Tecnología de la gestión pedagógica, gestión gerencial y gestión administrativa

    1. Introducción
    2. Principios que orientan la gestión
    3. ¿Qué es un Proyecto Curricular de Centro?
    4. Monitoreo y Evaluación
    5. La dirección gerencial
    6. Semejanzas y diferencias entre el presente, pasado y futuro de las Instituciones Educativas
    7. ¿A qué se denomina Dirección Científica?
    8. La necesidad de Liderazgo en toda organización educativa
    9. Rol de los órganos directivos en la Institución Educativa
    10. Capacidades del nuevo liderazgo educativo
    11. ¿Qué es la autoridad?
    12. Poder, autoridad y política en la Dirección
    13. Decisión moral y ética
    14. Principios de Ética Profesional de un Centro Educativo
    15. La calidad total en Educación
    16. Principios básicos que sustentan la Administración Educativa
    17. Nuevas tendencias administrativas en la Educación
    18. La gestión administrativa
    19. Innovación en la Educación
    20. Bibliografía

    Introducción

    Por ser la educación una de las necesidades sociales básicas de la población (pueblo), que habita un territorio (país) determinado, constituye misión primordial del Estado satisfacer adecuadamente dicha necesidad. En este sentido, la gestión educativa tiene una fiel expresión en el contexto de la administración pública, entendida como el instrumento ejecutor de las decisiones políticas del Gobierno, que en representación del Estado ejerce el poder político para realizar el bien común en beneficio y desarrollo de la sociedad.

    Con el concepto de gestión pedagógica queremos llamar la atención sobre los asuntos pedagógicos del colegio, vale decir, todos aquellos factores que tienen que ver con la enseñanza, la formación y el aprendizaje escolar. La gestión pedagógica es por esencia del dominio de los docentes y directivos docentes. El proceso pedagógico es el que organiza la enseñanza, y la enseñanza es una tarea para la cual se requieren profesionales que dominen el conocimiento necesario para ejercer esta tarea. Asuntos como la elaboración de los PEI – Proyecto Educativo Institucional -, el currículo, la evaluación, los métodos de enseñanza, los proyectos de innovación, el acceso y la permanencia en el sistema educativo, la retención escolar, las relaciones de la escuela con el conocimiento, la calidad y la pertinencia de la educación y la enseñanza, son en esencia, problemas propios de la pedagogía, y por lo tanto, asuntos del colegio y de los maestros. Todos estos asuntos son los que le dan sentido a la existencia de los colegios, son su razón de ser y su única justificación. La gestión pedagógica no excluye la gestión administrativa, por el contrario, la exige; pero ésta debe estar al servicio de aquélla. La gestión pedagógica requiere reflexión, participación, acción colectiva, planeación, evaluación y seguimiento. La labor pedagógica no puede ser pensada como un acto meramente individual de cada maestro, o como un proceso técnico cuyas decisiones dependen de la experticia de un equipo de gerencia que puede decidir sin consultar y sin negociar; por el contrario, exige una acción colectiva e institucional para que tenga éxito.

    En la actualidad, un desafío de la gestión pedagógica es procurar el acceso y la permanencia de los niños, las niñas y los jóvenes en la institución educativa, con el fin de que culminen con éxito todo el ciclo escolar. Pero, para garantizar este empeño, se requiere de ambientes de enseñanza y aprendizaje que susciten el interés y la pasión de nuestros niños y jóvenes por el conocimiento. La deserción escolar no acontece sólo por motivos de pobreza extrema; también los ambientes escolares, los métodos y la pertinencia de lo que se enseña y se realiza en los colegios inciden en el abandono de las aulas por cientos de estudiantes. La permanencia de nuestros niños y nuestras niñas en el colegio es ante todo una tarea pedagógica; lo administrativo simplemente facilita los recursos y los medios materiales para su realización.

    La gestión pedagógica entendida como estrategia de impacto en la calidad de los sistemas de enseñanza, recoge la función que juega el establecimiento escolar en su conjunto y en su especificidad unitaria, local y regional para incorporar, propiciar y desarrollar acciones tendientes a mejorar las prácticas educativas vigentes.




    La gestión, en tanto que proyecto innovador, debe atender distintos planos de análisis:

    • La estructura económica social existente: la composición social; las estructuras y la distribución de poder; los modelos de organización social; los valores culturales y los cambios, transformaciones y modificaciones de la estructura económico-social en general.

    • Las características particulares de la dimensión institucional correspondiente a una determinada formación social: el origen y las características del proceso de institucionalización social; los ámbitos de la vida social sujetos a procesos de institucionalización, en especial el educativo; la estructura institucional predominante; los procesos de legitimación institucional; los preceptos normativos formales y la diversidad de pautas de acción social institucionalmente reconocidas.

    • Los modelos de organización existentes: el modelo hegemónico; otros modelos existentes; los sistemas de organización institucional y los preceptos normativos que los sustentan; las funciones, los papeles y los roles; los sistemas de relación social predominantes; los valores culturales subyacentes; los mecanismos de interacción social y los objetos de intercambio.

    • Los procesos de relación interpersonal: los sectores sociales involucrados; los sectores propios de la organización institucional; la diferenciación y diversidad del proceso de relación interpersonal; la diferenciación y diversidad del proceso de relación interpersonal al interior de cada sector de la organización y los valores e intereses prevalecientes en tales procesos de interacción.

    • La participación individual: La práctica grupal; el trabajo individualizado; los objetos de competencia; los mecanismos de competencia; la concepción que se tiene de los procesos sociales e institucionales, y la connotación cultural de la actividad en el contexto social e institucional.

    Nos interesa pues, desarrollar el nivel organizativo de la gestión, así como analizar las formas de relación e implicación con los otros planos.

    ELEMENTOS QUE INTERVIENEN EN LA GESTIÓN DE UNA INSTITUCIÓN EDUCATIVA

    Monografias.com

    La gestión, en su desarrollo funcional tiene cuatro componentes generales:

    Monografias.com

    Principios que orientan la gestión

    1.- Consideramos indispensable crear un clima de trabajo que motive a todos los integrantes de la comunidad educativa hacia el logro de los objetivos educacionales planteados.

    2.- Este clima debe caracterizarse por: Ser democrático, dialogal asegurando adecuados canales de coordinación, participación, colaboración y toma de decisiones.

    3.- Conjugar los acuerdos y discrepancias de tal modo que se asegure la unidad de propósitos en la institución.

    4.- Asegurar a cada persona el desempeño de roles que afiancen su autoestima y ayuden a la de los demás.

    5.- Asegurar transparencia a través de todos los procesos académicos y de gestión.

    Monografias.com

    Los procesos de gestión son el conjunto de acciones de planeamiento, organización, dirección de la ejecución, control y evaluación necesarios para el eficiente desarrollo de la acción educativa.

    No se puede conducir acertadamente la ejecución de acciones si no se ha realizado un adecuado proceso de planificación, en el cual se prevé las acciones, los equipos que las realizan, los recursos y las formas de evaluación a que se somete el conjunto. Esta evaluación bien conducida es elemento clave para iniciar un nuevo proceso de planificación en donde se corrigen las deficiencias, se refuerzan y materializan las estrategias exitosas. Poner en marcha los Proyectos Educativos Institucionales en cada escuela nos permite darle sentido a cada uno de estos procesos y a buscar que se cumplan de la mejor manera.

    Paralelo entre funciones de Gestión y funciones Pedagógicos

    FUNCIONES DE GESTIÓN

    FUNCIONES PEDAGÓGICAS

    • Decisión

    • Auxiliares

    • Calidad Humana

    ¿Qué es un Proyecto Curricular de Centro?

    La diversificación curricular corresponde al nivel local de la planificación curricular y se concretiza en el Proyecto Curricular de Centro. A partir de este proyecto se realiza la Programación Anual. Es así que la Diversificación Curricular, a su vez, comprende la elaboración colectiva del Proyecto Curricular del Centro (Institución Educativa) denominada PCC y la Programación Anual llamado PA. En la formulación del PCC y la PA deben participar todos los agentes educativos implicados, docentes, padres de familia y estudiantes, por la sencilla razón de que su elaboración requiere de un trabajo a conciencia, que permita delimitar con claridad los distintos planos de aproximación que caracterizan a las decisiones curriculares.

    Un mecanismo institucional de participación lo constituye el Consejo Educativo Institucional. Este es un órgano de participación, concertación y vigilancia ciudadana de la Institución Educativa, que contribuye a la promoción y ejercicio de una gestión educativa de calidad de carácter transparente, moral y democrática que pueden participar en la formulación, ejecución y evaluación tanto del Proyecto Educativo Institucional, Plan Anual de Trabajo, Reglamento Interno, Proyecto Curricular de Centro y demás instrumentos de gestión educativa.

    En la siguiente matriz se aprecia los diferentes niveles de la planificación curricular. Es importante notar que las Instituciones Educativas tienen la responsabilidad de realizar el proceso de diversificación curricular, tanto en la fase de construcción del PCC, como de elaboración de la Programación Anual.

    El Proyecto Curricular (PCC) son documentos encargados de organizar y gestionar los principios educativos que han de presidir la acción docente. ¿Es importante hacerlos?, ¿para qué sirve reflejar en un papel lo que después será muy complicado llevar a la práctica?, ¿se trata sólo de un trámite "burocrático" que la administración educativa  exige? Muchas veces se convierten en una faena pesada, pues se sale de la práctica habitual del profesorado, más centrado en su tarea diaria con los alumnos que en redactar una serie de normas e intenciones educativas. Aunque como docentes podamos compartir algunos de estos planteamientos, creo que es importante que la escuela tenga una línea bien definida. La actividad educativa ha de estar caracterizada por un determinado grado de  intencionalidad, una serie de objetivos por cumplir y, ¿qué mejor manera de conseguirlos que planeando, sistematizando un esfuerzo conjunto? Probablemente nos costará su elaboración y redacción, pero hemos de lograr que todo ese conjunto de intenciones queden refrendadas por escrito.

    El Proyecto Curricular de Centro, es un conjunto de actuaciones articuladas entre sí y compartidas por el equipo docente de un centro educativo, mediante el cual se concretan y desarrollan las intenciones y prescripciones generales de enseñanza. Constituye el instrumento que hace explícito el proyecto educativo de un centro docente en una realidad concreta, dándole coherencia y continuidad. El P.C.C. debe ser el Instrumento pedagógico-didáctico que permita alcanzar las Finalidades Educativas del Centro y lógicamente debe ser coherente con los principios y planteamientos contenidos en ellas. En definitiva se trata de concretar qué se ha de enseñar, cuándo y cómo, y qué, cómo y cuándo se ha de evaluar.

