancavelica
    2. Ayacuchano - [quy]
      1. Abancay
      2. Antabamba
      3. Cotabambas
    3. Apurímac oriental [Perú] - [qve] A veces es considerado subdialecto del quechua de Puno o del boliviano norteño.
      1. Apolo
      2. Charazani
      3. Chuma.
    4. Boliviano del Norte - [qul]
    5. Sudboliviano - [quh]
    6. Chileno - [cqu] (Considerado por algunos autores idéntico al boliviano del sur.)
    7. Clásico - [qwc] (extinto)
      1. Caylloma
      2. Apurímac oriental
      3. Puno, con algunas diferencias entre ellos. Diferencias sustanciales con el quechua de Ayacucho.
    8. Cusqueño - [quz]
    9. Puno - [qxp] A veces considerado dialecto del boliviano del norte.
    10. Quichua santiagueño (Santiago del Estero) - [qus]

    Características comunes

    En el II C, es común la sustitución de "tr" por "ch" y de "sh" por "s" o por "h". Salvo en el quechua ayacuchano, la pronunciación de las posnucleares -p y -k es [x] y [χ] y sólo en el ayacuchano la letra "q" es pronunciada como [χ] en todas las posiciones. Salvo en el ayacuchano, estos dialectos han aρadido las consonantes glotizadas y aspiradas, tomadas del aimara.

    Distribución

    Este idioma se habla a lo largo de los Andes y algunas zonas de la amazonía y la pampa, vale decir, en Perú, el departamento de Putumayo y en Aponte Nariño (Colombia), Ecuador, Bolivia, el noroeste de Argentina y en la comuna de San Pedro de Atacama (Chile).

    Dialectos

    El quechua forma un inmenso continuo dialectal de 46 dialectos diferentes agrupados genéticamente en dos ramas genéticas: Quechua I (o Waywash) y Quechua II (o Wanp'una), la cual a su vez se divide en tres subramas: A (Yunkay), B (Chinchay) y C (Meridional).

    El lingüista peruano Alfredo Torero, además, los ha agrupado en siete tipos por su inteligibilidad mutua:

    • Ancash-Huánuco (I)
    • Tarma-Huánuco (I)
    • Jauja-Huanca (I)
    • Cañaris-Cajamarca (IIA)
    • Chachapoyas-Lamas (IIB)
    • Ecuador-Colombia (IIB)
    • Quechua meridional (Ayacucho-Cusco-Bolivia y Santiago del Estero, en Argentina) (IIC)

    Sonidos

    Las variaciones de los sonidos en el quechua tales como la entonación o la acentuación no son tomadas en cuenta en el quechua. Solo

    Vocales

    En el quechua sólo se distingue tres vocales: a, i y u; sin embargo, estas pueden verse modificadas en presencia de ciertas consonantes sin ninguna implicación semántica. Por ejemplo, en presencia de las oclusivas uvulares q, q' y qh, las vocales se pronuncian [ɑ], [e] y [o] respectivamente, pero se siguen escribiendo como a, i y u. A este fenómeno se le llama alofonía.

    En algunos dialectos del Quechua I norteño se presentan alargamientos vocálicos. A veces también la terminación «ay» se pronuncia [e:]; y «aw» como [o:]. En otros de esta misma rama, donde las vocales finales presentan la misma alofonía que frente a una consonante uvular.

    Consonantes

     

    labial

    alveolar

    post-alveolar

    retrofelja

    palatal

    velar

    uvular

    glotal

    oclusiva

    p

    t

         

    k

    q

     

    africada

     

    ts (ch)

    ch

    tr

           

    fricativa

     

    s, sh

    sh

    sh-

     

    -k

    -q

    h

    lateral

     

    l

       

    ll

         

    vibrante

     

    r

               

    nasal

    m

    n

       

    ñ

    -m, -n

    -n

     

    semivocal

    w

         

    y

         

    El quechua usa un amplio espectro consonántico variable de dialecto en dialecto.