    No olvidemos que en la palabra "proyecto" se esconde el verdadero dilema. No se trata de documentos que se hacen una sola vez y basta. No se les denominaría de esa manera si incorporaran la idea de "estar acabados"; más bien al contrario, son anotaciones en continua revisión, como la propia escuela, coma la propia sociedad, en definitiva, como la propia educación. Habrá por tanto que buscar dentro de los mismos unos mecanismos que faciliten su ejecución pero también su proceso de revisión y actualización.

    El Proyecto Curricular de Centro compete sólo a los técnicos en educación, a los profesores. Su aprobación y elaboración es exclusiva del Claustro. De este documento depende la metodología, los libros de textos que se escogen, los agrupamientos que hacemos con los alumnos, las salidas escolares, la distribución horas/materias o asignaturas por y un sinfín de aspectos que inciden directamente en la didáctica.

    Cada comunidad escolar puede optar por copiarlos o adaptarlos de otro centro docente. Esto no sería genuino y por tanto nuestra escuela o instituto no tendría como base una verdadera personalidad educativa. Precisamente lo que se pretende con esos documentos no es crear centro escolares clonados, sino que cada uno, con base en las características de su alumnado, a las pretensiones de los padres o del grupo de profesores que allí desarrollan su docencia, esté dotado de una verdadera y singular idiosincrasia.

    Teóricamente se podría hablar de un PCC que está bien encaminado cuando un Claustro es capaz de ir dando respuestas progresivas a las siguientes preguntas:

    • ¿Qué enseñar?

    • ¿Cuándo enseñar?

    • ¿Cómo enseñar?

    • ¿Qué, cuándo y cómo evaluar?

    • ¿Qué soluciones damos a la diversidad presente entre los alumnos?

    • ¿Cómo tratamos las tutorías y la orientación?

    A) Qué enseñar significa plantearse los objetivos y contenidos que pretendemos llevar a cabo en cada materia escolar a lo largo de las diferentes etapas educativas de que disponga el centro en cuestión.

    Aunque es una labor del Claustro, como todo el PCC, una norma práctica mucho más operativa, como en otras tantas ocasiones, sería que los grupos de maestros de un mismo nivel educativo llegasen a consensuar área por área aquellos mínimos imprescindibles de las mismas.

    Hablamos de aquellos contenidos indispensables que aseguran una admisible calidad de las asignaturas, tanto desde el punto de vista del docente que las ha de impartir como de la adquisición de conocimientos fundamentales que los alumnos, dependiendo de la edad, tengan que recibir.

    B) A la pregunta cuándo enseñar se responde con la secuenciación de aprendizajes que han de recibir los alumnos. Hablamos de una secuencia doble: la de los propios contenidos y la temporización de los mismos.

    Como siempre, lo ideal es trabajar en pequeños grupos de profesores reunidos por nivel o departamentos. Los encuentros para tal efecto se pueden suceder cada mes aproximadamente o siempre que se quiera prever el tiempo que se va a emplear en grandes unidades de trabajo que puedan afectar a un pequeño colectivo de docentes.

    Como cuestión práctica, los maestros se han de dejar llevar por la lógica de planificar primero los contenidos más elementales, simples y fáciles para los alumnos, hasta llegar a los más complejos y complicados. Se trata simplemente de secuenciar con un método inductivo basado en nuestra experiencia.

    La temporización también es básica. Una buena programación docente siempre ha de partir de una buena estructura del tiempo dedicado a las actividades por realizar. El PCC ha de establecer grandes espacios horarios para llevar a cabo las diferentes disciplinas escolares; en este sentido, el hábito de respetar los tradicionales trimestres se me antoja muy válido.

    Si hablamos de alumnos pequeños (ciclos iníciales, etc.) que requieren una docencia globalizada, el grupo de maestros programará grandes unidades didácticas. La distribución de las mismas durante todo el ciclo será a razón de dos o tres semanas para cada una, cuidando mucho no repetir siempre el mismo tipo de actividades.

    Si hablamos de ciclos superiores o de enseñanza secundaria, es muy importante establecer una secuencia de contenidos para trabajarla a lo largo de los diferentes cursos. Sería lo que denominaríamos programación vertical y nos debería asegurar en los alumnos conocimientos y procedimientos mínimos en esas materias. De no existir este trabajo de programación, se podría dar el caso de que los chicos y chicas estudiasen determinados acontecimientos históricos o culturales  sin ningún sentido hasta tres o cuatro veces a lo largo de una misma etapa escolar.

    C) Disponer de buenos principios pedagógicos suele ser la respuesta a la pregunta cómo enseñar. Metodología no sólo significa saberse posicionar delante de los alumnos en función de su edad, lleva implícitos otros elementos como los materiales y recursos que se usan en la didáctica, los planteamientos que se hacen de las diversas actividades de evaluación y de aprendizaje, etcétera.

    No podemos dejar de anotar que muchas veces las cuestiones metodológicas caen en el personalismo docente. Esto no es malo, no vamos ahora a negar la magnificencia de la denominada "libertad de cátedra", pero no olvidemos que el trabajo docente sigue siendo por encima de todo una labor de equipo, aunque a menudo nos cueste recordarlo y aceptarlo.

    La norma práctica a este apartado es muy simple: Reflexiones en grupo de los cuatro o cinco maestros de un mismo nivel educativo. No se trata de reducir la didáctica de los unos a los otros, ni tampoco se ha de ver como la pérdida de personalidad docente individual en pos de un trabajo grupal. Por encima de todo, hemos de pactar no hacer planteamientos contradictorios.

    No puede ser que los maestros de un sector de la escuela fomenten su método en continuas experimentaciones, en el uso de nuevos materiales didácticos, de aportaciones pedagógicas novedosas, de continuas salidas escolares para trabajar in situ aquello que se predica en el aula, mientras que otro sector continua anclado en el teoricismo, en la repetición año tras año de los mismos ejercicios. Es importante llegar a un consenso y a actuaciones comunes.

    Probablemente donde más se observa que todos los profesores de un mismo Centro hablan y llegan a acuerdos sobre metodología, es en los materiales y recursos que se escogen para luego ser utilizados por los alumnos. De cara al exterior, concretamente a los padres, éste es un referente siempre muy comentado. Las diferentes comunidades de docentes tendrían que poner un especial énfasis en consensuar por ejemplo si se trabaja con fichas o con libretas, si se utilizan fotocopias o se les exige un libro de texto, si pedimos materiales muy novedosos y técnicos o con los más elementales y tradicionales nos conformamos.

    La pregunta múltiple qué, cuándo y cómo evaluar es todo un gran tema que debe responderse convenientemente. La cuestión de la evaluación, vista en la doble dinámica de revisar el propio proceso de la docencia y examinar los aprendizajes conseguidos por los alumnos es tan importante que resultaría inverosímil tratarla de forma tan resumida; pero no por eso ha de dejar de tener un apartado especial en el PCC.

    Tan sólo me gustaría resaltar una cuestión práctica. La evaluación se ha de atender siempre como un proceso más para que el alumno siga aprendiendo. Mediante la práctica de la misma los niños y jóvenes han de continuar consolidando aprendizajes. El profesor, al menos hasta secundaria, ha de dejar de pensar que esta práctica sólo sirve para "juzgarlos" o para compararlos con el resto del grupo.

    De este discurso, que puede ser muy teórico, se desprende una metodología que tendrían que poner en práctica muchos maestros de la misma institución para que se consolide y para que los mismos alumnos lo entiendan.

    D) De la misma forma las preguntas pendientes, referidas a la diversidad y la tutoría, requieren mucho más espacio y tiempo para poder reflexionar convenientemente sobre ellas. Todos los acuerdos que se tomen al respecto hay que expresarlos en el PCC.

    La existencia de diferencias individuales en el mundo de alumnado crea un gran problema que el Claustro ha de resolver: ¿cuándo un alumno es catalogado de educación especial?, ¿qué diferencias existen entre una "supuesta" necesidad educativa especial y una ordinaria? Las respuestas en metodología, el trabajo con educadores especiales o la simple ubicación de estos alumnos en diferentes espacios de la escuela ya crea toda una casuística (casos prácticos propios de cualquiera de las ciencias morales o jurídicas) bastante difícil de resolver.

    Por último, la elección del tutor o la tutora de un grupo de alumnos para todo un escolar no está exenta de ciertos . Normalmente todo docente, por el perfil de su formación, está catalogado mejor para unas disciplinas escolares que para otras. La responsabilidad de dinamizar un grupo, de contactar con los padres, de tutorizar individualmente, etc. Se escapa de las posibilidades del maestro y por tanto se crea el dilema de qué persona es la más adecuada para tal o cual grupo.

    Elementos de un Proyecto Curricular de Centro

    PROYECTO CURRICULAR DE CENTRO

    (Esquema mínimo de presentación del documento)

    • Datos Informativos:

    Nombre de la Institución Educativa

    Ubicación

    • Nombre del PCC.

    • Introducción (Síntesis que hace referencia a los objetivos del PCC y la estructura del documento)

    • Caracterización de la Problemática Pedagógica (Descripción de la problemática pedagógica más relevante de la institución educativa, a partir del diagnóstico del PEI. Se analiza causas y posibles alternativas de solución)

    • Necesidades e Intereses de Aprendizaje (Descripción de las necesidades e intereses de aprendizaje de los estudiantes a partir de las alternativas de solución a los problemas de carácter pedagógico):

    • Paneles de:

    Temas Transversales.

    Valores y Actitudes.

    • Objetivos del PCC

    • Plan de Estudios de la Institución Educativa.

    • Diseños Curriculares Diversificados:

    5.1 Lenguaje - Comunicación

    Primer Grado

    Segundo Grado

    Tercer Grado

    Cuarto Grado

    Quinto Grado

    5.2 Idioma Extranjero

    Primer Grado

    Segundo Grado

    Tercer Grado

    Cuarto Grado

    Quinto Grado

    5.3 Matemática

    Primer Grado

    Segundo Grado

    Tercer Grado

    Cuarto Grado

    Quinto Grado

    5.4 Ciencia, Tecnología y Ambiente

    Primer Grado

    Segundo Grado

    Tercer Grado

    Cuarto Grado

    Quinto Grado

    5.5 Ciencias Sociales

    Primer Grado

    Segundo Grado

    Tercer Grado

    Cuarto Grado

    Quinto Grado

    5.6 Educación para el Trabajo

    Primer Grado

    Segundo Grado

    Tercer Grado

    Cuarto Grado

    Quinto Grado

    5.7 Persona, Familia y Relaciones Humanas

    Primer Grado

    Segundo Grado

    Tercer Grado

    Cuarto Grado

    Quinto Grado

    5.8 Educación Física

    Primer Grado

    Segundo Grado

    Tercer Grado

    Cuarto Grado

    Quinto Grado

    5.9 Educación por el Arte.

    Primer Grado

    Segundo Grado

    Tercer Grado

    Cuarto Grado

    Quinto Grado

    5.10 Educación Religiosa.

    Primer Grado

    Segundo Grado

    Tercer Grado

    Cuarto Grado

    Quinto Grado

    5.11 Formación Cívica y Ciudadana

    Primer Grado

    Segundo Grado

    Tercer Grado

    Cuarto Grado

    Quinto Grado

    • Lineamientos Generales:

    • Lineamientos sobre metodología

    • Lineamientos sobre evaluación.

    • Lineamientos y Plan Anual sobre Tutoría y Orientación Educativa.

    OTROS ELEMENTOS QUE COMPONEN EL PROYECTO CURRICULAR DE CENTRO

    Elementos Didácticos:

    Proyecto Curricular de Etapa/s

    El Proyecto Curricular de Etapa estará compuesto de los siguientes apartados:

    Objetivos:

    1º.- Concreción de los Objetivos Generales de Etapa.

    Esta concreción puede hacerse mediante la:

    • Priorización de unos objetivos con respecto a otros.

    • Incorporación de aspectos no recogidos.

    • Explicitación más detallada de algunas capacidades.

    • Otras.

    2º.- Concreción de los Objetivos Generales de las Áreas.

    Esta concreción puede hacerse mediante la:

    • Priorización de unos objetivos con respecto a otros.

    • Incorporación de aspectos no recogidos.

    • Explicitación más detallada de algunas capacidades.

    • Otras.

    3º. - Concreción de los Objetivos Generales de Etapa en Ciclos.

    Esta concreción implica:

    • Dar prioridad en cada ciclo a unos objetivos sobre otros.

    • Establecer matizaciones y grados de desarrollo de unas capacidades sobre otras, en función de las peculiaridades del contexto y de los progresos alcanzados por alumnos/as en el ciclo anterior.

    • Otros

    Contenidos:

    1º.- Criterios para la selección de contenidos:

    • Atención al desarrollo cognitivo de los adolescentes.

    • Conexión con sus intereses y necesidades.

    • Representatividad de los conceptos y procedimientos.

    • De gran potencia explicativa.

    • Socialmente relevante.

    2º.- Secuenciación

    3º.- Temas transversales

    Metodología:

    1º.- Principios metodológicos de la etapa y de las áreas curriculares.

    2º.- Organización escolar

    3º.- Recursos Didácticos

    4º.- Relaciones de Comunicación

    Evaluación:

    1º.-- Criterios de evaluación por ciclos y áreas.

    Los criterios de evaluación deberán tener las siguientes características:

    • Deben ayudar al desarrollo de las capacidades expresadas en los Objetivos Generales de etapa, Ciclo y Área.

    • Deben referirse de forma integrada a distintos tipos de contenidos: Conceptos, procedimientos y actitudes.

    • Deben tener un carácter orientativo y procesual. No pueden utilizarse para marginar, seleccionar o agrupar a los alumnos.

    • Deben posibilitar una adecuación flexible a las necesidades peculiares del grupo-aula y de las personas.

    • Deben implicar no sólo a los procesos de aprendizaje de los alumnos, sino también a los procesos de enseñanza desarrollados por los profesores.

    • Deben permitir distintos grados de acercamiento al criterio general establecido por parte de alumnos.

    • Deben ayudar a la mejora progresiva de la práctica docente.

    2º.- Criterios de promoción.

    Los criterios de promoción tratan de establecer la conveniencia o no de que un alumno/a pase al siguiente ciclo o . "Esta conveniencia no vendrá dada sólo determinada por los aprendizajes alcanzados, sino fundamentalmente, por las condiciones que se consideren más favorables para que el alumno siga progresando."

    La decisión de no promoción, deberá ir acompañada siempre de la planificación de actividades o adaptaciones curriculares necesarias para favorecer el progreso del alumno.

    Plan de Organización del P.C.C.

    El procedimiento a seguir consiste en:

    a) Enumerar cada elemento y, si se considera necesario, definirlo.

    b) Describir su composición.

    c) Enumerar sus funciones.

    d) Describir sus relaciones con los demás elementos de la organización.

    La duración de los recreos, los criterios para la adscripción de profesores a cursos o áreas determinados, la regulación de la convivencia, los pasos a seguir ante la ausencia de un profesor, etc, deben regularse en el marco de un conjunto de procedimientos, reglas y normas que tienen cabida en otro instrumento: el Proyecto Organizativo de Centro.

    Plan de Orientación escolar.

    a) La función tutorial.

    b) La atención a la diversidad.

    c) La orientación profesional.

    Plan de formación del Profesorado del Centro.

    • a) Determinación de las necesidades y demandas formativas de acuerdo con las Finalidades Educativas del Centro y su Proyecto Curricular de Etapa/Ciclo.

    • b) Especificación de las actividades de formación previstas para cada grupo o equipo de profesores y su delimitación temporal.

    • c) Coordinación con organismos e instituciones que colaboren con su asesoramiento externo, continuado o puntual, en el proceso de trabajo del centro, a partir de demandas concretas.

    Plan de Evaluación del P.C.C.

    El Plan de evaluación del P.C.C. está constituido por los siguientes elementos:

    a) Determinación de aspectos prioritarios que van a ser objeto de evaluación.

    b) Explicitación de problemas detectados.

    c) Formulación de criterios de evaluación:

    • Específicos

    • Generales

    d) Elección y elaboración de instrumentos de evaluación.

    La elaboración del Plan de Evaluación del P.C.C. incluirá los siguientes pasos:

    • a) Reflexión y análisis previo de los aspectos prioritarios que se derivan de las Finalidades Educativas del Centro.

    • b) Selección de los aspectos que han de ser evaluados en cada elemento del P.C.C., en función del análisis realizado.

    • c) Formulación de criterios de evaluación internos, relativos a cada elemento del P.C.C. y al grado de coherencia e integración

    • d) Elección y elaboración de recursos y técnicas de evaluación, adecuados a cada momento del proceso.

    • e) Decisiones relativas a los órganos o personas implicadas en el proceso de evaluación, definiendo funciones y responsabilidades.

    Monitoreo y Evaluación

    Definitivamente el monitoreo y la evaluación son funciones de gestión a través de las cuales se comprueba si los programas o proyectos alcanzan o no sus objetivos y contribuyen a realizar los términos de referencia de la institución ejecutante.

    Es más fácil evaluar un trabajo si se ha hecho un buen monitoreo, por que es una herramienta básica y universal de gestión y cubre una amplia variedad de técnicas y métodos, además recoge y analiza la información para identificar las fortalezas y debilidades de un programa o proyecto, para tomar las decisiones a tiempo, es decir, las medidas correctoras (sustantivas y operacionales) para determinar si continua siendo o no pertinente.

    El monitoreo y la evaluación es esencial para la vida de cualquier programa y deben desarrollarse como parte del diseño de programas y el plan general de ejecución. El monitoreo y la evaluación brindan una oportunidad para evaluar la calidad de la puesta en práctica y resultados de los programas, y el grado al cual alcanza a los hogares e individuos a los cuales van dirigidos y alcanza sus metas en general. Lo que es más importante, el monitoreo y la evaluación proporcionan a los planificadores de programas y las instancias normativas con la información necesaria para tomar decisiones acerca de si seguir, ampliar, repetir o concluir un programa.

    Por ejemplo para que un programa de fortificación sea efectivo, los fortificados tienen que ser de amplia disponibilidad por toda la nación o en las zonas geográficas específicas proyectadas por el programa. El producto también tiene que estar disponible en los expendios locales al por menor y accesible a los sectores proyectados de la población. Además, los productos fortificados tienen que ser adquiridos por las familias meta, y consumido con frecuencia suficiente y en cantidades apropiadas por los individuos meta.

    De importancia capital en todo este proceso es que el producto mantiene su calidad esperada, desde la fábrica a los expendios al detalle, hasta el tiempo del consumo por los individuos meta. Para lograr su el impacto esperado, el desempeño operativo del programa (o eficiencia de ejecución) debe monitorearse mediante la recolección continua de datos en puntos clave. Cuando se identifican los cuellos de botella o las ineficiencias operativas, la información debe dirigirse a la entidad apropiada del programa responsable de implementar las medidas correctivas y de la redirección del programa según sea necesario. Este conjunto de acciones constituye el Monitoreo del programa. Por lo tanto, "monitoreo" se refiere a la recolección continua, el examen y uso de la información sobre las actividades de puesta en práctica de los programas, para identificar los problemas, como el incumplimiento, y tomando las acciones correctivas para cumplir los objetivos establecidos. El propósito de monitorear un programa de fortificación es asegurarse de que el producto fortificado sea puesto a la disposición y esté accesible a los consumidores en cantidades suficientes y con la calidad deseada.

    El término "evaluación" se refiere a la evaluación de la eficacia y el impacto del programa en la población meta. El objetivo es proveer la evidencia de que el programa está alcanzando sus metas nutricionales. Los objetivos generales de un programa de fortificación pueden ser aumentar la ingesta de los fortificados o de nutrientes específicos, o mejorar el estado nutricional, la salud o resultados funcionales de la población objetivo. La evaluación del programa, sin embargo, no debe emprenderse hasta que se haya demostrado que se ejecuta según lo previsto y que opera eficientemente, a través del monitoreo apropiado. Un programa mal implementado tiene poca probabilidad de lograr impacto, y por lo tanto, los recursos no deberían desperdiciarse al emprender las evaluaciones hasta que las ineficiencias operativas del programa sean corregidas.

    Dentro de las teorías de la administración hemos oído hablar de los diferente estudios que existen con relación al recurso humano, desde el enfoque clásico, cuya idea del hombre es considerarlo como un "engrane" más de la máquina, pasando por las teorías humanistas, cuyo centro de estudio es el "individuo", hasta llegar a las teorías recientes de la administración, en las que se denota cierta preocupación por lo que rodea al hombre, por su desarrollo dentro de la , por el buen trato, por la comunicación en relación con los grupos informales y por el desempeño óptimo de sus tareas en el cumplimiento de las metas de la organización.

    Pero ¿cuál es la importancia de medir el desempeño humano dentro de la organización? En cualquier máquina, una serie de medidores ayudan a monitorear el desempeño: en el tablero de un automóvil, por ejemplo, hay una serie de instrumentos que miden la velocidad, la gasolina, el aceite y otros datos vitales para el conductor, pues le indican cuando existe algún problema. En conjunto estos instrumentos aseguran que el auto funciona bien y conduce a los pasajeros a su destino.

    Como en una organización no existe un panel de control con medidores que indiquen si sus trabajadores van en la dirección correcta o no, las tienen que construir sistemas de evaluación del desempeño que les permitan verificar si su gente está avanzando o si, por el contrario, tiene problemas que requieren acciones de mejora.

    En un país como el nuestro, en donde la mayoría de nuestras son pequeñas y medianas, es común que las no posean algún tipo de mecanismo de medición del desempeño y si cuentan con él, no siempre miden lo que realmente deben medir.