    Los fonemas posnucleares, aquellos al final de las sílabas, son los de mayor variación en el quechua. Así por ejemplo, la q final se transforma en [χ] en el quechua ayacuchano -por ejemplo, warayuq (alcalde) se pronunciará [wa.ɾaˈyoχ]- y [ɦ] en los dialectos cusqueño y sudboliviano -como en llaqta (ciudad) [ˈʎɑɦ.ta] y sh [ʃ] se ha transformado en [s] ó [h], como en shimi ['si.mi] o en sha(mu)y ['ha.muj]. Por otro lado, en los algunos dialectos Waywash septentrionales, la letra q ha variado del fonema sordo oclusivo [q] al sonoro fricativo [ʁ], con los mismos efectos alofónicos.

    En los dialectos del norte (inga de Colombia y quichua ecuatoriano), las oclusivas se realizan sonoras b, d, g, después o antes de una nasal (m, n) e inclusive en la misma palabra donde se presenta una nasal.

    Estas variaciones dificultan la inteligibilidad interdialectal de gran modo, como en sunqu (corazón), que es pronunciado como [ˈsoɴ.qo] en Cusco y como [ˈʃoɴ.ʁo] en Sihuas.

    simple

    glotizada

    aspirada

    p

    p'

    ph

    t

    t'

    th

    ch

    ch'

    chh

    k

    k'

    kh

    q

    q'

    qh

    Así mismo, en los dialectos Wanp'una -por muy probable influencia del aymara- las formas glotizadas y aspiradas de los fonos plosivos son fonemas aparte, es decir, se toman en cuenta como consonantes independientes. Por ejemplo: qata, q'ata y qhata toman los significados respectivos de manta, turbio y ladera.

    Así mismo, la sonorización de las plosivas, - como [b], [d] o [g] - no se toma en cuenta sino en algunos préstamos lingüísticos principalmente del español, como bindiy (vender) o Diyus (Dios). Sin embargo, se prefiere siempre formas más sencillas, como inlisiya para iglesia.

    Morfología

    El quechua usa una gran variedad de sufijos para cambiar el significado de sus palabras. Cada palabra, salvo las partículas y algunas otras excepciones, puede funcionar como cualquier tipo de morfema según su orden en los sintagmas y los sufijos que lleven.

    Sustantivo

    Una palabra funciona como sustantivo cuando se ubica al final de sintagma nominal y no está flexionado por ningún morfema gramatical, salvo -kuna (plural). Ejemplo:

    qasi wayra = viento tranquilo

    wayra pacha = zona de vientos

     

    Número

    Singular

    Plural

    Persona

    Primera

    Ñuqa

    Ñuqanchik (incluyente)
    Ñuqayku (excluyente)

    Segunda

    Qam

    Qamkuna

    Tercera

    Pay

    Paykuna

     

    En quechua se usan siete pronombres. Tiene, además, la particularidad de poseer dos pronombres plurales de la primera persona ("nosotros", en español) llamados incluyente, cuando se considera a la persona con la que se está hablando ("nosotros contigo"), y excluyente, cuando no se le considera ("nosotros sin ti"). Es característico, además, agregar a los otros dos pronombres singulares el sufijo -kuna para pluralizarlos.

    Verbo

    Aparecen siempre flexionados. Las formas infinitivas (no conjugadas) llevan el sufijo -y (mucha=beso; muchay=besar). Las desinencias del presente y el futuro del modo indicativo son:

     

    Modo indicativo

    Modo potencial

     

    Presente

    Futuro

    Potencial

     

    Ñuqa

    -ni

    -saq

    -yman

     

    Qam

    -nki

    -nki

    -waq

     

    Pay

    -n

    -nqa

    -nman

     

    Ñuqanchik

    -nchik

    -sunchik/-sun

    -sunman

     

    Ñuqayku

    -yku

    -saqku

    -ykuman

     

    Qamkuna

    -nkichik

    -nkichik

    -waqchik

     

    Paykuna

    -nku

    -nqaku

    -nkuman

     

    Se pueden formar más tiempos anteponiendo otras partículas, como -rqa- para el pasado indicativo, -pti- para el subjuntivo condicional y -sqa- para el pluscuamperfecto.