    Gracias a los avances más recientes en tecnología para el manejo de la información, sabemos que la falta de datos no es el problema, sino la capacidad para relacionar los indicadores de desempeño con los objetivos de la organización.

    "Algunas de las manifestaciones de la ausencia de mecanismos de evaluación del desempeño adecuado en una son:

    • Los datos más importantes aparecen perdidos en extensos informes con demasiado detalle, que confunden más de lo que aclaran.

    - Los reportes siguen un esquema funcional y se construyen por unidad organizacional y no para medir los procesos básicos.

    - La información se genera demasiado tarde para actuar.

    - Los reportes son demasiado generales y no apoyan directamente las prioridades de negocio."

    Debemos reconocer que los indicadores de desempeño no funcionan por sí mismos. Deben ser instrumentos que permitan a la administración de la determinar cuán efectiva y eficiente está siendo la labor de los empleados en el logro de los objetivos y, por ende, el cumplimiento de la misión organizacional. Asimismo, deben estar incorporados en un sistema integral de medición del desempeño que haga posible el seguimiento simultáneo y consistente en todos los niveles de la operación de la , desde el logro de los objetivos estratégicos de la empresa al más alto nivel hasta el desempeño individual de cada ejecutivo y empleado.

    "Cuando se han definido los indicadores correctos y se cuenta con el sistema de medición adecuado, la evaluación de desempeño se convierte en un instrumento que estimula en el empleado, en las áreas organizacionales y en la empresa en su conjunto un comportamiento adecuado y genera una mejora continua."

    El éxito de la pequeña y mediana empresa depende en gran parte de que sus trabajadores realicen sus labores de acuerdo con las normas establecidas, lo cual implica juzgar aquellas cualidades que influyen en la ejecución del trabajo. Resulta sumamente importante considerar que las personas, en el transcurso del tiempo, van adquiriendo más experiencia y conocimientos en el desempeño de sus funciones; sus habilidades y cualidades van desarrollándose paulatinamente, y con ello logran hacerse cada vez más necesarias y útiles para la empresa.

    La evaluación del desempeño y las recompensas a los empleados contribuyen a generar un clima de realización cuando éstos se disponen a prestar un servicio de calidad extraordinaria. El personal sabe que será evaluado de acuerdo con la forma en que desempeñen su función y que vale la pena desempeñarla bien.

    Un sistema eficaz de evaluación del desempeño, que establezca y dé seguimiento a metas para la organización en su conjunto, para los procesos de negocio, para los productos y servicios pero sobre todo para el desempeño individual de ejecutivos y empleados de la empresa, ayuda a motivar permanentemente el mejoramiento continuo.

    Por último, es importante resaltar que el sistema de evaluación del desempeño y las recompensas que pueden ser apropiadas para una compañía pueden no serlo para otras, por lo que hay que tener cuidado de medir al recurso humano fuera y dentro de la institución educativa con la misma medida.

    La dirección gerencial

    Nuevos marcos para la Gestión Educativa Actual

    Por ser la educación una de las necesidades sociales básicas de la población (pueblo), que habita un territorio (país) determinado, constituye misión primordial del Estado satisfacer adecuadamente dicha necesidad. En este sentido, la gestión educativa tiene una fiel expresión en el contexto de la administración pública, entendida como el instrumento ejecutor de las decisiones políticas del Gobierno, que en representación del Estado ejerce el poder político para realizar el bien común en beneficio y desarrollo de la sociedad.

    El gráfico siguiente permite visualizar esta interrelación conceptual derivada de los contenidos teóricos de la ciencia política.

    El análisis de la imbricación de la gestión educativa en el contexto de la administración pública puede efectuarse tomando en cuenta criterios de índole legal, económica, política, sociológica, estructural, etc., que les son inherentes.

    Desde la perspectiva legal, la gestión educativa, al igual que la administración pública, se basan en un conjunto de normas: leyes, decretos, reglamentos, etc., dictados en muchos casos para fines comunes a todas las dependencias estatales; así por ejemplo, entre las normas de aplicación general común se pueden citar: las de índole presupuestario, de adquisiciones (licitaciones) de bienes y servicios, de construcciones, de remuneraciones, etc.; entre las normas especificas se encuentran la ley orgánica, que prescribe la estructura organizativa del Ministerio de Educación, la Ley General de Educación que norma la estructura, los fines y objetivos del sistema educativo, la ley del profesorado, etc.

    Desde una óptica económica, la asignación presupuestaria está determinada por el Ministerio de Economía y Finanzas, con aprobación del Congreso de la República, en montos anuales que varían según la prioridad que le otorgue el gobierno de turno. En la norma de asignación del presupuesto se establecen pautas y plazos comunes para su formulación, ejecución y evaluación. Huelga decir que el gasto en educación incluye el subsidio a los centros de educación privada, constituyendo el principal renglón de gastos del Estado, y que esta prestación siempre resulta insuficiente.

    Por razones de índole política es posible inferir que la gestión educativa está inserta en la administración pública, puesto que como función social organizada permite ejecutar las decisiones políticas, ejercidas por el poder político a través del gobierno. Es precisamente mediante este poder que la administración pública puede influir sobre la población (y ésta subordinarse al Estado) para lo cual se reviste de ciertas potestades, siendo:

    Reglamentaria: La administración educativa complementa las normas de nivel superior mediante reglamentos, estatutos, manuales. Ejemplos: reglamento de primaria, de reasignaciones, de colegios particulares, etc.

    Imperativa: En tanto que sus mandatos constituyen imposiciones para cumplirse. Ejemplos: matricular, certificar, trasladar, graduar, etc.

    Ejecutiva o gerencial: Puesto que por sí misma ejerce acciones para cumplir la ley. Ejemplos: construye aulas, nombra profesores, adquiere material educativo, etc.

    Sancionadora: Aplica sanciones para hacer cumplir la norma. Ejemplos: multas, suspensiones, clausura, etc.

    Jurisdiccional: Decide entre los intereses de terceros y los de la propia administración educativa.

    En el plano estructural, al igual que en el resto de la administración pública, la educativa se ejerce en los niveles:

    Nacional: a través del Ministerio de Educación y de sus organismos públicos descentralizados (INC, IPD, Inabec, Concytec, etc.)

    Regional o departamental: ejercida actualmente por las direcciones regionales y subregionales.

    Local o municipal: ejercida por las UGE a nivel provincial, y de manera todavía muy incipiente por los municipios.

    Es decir que la gestión educativa se ejerce tanto en forma centralizada como descentralizada:

    Según estas formas organizativas, los órganos desconcentrados cumplen funciones -por delegación- similares a las del principal o central, en tanto que los descentralizados cumplen de manera muy autónoma una función, en cuyo caso se llama descentralización funcional (cultura, a cargo del lNC) o varias funciones a la vez, constituyendo la regionalización o descentralización territorial o geográfica (las regiones).

    Finalmente, desde una perspectiva sociológica es posible identificar en la gestión educativa las mismas características de la administración pública. Así, es posible observar en ella la persistencia de los tradicionales vicios y comportamientos burocráticos como el denominado 'tortuguismo", el arribismo, legalismo, peculado, coima, servilismo, etc.

    Semejanzas y diferencias entre el presente, pasado y futuro de las Instituciones Educativas

    SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS

    PASADO DE LAS I.E

    PRESENTE DE LAS I.E

    FUTURO DE LAS I.E

    • Gestión democrática de los Centros escolares.

    • Patrón de comportamientos y proceso de desarrollo personal y grupal.

    • Los directivos escolares considerados como administradores dejando de lado las acciones pedagógicas.

    • Jerarquización en la diversidad de personas.

    • La dirección de las instituciones educativas planteadas como cualquier otra empresa.

    • Docentes considerados como un factor más para administrar y organizar.

    • La planificación como herramienta fundamental de la administración.

    • Poder central del sistema educativo.

    • Propuestas que repiten la fragmentación entre la gestión y lo pedagógico.

    • El orden y la racionalidad en la administración estatal exige el crecimiento de la burocracia.

    • Organización comunitaria de la escuela.

    • Estructura organizacional cohesionada.

    • La relación unilateral entre las familias y la escuela aglutinada alrededor del aula y no alrededor de la escuela.

    • Fracaso escolar (deserciones y repitencias).

    • Aprendizajes poco significativos.

    • El trabajo burocrático de los directivos.

    • Directivos (profesores) que ascienden sin ninguna capacitación especifica para cumplir con nuevas funciones.

    • La mayoría de los maestros, al realizar sus labores de enseñanza tienen mayor capacidad que la que ejercitan, pero la falta de varios factores como: visión,, experiencia, adaptación al medio social, destreza para dirigir y evaluar el trabajo de los alumnos y la presión que ejerce la comunidad impiden que ellos pongan en práctica toda su preparación y habilidades en el desarrollo diario de sus funciones.

    • La Escuela se presenta como el ámbito más apropiado para transmitir conocimientos.

    • Comunidad educativa.

    • Valoración de los que cada uno es y cada uno aporta al grupo al que pertenece.

    • Asumir las actuales identidades profesionales de la educación marcada por los procesos de formación, la carrera docente, los valores, las condiciones y de trabajo y las políticas salariales.

    • Redefinir con claridad el oficio de enseñanza.

    • Reelaborar la función del trabajo docente y la del directivo escolar.

    • Adecuadas estructuras organizativas.

    • Aumento cuantitativo y cualitativo de la autonomía escolar por la desconcentración de los sistemas educativos.

    • Capacitación docente con monitoreo permanente en todas las I.E.

    • I.E con capacidad de liderazgo.

    ¿A qué se denomina Dirección Científica?

    La preocupación por la eficacia y la eficiencia es uno de los ejes, tal vez el central, de las corrientes de pensamiento que han pretendido establecer los postulados de una "dirección científica" o que han tratado de identificar y aplicar "principios generales" de gestión y dirección para regular el funcionamiento de las organizaciones productivas; corrientes que han estado especialmente representadas en EE.UU., aunque no han faltado planteamientos de esta índole en Europa y actualmente también en Sudamérica. La dirección científica es una función administrativa, es la más estratégica para dinamizar el funcionamiento institucional, y se ejercita mediante la influencia personal sobre los subalternos (docentes y no docentes), para que debidamente orientados y conducidos realicen en forma entusiasta y eficiente sus funciones, tendentes al logro de los objetivos y metas. En razón de que esta función pretende orientar e influir en el comportamiento de las personas, es que en la dirección se aplican con mayor precisión los aportes de las ciencias de la conducta.

    La función directiva, a la par de que implica la capacidad para conducir personas, implica también un don especial para ser reconocido y seguido por los subalternos, puesto que no es posible el acatamiento o cumplimiento de las órdenes si no existe un mínimo de aceptación de quien las imparte.

    Toda dirección a su vez se basa en principios así como: armonización de metas, compatibilización de objetivos, motivación, liderazgo, eficacia de las decisiones, eficacia en la delegación, supervisión directa, comunicación efectiva, cambio continuo, y el uso complementario de la organización informal.