    A éstas se le anteponen otras más, como -ku-, cuando se hace a uno mismo (ejemplo: wañuy=morir wañukuy=suicidarse); -naku-, cuando es una acción mutua (ejemplo: marq'ay= abrazar marq'anakuy= abrazarse), y -chka- cuando indicamos progresión (kay=ser; kachkay=estar)

    Modificadores

    Un sustantivo que se yuxtapone delante otro o de un verbo funciona como adjetivo o como adverbio, respectivamente. Carecen de género y número, pero aceptan muchos de las declinaciones del idioma. Algunos sufijos son por fuerza adjetivadores, como -p(a) (de...), y otros son adverbadores, como -nta (a través de...), -man (desde...), -manta o -piqta (desde), -paq (para ...), -pi o -traw (en...), -wan (con...), etcétera. Este fenómeno se llama declinación.

    Algunas palabras son adjetivos sin necesidad de sufijos o de ser yuxtapuestos al núcleo del sintagma. Estos se refieren generalmente de posición, ubicación o son numerales.

    Los adverbios de veracidad y negación con ari o awmi (sí) y mana (no).

    Los numerales cardinales del quechua son: illaq (0), huk (1), iskay (2), kimsa (3), tawa (4), pichqa (5), suqta (6), qanchis (7), pusaq (8), isqun (9), chunka (10), pachak (100), waranqa (1.000), hunu (1.000.000) y lluna (1.000.000.000.000). Éstos, a su vez se combienan para generar los demás números.

    chunka hukniyuq (11), chunka iskayniyuq, iskay chunka (20), etc.

    Anteponiendo el numeral al sustantivo, ya no hace falta derivarlo con el sufijo -kuna

    chunka llamakuna

    chunka llama

    Al añadírsele ñiqi a un cardinal se le convierte en numeral.

    huk ñiqi = primero

    Partículas

    Algunos lexemas no admiten sufijos ni se ubican en las categorías anteriores. Son muy escasos, los más comunes son las interjecciones. De estas se distinquen las fáticas, como yaw ('¡oye!', 'hola') y las expresivas, como alalaw ("¡qué frío!"), atataw ("¡qué feo!"), ananaw (¡qué cansancio!), etcétera. Las interjecciones expresivas suelen estar acentuadas en la última sílaba.

    Sintaxis

    EL quechua es un idioma de tipo SOV (Sujeto-Objeto-Verbo), es decir, que en una oración ese será el orden de sus componentes.

    Michiqkunaqa wayñutam takichkanku = Los pastores están cantando huayno.

    Subordinación

    La subordinación se realiza agregando el sufijo -ta (indicador de objeto) al sujeto que actúa como núcleo del sintagma verbal de la proposición subordinada

    Mikhuyta munan = Quiere comer

    Evidencialidad

    La seguridad de la información que se habla es siempre expresada mediante sufijos.

    Hamunqami Vendrá.

    Hamunqasi Dicen que vendrá.

    Hamunqacha Probablemente vendrá.

    Los diferentes sufijos permiten especificar en qué parte de la información recide el nivel de evidencialidad.

    Urpiqa hamunqasi = Me han dicho que vendrá Urpi (me hablaban de Urpi)

    Urpiqasi hamunqa = Me han dicho que Urpi vendrá (me hablaban del viaje de Urpi)

    En el habla coloquial, -mi, -si y -cha suelen ser abreviados a -m, -s y -ch, respectivamente, si se unen a sílabas sin consonante final.

    Exclamación

    La exclamación se logra agregando el sufijo -ma detrás de la palabra que provoca la exaltación.

    ''Urpiqa hamunqami = ¡Vendrá Urpi! (Me emociona que sea Urpi quien venga)

    ''Urpiqa hamunqami = ¡Urpi vendrá! (Me emociona el hecho de que Urpi venga)

    Voz

    Este mismo juego permite cambiar la voz de la oración

    Taytayqa yakutam timpuchirqa = Mi papá hirvió el agua. [Voz activa]

    Taytaymi yakutaqa timpuchirqa = El agua fue hervida por mi papá. [Voz pasiva]

    Interrogación

    Las preguntas se construyen de dos maneras:

    • Las preguntas concretas, las que exigen una negación o aseveración como respuesta, se construyen con la anteposición del sufijo -chu delante de la información en duda.

    Urpichu hamunqa = ¿Vendrá Urpi?

    Ari, Urpim hamunqa = Sí, Urpi vendrá.

    • Las preguntas abstractas, aquellas que exigen la mención de algo por respuesta, se generan con el uso de los sufijos -taq delante de la palabra interrogadora y -ri delante del verbo

    Maymantataq hamunqari = ¿Y de dónde vendrá?

    Qusqumantam hamunqa = Vendrá desde el Cusco.

    Ésto mismo se puede lograr con la aseveración de la palabra interrogadora:

    Maymantam hamunqa = ¿De dónde vendrá?

    Vocabulario

    Como reflejo de una cultura que alcanzó gran desarrollo en la ingeniería agraria, el quechua tiene un gran número de vocablos acerca de la labor agrícola y ganadera. La gran variedad de especies de plantas y quedaron registradas en ella, así como las muchas técnicas agrícolas que emplearon, algunas perdidas en el tiempo, otras tan vigentes como las modernas.

    También son importantes las palabras de las relaciones familiares y amicales, pues en el incanato y hasta la actualidad ha sido una de las bases de su sociedad. Esta parte del vocabulario es amplísima en el idioma. Así también se halla una infinidad de sufijos de cortesía.

    Sin embargo, donde se halla una relativa simplicidad es en los vocablos subjetivos, pues se recurre mucho a la metáfora.

    Escritura

    Afiche publicitario en la ciudad del Cusco

    Largamente se viene debatiendo acerca del empleo prehispánico de algún método de escritura andina. Se sospecha de los quipus (khipu) y los tokapus, pero aún hay mucho por investigar. El actual emplea el alfabeto latino.

    Usa dígrafos y un solo diacrítico en un caso especial: el sufijo -má. El uso de los signos de interrogación (?) y exclamación (!) es sólo didáctico, pues el quechua usa los sufijos -chu, -tah y -ri y -má, respectivamente.

    Historia

    Durante la conquista, los cronistas coloniales emplearon diversas formas de graficar los idiomas de América con las grafías del español, lo que generó múltiples pre ortografías para el quechua.

    El 29 de octubre de 1939 se aprueba un alfabeto para las lenguas aborígenes americanas, que consta de 33 signos durante el XXVII Congreso Internacional de Americanistas, en Lima (Perú).

    El 29 de octubre de 1946, el Ministerio de Educación del Perú aprueba el Alfabeto de las Lenguas Quechua y Aymará, con 40 signos utilizables en las cartillas de alfabetización rural que proyectaba dicha institución.

    En la semana del 2 al 13 de agosto de 1954, durante el III Congreso Indigenista Interamericano, realizado en La Paz, se creó el Alfabeto fonético para las lenguas quechua y aymara, en base a los acuerdos de los dos congresos anteriores, realizados en Pátzcuaro (1940) y Cusco (1949).

    En 1975, el Ministerio de Educación peruano nombra una Comisión de Alto Nivel para implementar la Ley de Oficialización de la Lengua Quechua. Ésta informa y recomienda el Alfabeto Básico General del Quechua, aprobado por el ministerio mediante la Resolución Ministerial Nº4023-75-ED.

    Las actuales letras del alfabeto son: a, ch, h, i, k, l, ll, m, n, ñ, p, q, r, s, sh, t, tr, ts, u, w, y.

    Se ha propuesto también emplear ch en los casos en que se usa ts y el uso del acento circunflejo y el caron sobre c (ĉ, č) para reemplazar a tr y a ch respectivamente, toda vez que en los dialectos Wamp'una no hay distinción entre ambas. Otro cmbio propuesto sería sh a ? por un caso similar con s. De aceptarse estos nuevos cambios, el alfabeto se compondría de 20 grafías, sin contar la formas glotizadas y aspiradas: k', kh, p', ph, t', th, ch', chh, q', qh. (20 + 10 = 30 grafías).