    Las primeras grandes aportaciones sistemáticas a la "dirección científica" se recogen en la seminal obra "Principios de dirección científica", de F. Taylor (reconocido como el padre de la dirección científica). Este ingeniero estadounidense, y otros miembros de su larga escuela, tuvieron como objetivo de sus trabajos revisar y racionalizar las prácticas existentes de gestión empresarial mediante la utilización de información fiable y válida, superadora de tradicionales prejuicios, a la gestión y dirección de las organizaciones.

    Los postulados básicos de la "dirección científica" tayloriana son:

    • Existe una "mejor vía" que optimiza la productividad, cuya determinación requiere de experimentos científicamente diseñados por los órganos de dirección.

    • La eficiencia de las organizaciones está asociada a la existencia de un sistema profesional de dirección y gestión.

    • Es imprescindible que cada trabajador, considerando sus capacidades y los requerimientos del puesto de trabajo, esté en las mejores condiciones para realizar las tareas que se le encomienden.

    • Es necesario que exista una asignación clara de tareas y responsabilidades a cada miembro de la organización.

    • Es imprescindible utilizar pruebas objetivas en los procesos de selección del personal laboral.

    • Los incentivos salariales son una práctica fundamental para incrementar la productividad.

    Tienen gran interés las aportaciones que, en el marco de la "dirección científica", realizaron Frank Gilbreth y J.Gantt. De Gilbreth merecen ser considerados sus estudios sobre las actividades profesionales, su división en unidades elementales y la subsiguiente determinación de tiempos óptimos de realización y delimitación de los procesos operativos correspondientes a cada tarea. Gantt ha hecho contribuciones especialmente interesantes sobre índices de producción y técnicas de programación y control.

    Coincidiendo en el tiempo con el taylorismo científico, diversos científicos e ingenieros, como Henry Farol, Lyndall Urwick, James Money o Luther Gulick, trataron de identificar "principios generales", aplicables a la dirección y gestión de las organizaciones, a partir de la sistematización de datos empíricos, frecuentemente obtenidos de su propia experiencia empresarial exitosa.

    Es muy interesante la identificación y análisis de las funciones de las organizaciones, y la atribución de cada área funcional a un departamento especializado (de ahí que la voz "Departamentalización" sirva para etiquetar el pensamiento de parte de los investigadores de este grupo), que para Fayol son: Planificación, Organización, Dirección, Coordinación, Control.

    Esta clasificación la completan Gulick y Urwick, después de distinguir entre actividades que se dirigen a la "fabricación" de los "productos" propios de la organización (operativas) y las de soporte de las anteriores (auxiliares o "staff"), estableciendo las que a partir de ellos se han venido considerando las funciones básicas de una organización (suelen presentarse en forma del acrónimo "POSDCORB"):

    • Planificar

    • Organizar

    • Asesorar (Staffing)

    • Dirigir

    • COordinar

    • Informar (Reporting)

    • Presupuestar (Budgeting).

    Son también aportaciones de esta corriente científica la atención el resaltar la necesidad de atender a las relaciones verticales y horizontales a la hora de configurar la estructura de una organización y subraya la necesidad de atender a los elementos esenciales de este tipo de relaciones: el liderazgo y la delegación de autoridad.

    Las críticas que con mayor frecuencia se le han hecho tanto a quienes han impulsado tanto la "dirección científica" como "la aplicación de principios generales" a la gestión y gobierno de las organizaciones es la de que han olvidado, o no le han concedido la importancia que tiene, al que se ha definido como "factor humano" de las organizaciones, así como el en ocasiones excesivo empirismo y simplismo de muchas de sus propuestas.

    La necesidad de Liderazgo en toda organización educativa

    Actualmente se considera exitosa una escuela cuando logra combinar eficiencia, capacidad de respuesta e innovación. La tendencia predominante en la administración educativa es el cambio, en lugar de la estabilidad; aunque muchas veces este produce inseguridad, miedo, desconcierto en la comunidad educativa y, especialmente, en el profesorado.

    Dirigir un centro educativo resulta ahora una tarea mas difícil que en el pasado. Se requieren nuevas personas, con nuevas habilidades, nuevas capacidades y diferentes perfiles profesionales. El director no solo debe dirigir el centro, sino debe ser líder, coordinador, innovador. Debe ser el eje y La medula de la organización. El desarrollo del liderazgo participativo es la clave del éxito. La autoridad no se concede por el simple nombramiento, sino que se gana, la eficacia se funda menta en la acción del líder.




    En los rasgos de un nuevo modelo organizativo que emerge como innovador debe prevalecer la confianza frente a la disciplina, lo cualitativo frente a lo cuantitativo, lo flexible sobre la rigidez, lo autónomo sobre lo dependiente. En síntesis, la iniciativa e imaginación en la toma de decisiones. Se trata de considerar el personal del centro como el recurso más importante que hay que motivar y desarrollar profesionalmente.

    Una nueva fuente de energía es ahora reconocida dentro de la organización educativa: los fines del centro, o, dicho de otra manera, el proyecto educativo.  Los fines descansan sobre unos cimientos extremadamente importantes: los valores. Son el corazón del nuevo modelo.

    En el centro educativo del futuro la noción de servicio al alumno no constituirá una estrategia más del centro, sino el núcleo, la misma razón de existir de la escuela. El rasgo mas importante de todos los que configuran este modelo que emerge es la orientación de toda su actividad hacia el alumno, en procura del desarrollo optimo de sus potencialidades.

    El gran reto que tenemos hoy día directivos y docentes es pasar de un modelo tradicional de escuela, a otro abierto al entorno, ágil, flexible, creativo, capaz de aprender y renovarse constantemente. Hay que transformar la escuela y tratar de dar respuesta a las exigencias del entorno. Necesitamos centros con fantasma y coraje por un lado,  y por otro, con conocimientos y experiencia.

    Los cambios no se producen por decreto. El verdadero cambio surge desde dentro. Hay que crear un clima propicio al mismo. No es suficiente con transformar  las   estructuras o el  organigrama   del    centro. Es necesario modificar simultáneamente los comportamientos y las actitudes. Los verdaderos cambios se gestan de manera solidaria, requieren apertura mental e imaginación.

    Cambio y vida son lo mismo. La vida significa problemas. Cuanto más cambios, más problemas. Son muchas las resistencias al cambio, Algunas personas dicen que no les gustan los conflictos, que quieren detenerlos. La única forma de hacerlo es detener los cambios.  Es fundamental tener el hábito de gestionar los conflictos. Los conflictos no se pueden ocultar o enmascarar. No hay crecimiento sin conflicto. Una sociedad sin conflicto es una sociedad muerta. Del mismo modo, una escuela sin problemas es una escuela muerta.

    El reto de la gestión de un centro educativo no consiste en eliminar los problemas, sino en como crear un ambiente que permita el desarrollo de la confianza y el respeto para que la escuela pueda seguir creciendo, Tenemos que enseñar a los profesores a manejar los problemas. No como evitarlos, cubrirlos o eliminarlos, sino como manejarlos para poder cambiar y crecer como colectivo institucional.

    Todo cambio es un proceso, no un acontecimiento. La introducción de cambios significativos en una escuela y en el aula, que suponen nuevas formas de pensar y nuevos modos de actuar, no es un proceso de ajuste mas que tiene lugar de manera espontánea. Las ideas que afectan la vida escolar no se cambian de la noche a la mañana y lo mismo sucede con las nuevas concepciones educativas, nuevas metodologías y nuevas formas de organizarse. Nuestra propia experiencia nos dice que, por ejemplo, la introducción de nuevas metodologías trae consigo al principio una fase de desconcierto, de confusión, de inseguridad y de desanimo. Progresivamente, si el cambio tiene éxito, el proceso genera en nosotros mayor confianza y desarrollo personal, Con el tiempo y la practica los principios que lo sustentan se interiorizan, es decir, se integran en las ideas y practicas ya existentes.

    Rol de los órganos directivos en la Institución Educativa

    El proceso de gestión "implica dirigir el funcionamiento y desarrollo de un sistema", como lo es la escuela, para darle direccionalidad al servicio educativo que ofrece, basándose en:

    • 1) la normativa legal,

    • 2) la normativa general y la técnica, aportadas por la pedagogía, la didáctica y otras ciencias de la educación,

    • 3) el curriculum restringido y el amplio, 4) las políticas y los planes educativos. Este servicio educativo, además, se fundamenta en los principios pedagógicos de la educabilidad, la educatividad, la pasión y la racionalidad, y consiste en la acción del docente para dinamizar y orientar el proceso de enseñanza-aprendizaje para que el alumno logre unos objetivos previamente delimitados, a través de la adquisición de contenidos conceptuales, actitudinales y procedimentales, y ser así una experiencia de aprendizaje pertinente y significativo orientada a aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a convivir y aprender a ser.

    La gerencia de la institución educativa es el proceso a través del cual se orienta y conduce la labor docente y administrativa de la escuela y sus relaciones con el entorno, con miras a "conseguir los objetivos institucionales mediante el trabajo de todos los miembros de la comunidad educativa", a fin de ofrecer un servicio de calidad, "y coordinar las distintas tareas y funciones de los miembros hacia la consecución de sus proyectos comunes". Para ejercer la dirección de la escuela se debe contar con un perfil profesional de competencias.

    Estas funciones determinan el perfil de competencias que debe poseer el director y los directivos, asociadas con:

    • 1) el manejo de las relaciones interpersonales, ya que como líder representa a la institución ante la comunidad educativa y organismos del sistema escolar y otros entes externos. Su rol es motivar y estimular la participación y compromiso con las labores docentes, administrativas y proyectos;

    • 2) el manejo de la información que obtiene en su interrelación con los agentes de la comunidad educativa y su entorno, obteniendo así una visión de conjunto de la realidad de la escuela y de los procesos docentes y administrativos, la cual facilita el diagnóstico y la dirección de los proyectos y de la escuela en su conjunto; y

    • 3) la toma de decisiones y la autoridad para emprender nuevos planes, organizar el trabajo, asignar las personas y recursos disponibles para su ejecución

    Sus principales funciones en la dirección de la escuela serían:

    • 1. representarla ante las instancias del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes y demás instituciones y entes de carácter educativo;

    • 2. dirigir y coordinar sus actividades;

    • 3. dinamizar sus órganos de dirección y consulta, así como la participación de la comunidad educativa;

    • 4. organizar y administrar el personal y recursos asignados;

    • 5. asesorar a los docentes en la adaptación del curriculum y las prácticas pedagógicas;

    • 6. impulsar programas y proyectos de innovación y formación docente; y

    • 7. atender y orientar al alumnado y representantes.