    Relación con otros idiomas

    El quechua tuvo desde antes de la invasión española una intensa relación con el aimara, sobre todo los dialectos meridionales; y con algunas lenguas amazónicas como el asháninca.

    Al español ingresaron muchos quechuismos para describir las nuevas realidades que conocieron los conquistadores.

    Además, el bilingüismo español-quechua en los andes ha dado lugar a la formación del español andino así como la incorporación de fonemas castellanos en los dialectos Waywash septentrionales y castellanismos a nivel panandino.

    Gramática

    El Alfabeto Básico General quechua está compuesto de 16 signos consonánticos y 5 vocálicos, ordenados del siguiente modo: a, ch, e, h, i, k, l, ll, m, n, ñ, o, p, q, r, s, sh, t, u, w, y.

    El punto y modo de articulación genéricos de los distintos sonidos que se grafican con dichos signos es la siguiente:

    Consonantes:
    Oclusivas simples: labial, p; alveolar, t; velar, k; post-velar, q.
    Oclusiva africada: palatal, ch.
    Fricativas: alveolar, s; palatal, sh; glotal, h.
    Nasales: labial, m; alveolar, n; palatal, ñ.
    Laterales: alveolar, l; palatal, ll.
    Vibrante: alveolar, r.
    Semivocales: labial, w; palatal, y.

    Vocales:
    Altas: anterior, i; posterior, u.
    Medias: anterior, e; posterior, o.
    Baja: central, a.

    En quechua no hay género gramatical y el género natural se delimita por palabras, como warmi para femenino y qari para masculino, de ahí wawa 'niño', warmi wawa 'niña'.

    No hay artículos determinados, actuando el sufijo -qa como marcador. El numaral huk 'uno' se puede usar como artículo indeterminado. El marcador plural es -kuna.

    Los pronombres personales son los siguientes:

    Singular

    Plural

    1

    ñoqa

    incl. ñoqanchik, ecl. ñoqayku

    2

    qam (Cuzco qan)

    qamkuna

    3

    pay

    paykuna

    El pronombres demostrativo es kay 'esto', chay 'eso', wak 'aquello'. El interrogativo es pitaq '¿quién?', imataq '¿qué?', como ¿Pitaq yachachisunkichik runasimita? '¿Quién os está enseñando runa simi?'. El relativo es mayqin, ima pi(chus), usados especialmente en quechua de Cuzco.

    La numeración del 1 al 10 es la siguiente: huk, iskay, kimsa, tawa, pichqa, soqta, qnachis, pusaq, isqon, chunka; 11 chunka hukniyoq, 12 chunka isakniyoq, 13 chunka kimsayoq, 20 iskay chunka, 30 kimsa chunka, 100 pachak, 200 iskay pachak.

    Los verbos quechuas se conjugan plenamente en tres personas y dos números, singular y plural. No hay verbos irregulares y todas las conjugaciones se hacen de acuerdo a un paradigma.

    De la lengua quechua proceden varias palabras que han pasado al español, cancha (de kancha: ?recinto?, ?patio?, ?empalizada?), cocaví (de kokau: ?provisión?, ?víveres para el viaje?), callampa (de k´allampa: ?hongo?), cóndor, (de kuntur), china (de china: ?hembra de los ?, ?sirvienta?), quaqua (de wawa: ?niño de teta?), humita (de huminta), puma (de puma: ?león?, ?gato montés?), vicuña (de wikuña), vizacacha (de wisk´acha).

    jamu-wa-rqa-nki-chu: ?¿Viniste por mí??
    Los morfemas constituyentes de la palabra significan: 
    jamu : raíz verbal venir 
    -wa- : tú me, tú a mí 
    -rqa- : pasado simple 
    -nki- : 2ª persona singular 
    -chu : interrogativo
    El quechua es sufijador.

    El orden de la frase es sujeto, verbo y objeto o sujeto, objeto y verbo.