    Se derivan como competencias la capacidad para proporcionar dirección a la gestión de la escuela con una visión de conjunto y desarrollar un ambiente y cultura de trabajo en equipo que favorezca la participación creativa y la innovación, habilidad para obtener y procesar información relevante para planificar y solucionar problemas, capacidad de negociación y generación de compromiso, liderazgo centrado en el modelaje, disposición a aprender, habilidad para formar y asesorar en los procesos docentes y administrativos y capacidad de establecer vínculos de colaboración con la comunidad y su entorno, entre otras.

    El rol del gerente educativo y de los directivos es gerenciar el sistema que representan la escuela que dirigen o la red escolar que coordinan, a fin de satisfacer las necesidades de los diferentes actores internos o vinculados a la institución y así contribuir a cubrir la demanda cuantitativa y cualitativa de educación. Todo directivo al gerenciar la escuela aplica, de manera continua, en conjunto con los demás actores, el ciclo PLANIFICAR-EJECUTAR-REVISAR-ACTUAR

    La aplicación de este ciclo es el proceso de dirección de la institución, a través del cual se planifica, organiza, dirige, controla y da seguimiento a la gestión escolar, optimizando la utilización de los recursos materiales, financieros, tecnológicos y humanos disponibles.

    Es importante establecer indicadores, criterios y un sistema de información para evaluar y retroalimentar al gerente sobre el avance y nivel de cumplimiento de los objetivos, metas y actividades previstas, todo ello con el objeto de evaluar continuamente los resultados e impactos en términos del nivel de rendimiento de los alumnos y de los procesos docentes y administrativos, a fin de tomar decisiones sobre ajustes a la programación.

    El sistema gerencial a instaurar en la escuela para lograr su excelencia académica implica:

    • 1) crear el deseo de la mejora de las prácticas pedagógicas y de la gestión de la escuela;

    • 2) crear la creencia de que se puede hacer, a través de la promoción y liderazgo de proyectos sencillos;

    • 3) proporcionar los medios conceptuales pedagógicos, materiales y tecnológicos para hacerlo; y

    • 4) hacerlo, una vez creado el deseo, la creencia y la infraestructura de conocimientos y de herramientas.

    El modelo de dirección de la escuela para lograr convertirla en un centro educativo de excelencia:

    • 1) se alimenta de insumos, tales como: alumnos con competencias y conocimientos previos, docentes, plan de estudio y el ambiente institucional determinado por la cultura y el clima organizacional que posee;

    • 2) produce como resultados: alumnos que logran aprendizajes significativos y pertinentes, una organización eficaz, eficiente y contextualizada, producto de la innovación, su ensayo y la adecuación de sus prácticas pedagógicas; y

    • 3) contempla para transformar los insumos en los resultados antes descritos, los pasos o etapas siguientes: generación del compromiso con la transformación, diseño del proyecto a construir, liderazgo y participación en la transformación, evaluación continua del aprendizaje colectivo y potenciación del aprendizaje continuo.

    El proceso de dirección de la escuela exige del directivo la capacidad para formar equipos de trabajo, el manejo de los procesos de delegación y la toma de decisiones en grupo y el de manejo de conflictos, a través de un enfoque de solución de problemas, para así poder contar con mayor tiempo para desarrollar labores de mayor valor agregado y un clima que favorezca la solución de los problemas de la gestión y la innovación pedagógica.

    En el proceso de dirección de la escuela, el director y los directivos deben utilizar un conjunto de herramientas de carácter cuantitativo y cualitativo que le permitan diagnosticar la realidad de la escuela y tomar decisiones sobre los planes y proyectos a acometer, para lograr desarrollar la institución de acuerdo al proyecto común de todos los actores de la comunidad educativa.

    Capacidades del nuevo liderazgo educativo

    En el proceso educativo de la segunda ola hemos tenido un modelo de educación estandarizada; este tipo de educación fracasó porque fue incapaz de desarrollar individuos creativos adecuados para sobrevivir a los rápidos y grandes cambios. Ahora la educación necesita nuevos modelos, nuevas formas en donde se puedan potenciar e impulsar las diferentes capacidades de cada individuo.

    Por las características que presenta este nuevo proceso de la tercera ola, podemos observar que carece de direcciones preestablecidas, es decir estamos asistiendo a una transformación nunca antes vista en los campos sociales, políticos y económicos, cuyo producto es el nacimiento de una Nueva Civilización basada en el Conocimiento, Liderazgo y la Creatividad.

    Esta sociedad de la tercera ola que va naciendo está tratando de articular valores y paradigmas, utilizando al conocimiento como poder. Los nuevos enfoques van a surgir a partir de antiguas teorías, para poder entender un poco ésta idea nos remitiremos a Thomas Kuhn quien descubrió que dentro del desarrollo de las ciencias se generan rupturas, crisis y huecos, donde teorías enteras van a sucumbir, surgiendo nuevas, hasta que nuevamente entren en crisis y se derrumben. Entonces podemos decir que para comprender nuevas formas dentro del pensamiento social-moderno, necesariamente estarán en revisión permanente los antiguos y vigentes esquemas. Cuando analizamos el principio de la sociedad llegamos a la conclusión que el elemento que participa en todo es el humano.

    La sociología política nos demuestra que un ser vivo se realiza por otro, con otro o para otro ser vivo, por ejemplo: el macho y la hembra, el hijo y la madre. A partir de esto vamos a encontrar un nuevo enfoque que nos va a permitir nuevas luces para comprender otros fenómenos. Lo importante es que nos va permitir, comprender como se produce la relación social. Ahora para que se produzca la relación social requerimos de un proceso. Este proceso comienza con una 1era. Etapa, en la cual se va a configurar el proyecto en sí, que es una anticipación que se construye el ser vivo para poder ser por otro. El proyecto inicialmente estará encapsulado en el ser vivo, el cual tiene que ser plasmado en la sociedad. Todo comienza con un proyecto, desde lo más simple hasta lo más complejo. Por lo tanto el que no tiene un proyecto tiene que crearlo.Ahora todo proyecto social por más simple que sea:

    • Refleja las deficiencias y limitaciones.

    • Refleja al ser o seres deficientes.

    • Refleja a los que van a superar las deficiencias.

    • Refleja los medios o instrumento que van a servir para superar las deficiencias.

    • Refleja el modo o la forma en que vana a complementarse a los seres para superar las deficiencias.

    • Refleja el fin o lo que busca superar el resultado.

    "En todo proyecto logrado, se reflejan los resultados". El Proyecto es un ordenador social, una codificación; como una semilla que tiene un sembrador que espera que las condiciones estén dadas para que el árbol se enraíce, crezca y de frutos. El Proyecto que da paso a una 2da. Etapa, la cual va a ser la Relación Social, esto significa que el Proyecto y el ser vivo tienen que encontrar un vínculo y generar la Relación Social, la complementación.El lenguaje habilitador dentro de la 2da. Etapa del proyecto social, sirve para el transporte de las cargas sociales de un ser a otro y así ser multiplicador.

    La relación social da paso a una 3ra. Etapa, la más decisiva, que es la Realización Social donde se desencadena la acción y el proyecto social se hace realidad. Lo único que nos va a sacar de la crisis política, va a ser las instituciones políticas que se adecuen a los ritmos modernos. No se puede llegar a ninguna meta por sí solo, el hombre es eminentemente social; el hombre se tiene que complementar.

    A raíz de la presencia del cambio que vivimos y de la constante desestructuración que trae consigo los países y las , los hombres ya no pueden mantenerse bajo esquemas de organizaciones tradicionales; es en estas circunstancias que surge el tema del liderazgo. El líder ahora va a ser la persona creadora, que va a innovar y romper paradigmas. El líder va a nacer pero socialmente, no necesariamente es el que tiene el poder. El liderazgo del líder, no depende tanto del posicionamiento como de su poder creador.

    El líder es el que va a conducir abriendo caminos, partiendo de Proyectos Nuevos, a los líderes se les va a encontrar en los procesos históricos donde dirigen los cambios, el líder va de la mano con la evolución; entonces podemos decir que: "El líder es el que crea una nueva realidad a partir de un proyecto nuevo, y para crear esa nueva realidad, crea también el camino y las medidas para su concreción".

    El sistema de la sociedad nunca forma líderes, los líderes se forman con sus proyectos, los cuales resuelven las necesidades sociales, políticas y económicas. En las sociedades anteriores existió liderazgo pero de la siguiente manera:

    • Era resistente al cambio, no hubo ninguna sociedad que se abriera al cambio.

    • Los líderes aparecían de los márgenes sociales.

    • Los líderes generaban conflictos.

    Si la sociedad ha avanzado hasta donde nos encontramos, es porque existieron creadores, existieron líderes con liderazgo habilitador y multiplicador.

    El líder como creador es:

    • El que vence las resistencias al cambio.

    • El que guía el cambio y la innovación.

    • El que no sólo tiene poder por posición social sino por su visión de futuro.

    • El que compromete y motiva la realización de lo nuevo.

    • Quien en su Proyecto tiene las fuerzas nucleares de la creación.

    • El que tiende al surgimiento de nuevos líderes a su alrededor.

    • El realizador de la nueva valorización de las instituciones.

    Líder es aquel queImpulsa alDesarrollo y transformaciónEducativa, incentivando elRescate de valores y principios morales.

    Emprendamos una laborDedicada al servicio,Unidad, justicia y equidad, desarrollandoCapacidades que nos llevan a un continuoAprendizaje que permitaTrascender, dando lugar a laInnovación profunda yVerdadera que dignifique yOriente a la humanidad.

    El liderazgo del Director

    El director de la institución educativa debe tomar conciencia de su rol de líder, debe inspirar respeto y debe ganar apoyo por lo que sostiene, por lo que él representa y por sus formas de relaciones con sus colegas. El líder tiene poder, autoridad e influencia. Además una persona se convierte en líder si posee la personalidad necesaria para una particular situación de liderazgo, es decir, "es el hombre para la situación".

    El liderazgo del director se reconoce como fundamental para promover y garantizar el cambio en una institución educativa. Cambio como exploración y como aprendizaje de nuevas formas de pensar y de actuar. Las reflexiones que siguen consideran el plantel con una mirada nueva y al personal docente como el recurso más importante que hay que motivar y desarrollar profesionalmente.

    ¿Qué es la autoridad?

    Es la facultad de poder imponer obediencia. La autoridad puede expresarse de muchas formas. Existen variaciones legales, militares, familiares y organizativas en cuanto a reglas, sanciones y símbolos de autoridad. La toga del juez, el bastón del general o la gran mesa del director de una empresa son imágenes bien conocidas que transmiten el mensaje de que la autoridad es el poder legítimo.

    Max Weber distinguía tres tipos fundamentales de autoridad: tradicional, racional-legal y carismática. En el primer caso, las fuentes tradicionales cuando alcanzan rango de ley dan lugar normalmente al Derecho consuetudinario. La autoridad tradicional se basa en el principio de la costumbre y suele reflejarse en instituciones políticas con cargos hereditarios. Puesto que quienes ostentan la autoridad están legitimados por la fuerza de la costumbre, los cambios sólo pueden producirse si una porción de la población los desea.