    Idioma Aymará

    Aymar aru (Aimara)

    Hablado en:

    Bolivia, Chile y Perú (inmigrantes en Argentina, Brasil, Estados Unidos y Japón)

    Región:

    Andes centrales

    Hablantes:

    ? Nativos:
    ? Otros:

    2 200 000

    ? -
    ? -

    Puesto:

    120

    Filiación genética:

    Lenguas aru

    Estatus oficial

    Oficial en:

    Bolivia y Perú

    Regulado por:

    -

    Los Aymará son un grupo de indígenas localizados principalmente en el altiplano de Bolivia y Perú. Su mayor presencia se encuentra en el lago Titicaca.

    La historia de los Aymará ha sido caracterizada por cambiantes presiones de los grupos dominantes. Antes de la conquista por los Incas en 1430, los Aymará fueron divididos en varios estados independientes que fueron concentrados en el altiplano, conocidos hoy como las repúblicas de Perú y Bolivia.

    Aunque no se conoce con precisión cuál es el estado más antiguo de los Aymaras, la civilización Tiahuanaco que data desde 2000 años antes de Jesucristo, usualmente es referida como el primer estado Aymará.

    Existían en esta cultura doce reinos separados, que fueron colectivamente referidos como los Collas. Aprovechando estas divisiones, los Incas ingresaron al norte del altiplano y extendieron su reino sobre el territorio Aymará aproximadamente en el siglo XV. La última nación Aymará independiente fue la Lupakas del 1400 después de Cristo.

    Su incorporación al imperio Inca resultó en un significante grado de aculturación que se inició antes de la conquista española que empezó en 1535. Más adelante se suscitaron cambios en la cultura Aymará que tuvieron lugar durante el periodo colonial.

    Aproximadamente desde el 1820 hasta nuestros días, los Aymará han estado bajo la influencia de las reglas de las repúblicas de Perú y Bolivia.

    El idioma aimara, también aymara (Aymar aru o jaqi aru) es una lengua de la familia aru hablada en Bolivia, Chile y Perú. Recibe su nombre de la etnia aimara y es oficial en Perú y Bolivia.

    El aimara tiene otras dos lenguas hermanas: el kawki, que se da por extinto y el jaqari, hablado en Tupe por unos pocos millares de personas.

    Etimología

    La palabra aimara deriva de tres palabras compuestas: 1.- "jaya", lejano, antiguo, antepasado; 2.- "mara", año, años; 3.- "aru", voz, lenguaje, hablar, por lo que "jaya mara aru", o simplemente "aimara", significa "lenguaje de los antepasados".

    Historia

    Procede de los Andes centrales peruanos en los alrededores del lago Titicaca. Se fue extendiendo hacia el sur como lengua franca, siendo adoptada como lengua materno por los aimaras y por la nación de la cultura Wari. Hacia el Intermedio Tardío fue reemplazada por el quechua en el área mesoandina, aunque fue ampliamente hablada desde Arequipa hasta el Poopó a la llegada de los conquistadores.

    Esta lengua fué estudiada por primera vez por el jesuita italiano Ludovico Bertonio a finales del siglo XVI, mientras se encontraba como misionero en Juli (Chucuito, Puno), realizó la primera transcripción fonética de este lenguaje utilizando caracteres latinos, pero tenía demasiadas imprecisiones debibo a las faltas de correspondencia fonética. Ellen Ross es la primera lingüista moderna que realiza un estudio a fondo en 1963. No obstante los trabajos más importantes han sido realizados por la Escuela de Florida en la década de 1960 con Marta J. Hardman a la cabeza.

    Existe un Instituto de la Lengua y la Cultura Aymará (ILCA), fundado por Juan de Dios Yapita, uno de los lingüistas de la escuela de Florida y diseñador del alfabeto aimara oficialmente aceptado.

    Distribución

    El aimara se extiende en un área importante en el altiplano boliviano y las estribaciones andinas de las regiones de Puno, Tacna y Moquegua. Además de los movimientos migratorios hacia La Paz, Lima, Arequipa y otros centros urbanos, hay también concentraciones de aimarahablantes en Arica (Chile), en áreas de colonización en el Perú (la montaña) y Bolivia (las Yungas y la Sierra) y una colonia considerable en Buenos Aires.

    Aimara Central: el altiplano boliviano y la zona andina adyacente a Bolivia en Chile.

    Tipología

    De acuerdo a la categorización clásica de las lenguas; inflexivas, aglutinantes y aisladoras, el aimara es una lengua aglutinante. Mientras que de acuerdo a la clasificación moderna que tiene una escala contínua desde lenguajes analíticos hasta los lenguajes sintéticos, el aimara está en la zona de los lenguajes sintéticos.

    Vocales

    Como el quechua y el árabe, el aimara usa sólo 3 vocales (a, i, u), sin embargo presenta alargamientos vocálicos, los cuales se representas con una diéresis [ ¨ ] sobre la vocal. Así es que se usan 6 grafías vocálicas: a, ä, i, ï, u, ü. Cabe mencionar también el cambio que se produce en las vocales i y u en /e/ y /o/, respectivamente, frente a una consonante uvular (q, q', qh, x). No tiene diptongos, sino que usa semivocales ('y e w).

    Fonética

    Por lo general, las palabras aimaras son llanas, aunque los alargamientos vocálicos pueden cambiar su acentuación.

    Consonantes

    El aimara contempla 16 consonantes, si bien las oclusivas pueden ampliarse, contándose así 26:

    En el caso de las consonantes oclusivas, no existen consonantes como b, d o g. Sin embargo, hay tres formas de consonantes fricativas: simples, glotizadas y aspiradas.

    Escritura

    Emplea el alfabeto romano (incluyendo la ñ) y sólo un diacrítico, la diéresis (¨). Sus grafías (salvo la u, i) son invariables.

    Curiosidades

    Según las investigaciones realizadas por Iván Guzmán de Rojas en el idioma aimara por medio de nueve sufijos modales, es posible formular cualquier enunciado simple o compuesto que cumpla inequívocamente con las tablas de verdad de una lógica trivalente. El carácter estrictamente algorítmico de la sintaxis aimara, es decir, el hecho que siguiendo una secuencia pre establecido de pasos lógicos siempre permite generar cualquier oración independientemente de su contenido, hace que este lenguaje sea muy apto para automatizar cualquier traducción de otro idioma a éste.

    Los aimaras otorgan un valor muy alto al uso correcto de su idioma, estimando su manejo creativo, inteligente y elegante y sancionando severamente el uso inapropiado y descuidado.

    TUPI GUARANI

    (Génesis de la raza)

    Una antigua leyenda americana asegura que en tiempos remotos el profeta Tamandaré? predijo el diluvio universal, que efectivamente se produjo, cubriendo totalmente el agua la faz de la tierra. Solamente se salvó de ese diluvio una familia caria, gracias a que pudo subir a un gran pindó (palmera), de cuyos frutos se mantuvieron estos únicos sobrevivientes, hasta que bajaron las aguas.

    Los integrantes de esa familia caria, una vez pasado el peligro, se ubicaron a orillas del anchuroso río Araguay, cuya etimología: ára, cielo o arriba; gua, de o del; y, agua, indica que es agua caída del cielo o el río que se formó de las aguas del diluvio.

    Este caudaloso río se encuentra bordeado de exuberante vegetación y nace en el corazón de Mato Grosso, territorio brasileño y cruza monjes y valles para ir a desaguar en el Atlántico ecuatorial.

    La leyenda recuerda solamente el nombre de los varones de esta familia escogida para repoblar la tierra. El Karai), que se llamaba àuar (para ser o para generar), con dos hijos: Tupi el mayor y Guarani el menor, cada uno con su "tembireko" (esposa).