    El segundo caso (la autoridad racional-legal) está basado en el derecho positivo. Es característica del Derecho civil o administrativo, destinado por lo general a restituir una condición o relación alterada más que a vengar o castigar. Refleja un reparto complejo de trabajo político-administrativo y se basa en el principio de legalidad, que supone la regulación de las relaciones de autoridad por medio de leyes confeccionadas de forma racional.

    El tercer caso (la autoridad carismática) suele ser residual. Aquí, un dirigente se presenta como guía o representante de la revelación divina. El caso típico es Jesucristo. El Vaticano, el papa, los cardenales y los obispos son ejemplos de carisma rutinario de la sucesión apostólica. Weber indicó que la autoridad carismática, con el tiempo, tiende a convertirse en autoridad tradicional.

    Esto permite identificar determinadas instituciones de autoridad como la Iglesia, la monarquía o el Consejo de Ministros, que se apoyan en una combinación de los tres tipos de autoridad citados por Weber. Casi por definición ciertas formas de autoridad familiar, como el patriarcado o el matriarcado, están basadas en la tradición, aunque también intentan apropiarse del valor añadido de fuentes racional-legales. La fuerza de la policía o de la Hacienda Pública tiende a ser racional-legal, mientras que el capitán del equipo de fútbol, el líder político, el predicador evangélico o el empresario innovador tienen autoridad carismática.

    La autoridad difiere del poder en que no es una fuerza sin más, sino que va revestida de una combinación de los tres tipos de valores citados anteriormente. Además, la autoridad es conferida de algún modo por el pueblo, mientras que el poder es ejercido por los dirigentes, a veces en condiciones de coerción física. La autoridad de un rey puede encontrarse a sólo un paso del usurpador o de quien no hacía mucho era considerado un terrorista. Siempre se tiende a establecer una rutina y a santificar el poder y convertirlo en la autoridad a fuerza de ritual, y ceremonia.

    La palabra autoridad viene del latín auctoritas. El profesor Michel Humbert, en su libro « Instituciones políticas y sociales de la antigüedad » (Précis Dalloz) da informaciones referentes a esta última palabra.

    Define la noción de autoridad en un sentido más bien jurídico y social. Es su carácter necesario, incluso indispensable a la estructura de toda la sociedad lo que la hace legítima para la mayoría y que permite oponerla a erga omnes —con la condición, claro está, que sea jurídicamente regular—. No debemos olvidar tampoco lo que llamamos la autoridad natural que puede desprender una persona (y aquí también el aspecto benéfico es subyacente). La noción de autoridad ha sido tratada en filosofía y en sociología, en particular por Max Weber y Alexandre Kojeve.

    La autoridad puede depender mucho del temperamento, de la forma de ser de cada uno. No obstante, puede adquirirse, mejorarse o perderse conforme a normas seguras que conviene conocer.

    Cuando a un padre o a una madre, o a un profesor, no le obedecen –en condiciones normales, claro está–, la falta no está de ordinario en los chicos, sino en quien manda. Repetir órdenes sin resultado, intervenir constantemente, mostrar aire dubitativo o falta de convicción y seguridad en lo que se dice, son las causas más habituales de la pérdida de autoridad.

    No ha de confundirse autoridad con autoritarismo. La dictadura familiar requiere poco talento, pero es mala estrategia. Ser autoritario no otorga autoridad. Hay quien piensa que el éxito está en que jamás le rechiste una orden. Pero eso es confundir la sumisión absoluta de los hijos con lo que es verdadera autoridad, no saber distinguir entre poder y autoridad.

    El poder se recibe, la autoridad hay que ganarla en buena lid: se conquista mereciéndola.

    "Autoridad" es lo contrario de "autoritarismo". La persona investida de autoridad es aquélla que suscita en nosotros una admiración fecunda; en su magisterio descubrimos una enseñanza que, a la vez que amplía nuestros conocimientos, enaltece nuestra vida. Quien está dotado de autoridad ensancha nuestro horizonte vital; quien, por el contrario, impone su autoritarismo, lo estrecha hasta hacerlo irrespirable. El desprestigio de la "autoridad" explica también la decadencia del "maestro", otra de las palabras más hermosas de nuestra lengua, hoy suplantada por absurdos eufemismos. Un maestro es aquella persona que, armada de autoridad, ayuda al discípulo a descifrar la realidad y a situarse en ella. La tarea del maestro consiste en formar personas con libertad de elección y libertad de juicio; pero esta tarea resulta imposible cuando faltan maestros que nos aporten elementos de juicio y nos enseñen a elegir.

    La autoridad no se impone, sino que se muestra; y, cuando es una autoridad atractiva, provoca en el joven una suerte de empatía transformadora. Por supuesto, luego ese joven podrá apartarse de los criterios interpretativos de la realidad que su maestro le ha ofrecido; pero cuando esos criterios faltan se condena al joven a naufragar en un océano de impresiones contradictorias y banales, se le condena también a creer que su capricho puede sustituir el esfuerzo, que su libérrima voluntad puede erigirse en única brújula de su crecimiento humano e intelectual.

    Poder, autoridad y política en la Dirección

    En el "Arte de amar", Erich Fromm señala que la mayor parte de la gente considera al amor como un objeto a poseer y no como una capacidad o facultad a desarrollar. De hecho, él escribe su obra con el fin de destacar la importancia de reconsiderar este segundo aspecto.

    Con el concepto de "poder" ocurre algo similar. Muchos entienden al poder como una cosa que puede ser poseída. Así, hablamos de "la lucha por el poder" o de que "tal o cual persona tiene el poder". El Poder, tomado en esta acepción, se vincula a cargos y roles y tiene un reconocimiento social. Pero el poder puede ser entendido también como una relación interpersonal: toda relación en la que una persona logra imponer su voluntad a otra puede ser considerada como una relación de poder.

    Las relaciones de poder no siempre se adecuan al organigrama o al diagrama de flujos que se halla definido formalmente. En la práctica diaria, todos los actores tienen capacidad de influir sobre las decisiones de los demás, en mayor o menor medida. Por ello el entramado del poder es mucho más complejo que la "cadena de mandos" formalmente estatuida.

    Michel Foucault. El filósofo francés Michel Foucault llegó a ser mundialmente famoso por su búsqueda de los distintos modelos de poder en la sociedad. En 1970 ingresó como docente en uno de los más prestigiosos centros académicos de su país, el Collège de France.

    Foucault señala que a partir del siglo XVII se impone un tipo de poder que él denomina "disciplinario", un poder que "no encadena las fuerzas para reducirlas; lo hace de manera que a la vez pueda multiplicarlas y usarlas". Entre las instituciones en las que la disciplina ocupa el primer lugar, Foucault destaca a la Escuela. Allí el poder tiene por finalidad formar individuos útiles al sistema.

    El poder disciplinario opera sobre el cuerpo. Por ello controla el espacio y el tiempo buscando imposibilitar todo comportamiento no deseado. Para él la mirada es fundamental: "El aparato disciplinario perfecto permitiría a una sola mirada verlo todo permanentemente", afirma Foucault. Para ello el ordenamiento espacial y temporal resulta indispensable, porque permite ver quién está en su lugar y quién no, quién está haciendo lo que en ese momento está estipulado que debe hacerse y quién no.

    El "panóptico" de Bentham (diseñado en el siglo XVIII) es la concreción arquitectónica consumada del poder disciplinar. En ella el superior puede mirar, sin ser mirado, a todos los individuos a su cargo, los cuales pueden mirarse entre sí con todos menos con sus vecinos. Esta situación genera en el individuo la sensación del control permanente. En las escuelas "las miradas" son también fundamentales, pero aquí son de ida y vuelta, y el maestro resulta tanto o más observado que el alumno, con lo que el poder disciplinario, lejos de disminuir, se torna aún más complejo.

    Como ya hacía notar Max Weber, el orden y la racionalidad en la administración estatal exige el crecimiento de la burocracia, pero ésta puede tornarse peligrosa si termina siendo una "máquina" que en vez de facilitar dificulta la implementación de las políticas del Estado y se limita a perpetuar o incluso incrementar los beneficios de sus miembros.

    En su devenir transformador, la modernidad tuvo en la educación a una de sus herramientas fundamentales. Según Foucault, con su poder disciplinario la Escuela "fabrica individuos….cuerpos sometidos y ejercitados, cuerpos dóciles…aumenta las fuerzas del cuerpo (en términos económicos de utilidad) y disminuye esas mismas fuerzas (en términos políticos de obediencia)".

    Con esa finalidad, los Estados nacionales modernos fueron conformando sistemas educativos que tendieron a incluir a la totalidad de la población en su niñez y adolescencia. Estas construcciones sociales resultaron sumamente complejas y para administrarlas fue necesario crear un numeroso cuerpo de burócratas. La escuela forma parte del Sistema Educativo y recibe de él reconocimiento y, en muchos casos subsidios. Por ello "EL Ministerio", que administra el Sistema en su conjunto, es un referente fundamental a la hora de tomar decisiones. Dentro de la Escuela no pocas veces algunos hacen valer el poder que les otorga el tener "contactos" o "conocimiento de cómo son las cosas en "El Ministerio", que es visto en algunas ocasiones como una realidad lejana e incompresible.

    Esta fuente de poder disminuye drásticamente en la medida en que son más los miembros de la institución que les han perdido el miedo al Ministerio por haber tenido contacto directo con él. No debe extrañar, por tanto, que algunos directivos dificulten ese contacto directo para conservar el poder que les otorga ser los únicos que interactúan con él.

    En términos generales el poder ha sido considerado como un concepto más amplio que el de autoridad, entendido como un caso especial de poder.

    Al tratar el poder varios autores han retomado la definición de Max Weber, como la probabilidad de tomar decisiones que afecten la vida de otro(s) pese a la resistencia de éstos. En la medida en que el poder se ejerce por medio de la fuerza y la coerción, Weber distingue entre el mero ejercicio del poder y la relación de dominación: El concepto de poder es sociológicamente amorfo. Todas las cualidades imaginables de un hombre y toda suerte de constelaciones posibles pueden colocar a alguien en posición de imponer su voluntad en una situación dada. El concepto de dominación tiene por eso, que ser más preciso y sólo puede significar la probabilidad de que un mandato sea obedecido.

    En su análisis sobre el poder, D. M. Wrong estudia y clasifica las diferentes modalidades de ejercicio según la diversidad de sus fundamentos. Para hacer que su poder sea efectivo, un individuo o grupo puede apelar a los temores, a sanciones físicas, al ejercicio de la persuasión, a la manipulación o al compromiso que los no-poderosos tienen con el "sentimiento del deber". Dependiendo de sus bases, Wrong distingue las relaciones que son asimétricas de las que exigen reciprocidad. Dentro de las primeras están la fuerza y la manipulación; dentro de las segundas la persuasión y la autoridad.