    Al morir los padres, ambos matrimonios siguieron habitando la casa paterna, en completa armonía, cultivando la tierra, pescando, cazando, criando a sus hijos y viviendo puros, sin egoísmo, sanos de cuerpo y alma. Era un verdadero paraíso terrenal. En ese estado los encontraron los conquistadores. Tupí y Guaraní, fueron dos hermanos muy unidos; mozos forni- dos, veloces nadadores, habilidosos y temerarios en la caza. Su piel bronceada, curtida por el sol tropical, guardaba una desarrollada musculatura; los ojos centelleantes delataban aguda inteligencia y bravura; los brazos torneados y firmes, terminaban en ágiles dedos, muy katupyry (diestros) en el manejo del "hu'y" (flecha) o para pulsar su nativo "mbaraka" (guitarra), instrumento autóctono hecho de calabaza.

    Las mujeres eran hermosas, verdaderas palmeras andantes; sus cuerpos esbeltos y ondulantes se deslizaban, al igual que el de los hombres, en el agua le imitaban al "mbigua" (un palmípedo) en sus atrevidas zambullidas; sus lacias cabelleras, lustrosas y renegridas, hacían juego con los ojos vivaces, brillantes y de un negror embrujante.

    Cada cual tenía su trabajo: los hombres pescaban, cazaban y cultivaban la tierra con experiencia innata y gran cariño; de ella sacaban el avati (maíz), de doradas espigas; los abultados y alimenticios tuberculos del jety (batata o boniato), mandl'o (mandioca) y el avakachl (ananá ) que saturaban de fragancia el ambiente del kokue (chacra), el lustroso tallo del pakova (banano), que se inclinaba bajo el peso de sus cachos recargados de banana de oro,. etc. Las mujeres se dedicaban a los quehaceres domésticos; cocinaban en el japepo (olla de barro) y traían agua de los manantiales en bermejos kambuchi (cántaros) sobre sus cabezas, y finalmente el mandyju (algodón) que hilaban y tejían para ser utilizados en sus vestimentas. Completaba este hogar paradisíaco un multicolor araraka (papagayo) parlero, que constituía la distracción de la familia. Un día, sin embargo, habló mas de la cuenta y sembró la cizaña en esa unida y feliz familia, siendo el promotor de la separación definitiva de los hermanos. Cuando Tupl regresaba de caza, el araraka le decía... "Guaraní olko ne rembirekondive" (Guaraní convive con tu mujer).

    Y cuando Guaraní regresaba del monte trayendo miel de abejas, frutas, le repetía el cuento que Tupl lo traicionaba con su mujer. La duda sembrada por el chisme, dio paso a la desconfianza y esta desunió a la hasta entonces feliz familia. Para no pelear entre hermanos y en vista de que la situación se iba tornando insostenible, Guaraní resolvió alejarse hacia el Sur con su mujer y se ubicaron en el lugar que hoy se conoce como el Paraguay. Tupl quedó establecido en la querencia paterna y su descendencia fue poblando lo que hoy es el Brasil, extendiéndose hasta el norte. Este es, según la leyenda el génesis de las dos grandes familias carias, que llegaron a constituir, con el correr del tiempo dos importantes razas de América: la Tupí y la Guaraní. Tan emprendedores, activos e inteligentes fueron los fundadores y descendientes de estas razas, que a su llegada los españoles encontraron no sólo hombres libres, de independiente albedrío, sanos, felices y pacíficos, sino que también una extensa variedad en la línea de productos agrícolas. Esta leyenda de Tupí y Guaraní se relata de generación en generación en el dulce idioma de la raza.

     

    Hecho en Chimbote ? Perú

    Julio César Sánchez Capristan

    julio_scesar[arroba]hotmail.com



    Artículo original: Monografías.com

    Mantente al día de todas las novedades

    Dialectos en el Perú. Dialectos en la serranía

    Indica tu email.
    Indica tu Provincia.
    Al presionar "Enviar" aceptas las políticas de protección de datos y privacidad de Plusformación.

    Escribir un comentario

    Deja tu comentario/valoración:

    El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
    Si especificas la url de tu página o perfil de Google+, aparecerá el avatar que tengas en Google+
    Deja tu comentario y nosotros te informaremos
    CAPTCHA
    Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
    13 + 0 =
    Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.