    Mientras que el poder que se ejerce por la fuerza tiene su sustento en la violencia, la manipulación es un poder que se ejerce ocultando las intenciones mediante un esfuerzo deliberado y exitoso de influir en las respuestas de individuos o grupos a los que no se les comunica explícitamente las intenciones del poderoso. Este "lavado de cerebro" induce tanto a la compra irreflexiva de determinados productos como a votar por ciertos candidatos. Por su parte, debe entenderse por persuasión aquella forma de poder que intenta convencer mediante argumentos que se aceptan sólo después de ser evaluados independientemente e integrados como base del comportamiento propio.

    A diferencia de la fuerza, la manipulación y la persuasión, la autoridad se vincula a la existencia de cierta legitimidad y de una estructura jerárquica que conlleva a ordenamientos institucionalizados.

    Lo anterior no implica que la autoridad renuncie al ejercicio de la fuerza y la violencia sino que, como Weber ha señalado, ésta se ejerce con un sustento legítimo y en esta medida se minimiza la necesidad de mantener los medios de coerción en alerta constante: "Sólo cuando un sistema de autoridad se desmorona, o un individuo dado pierde su autoridad, debe recurrirse al poder para asegurar su conformidad...". Al respecto algunos autores como Easton y Arendt, han señalado la necesidad de diferenciar entre el ejercicio efectivo de la fuerza y la mera amenaza de su utilización. Conviene no perder de vista la distinción significativa entre la exclusión efectiva de una persona del sistema político (ya sea mediante la eliminación física o el encarcelamiento). A diferencia del mero poder, la autoridad previene la aplicación de la fuerza como tal: "cuando se usa la fuerza es que la autoridad ha fallado". En tanto el poder ordena y está respaldado, si es necesario por la imposición, la autoridad "apela", y deja de ser tal si se impone.

    Weber contrapone la acción ocasional de la comunidad al carácter permanente de la asociación institucional, y define los diferentes fundamentos de la legitimidad como justificación interna de la obediencia que está interiorizada, tanto en los gobernados como en los gobernantes.

    En la medida en que es legítima, toda autoridad se sustenta en las leyes. Así la autoridad se distingue del poder coercitivo y del liderazgo basado en la capacidad de influir y en la persuasión por la legitimidad. La relación de autoridad es una relación de órdenes y obediencia en la cual la autoridad tiene el derecho de mandar y los otros la obligación de obedecer. Esta definición de la legitimidad como sustento de la dominación está basada en los planteamientos weberianos y es compartida por varios autores.

    A diferencia de la persuasión, la autoridad no intenta presentar argumentos sino asegurar el cumplimiento de las órdenes. En oposición a las relaciones igualitarias de persuasión, los lazos de autoridad son siempre jerárquicos. La relación autoritaria no descansa ni en argumentos razonados y compartidos ni en el mero poder coercitivo sino en una estructura cuya razón y legitimidad es reconocida tanto por los que mandan como por los que obedecen y donde cada uno tiene un lugar jerárquicamente definido.

    En la medida en que los deberes y obligaciones están claramente estatuidos, el comportamiento es previsible y la relación es continua, de allí que, en la relación de autoridad la importancia del contenido de la comunicación pueda ser secundario frente al significado prioritario del estatus que ocupa quien da la orden. En este sentido la autoridad es un poder institucional (Bierstedt) y legítimo (Weber) que se ejerce manteniendo cierta "" entre los que mandan y los que obedecen. De allí que la posesión y ejercicio de la autoridad tiende a estar íntimamente asociada con un conjunto de rituales -pompa y ceremonia- y de elementos simbólicos -cetro, corona, etc.

    Así, el concepto de autoridad conlleva una serie de identificaciones, demandas y expectativas que se vinculan a la fórmula política. Afirmar que una persona tiene autoridad significa que es poseedora de poder que le asigna la "fórmula política" y que aquellos que se adhieren a ésta, consideran que se ejerce en forma justa y apropiada.

    La atribución de autoridad siempre tiene un contenido "subjetivo", porque involucra no solamente a las personas que mandan sino también a las que obedecen. La relación de autoridad implica la aceptación de la misma; su mantenimiento y continuidad dependen, en gran medida, del prestigio de las personas que ocupan los distintos cargos. Así, la autoridad legítima presupone un conjunto de reglas compartidas que prescriben la obediencia dentro de ciertos límites. Para ser legítimas estas normas deben ser comunes a un amplio número de personas y no limitarse a regir únicamente las relaciones que estrictamente se establecen entre los que mandan y los que obedecen.

    Tenemos que tener en cuenta que las políticas en las direcciones tienen diversos objetivos, de acuerdo a la gestión que realiza cada Director, así tenemos por ejemplo: Formar niños y jóvenes como ciudadanos capaces de construir la democracia y el desarrollo nacional, armonizando el proyecto colectivo con su propio proyecto personal de vida. y como objetivo referido a la organización y funcionamiento escolar: Fortalecer la escuela pública asegurándole autonomía, democracia y calidad de aprendizajes.

    La formación personal y ciudadana tiene implicancias en el plano pedagógico e institucional. En el primer caso, al «garantizar la centralidad al desarrollo social y personal como base del desarrollo moral y ciudadano» de los niños, niñas y adolescentes del país. Y en lo institucional, al «convertir los centros educativos en espacios cuya organización y convivencia estén basadas en el respeto, práctica y promoción de valores ciudadanos esenciales», enfatizando la necesidad de promover el protagonismo de los niños y adolescentes, mediante mecanismos que faciliten su participación y diálogo (como el consejo escolar, la eliminación de prácticas autoritarias y unilaterales y la extensión y fortalecimiento de diversas formas de organización autónoma de los estudiantes).

    De otro lado, fortalecer la escuela pública desde esta perspectiva es un desafío de grandes proporciones, tratándose de un sistema escolar que nunca ha conocido otra forma de funcionar que no sea de modo jerárquico y con escaso o ningún vínculo con la realidad y su entorno local.

    Un desempeño institucional autónomo y descentralizado supone, para comenzar, que las escuelas cuenten con oportunidades y capacidades para tomar decisiones y realizar proyectos educativos propios, pertinentes y relevantes a las necesidades de los estudiantes y a los requerimientos de formación ciudadana y de desarrollo local, regional y nacional. La democratización de la gestión implica, a su vez, la existencia de espacios y mecanismos permanentes de participación ciudadana en la planificación, administración y vigilancia de las políticas y decisiones educativas, en cada ámbito de la gestión (desde la escuela hasta el nivel regional y nacional).

    Decisión moral y ética

    En nuestra sociedad existe dichos "populares" que promueven inmoralidades como por ejemplo: "Dios perdona el pecado, pero no el escándalo". También

    "En nuestra sociedad existe la creencia popular de que ser capturado es malo, pero no lo es el hecho de robar" "Podríamos decir que, en realidad, estamos viviendo la carencia, o incluso, la parodia de una imaginaria escala de valores, digna de otro tiempo de respeto y hasta admiración, pero que hoy ya nadie cumple: El engaño y la mentira parecen ser hoy la norma, para conseguir .el bien de cada uno por encima de otros valores".

    Moral (del latín "mores": costumbres) "Es el conjunto de normas o imperativos que existen para ser realizados, y que se consideran valiosos y debidos, independientemente de que se realicen o no". La moral también es denominada moralidad (ámbito de la experiencia social donde se pone en juego normas, valores y acciones) que se consideran justos y buenos para la sociedad. La moralidad se modifica de acuerdo al momento histórico y social en que se vive.

    Ética (del griego "ethos": costumbres, hábitos) "Es la disciplina filosófica encargada de estudiar o reflexionar el comportamiento del hombre en sociedad". Los hombres desde que aprendieron a vivir en comunidad, tuvieron que saber convivir con los demás, y para eso crearon ciertas normas que permitían esa convivencia, es decir se dieron pautas de lo que es bueno y lo que no es bueno para la comunidad; la aparición de la ética es posterior. Los hombres no podemos vivir sin normas ni valores, por eso se dice que el hombre es un "animal ético". Sólo los hombres son capaces de proyectarse hacia un futuro mejor, el desear un estado de cosas mejor, es decir lo que "debiera ser". El objeto de estudio de la Ética es la moral.

    Las palabras ética y moral se usa en forma libre e imprecisa, ejemplo: tal acción "no es ética ni moral", el congresista Gonzáles merece una "sanción ética y moral". Cada vez que hablan de lo ético, lo relacionan con la moral o viceversa.

    Ortega y Gasset decía que para el hombre, la moral no es un premio, sino es el "ser mismo del hombre que está en su propio juicio y vital eficacia". Esto quiere decir que un hombre que no tenga moral no está en posesión de si mismo, no vive su vida, no crea, no fecunda y no le interesa su destino.

    A nosotros nos interesa saber ¿Cómo es bueno vivir en el Mundo? No puede vivirse sin saber como es bueno vivir en el mundo. No se puede vivir sin una moral que nos oriente, que nos encamine hacia la asimilación de los valores humanos. Siempre nos preguntamos ¿Qué debo hacer?

    Las normas morales no tratan de explicar sino de provocar, de suscitar un comportamiento que se considera adecuado o valioso. Así aparecieron en nuestra historia personas que invitaron a realizar un modo de vida que creen justo y bueno como Cristo, Buda, Gandhi, etc. La Ética toma la moral de estas personas y reflexiona sobre ellas y las explica. La ética, no crea la moral, sino que se limita a reflexionar sobre ella.

    La palabra moral cuando es adjetivo calificativo de una persona, es, normalmente, sinónima de buena y honesta. Por eso muchas veces decimos que un hombre es "moral" cuando es bueno y justo, y cuando es lo contrario decimos que es" inmoral". El hombre honesto no es aquel que es poseedor de formulas morales que continuamente predica y aconseja, sino que es su vida y comportamiento ejemplo y espejo de ese sentido moral que le es propio y con el cual encamina su vida.

    La conciencia moral que cada uno de nosotros tiene o debería tener nos dicta lo que debemos hacer u omitir, por eso Sócrates decía que es una voz interna que nos guía en los momentos difíciles de nuestra vida y en la cual no sabemos decidir, ahí él aplicaba la famosa frase "conócete a ti mismo". La conciencia moral es el uso, la reflexión y la consideración personal que hacemos de la norma.

    Nosotros emitimos juicios morales cuando nos pronunciamos sobre la bondad o maldad de unos actos que pueden ser pasados, presentes o previstos y manifestamos rechazo, indiferencia o aceptación. Pero para poder emitir juicios morales, yo tengo que tener conciencia moral.

    El hombre es un ser "utópico" por naturaleza; es decir, tiende siempre a soñar en un futuro mejor ya sea para si mismo, ya sea para los que le rodean. Por eso se dice que todos buscamos el bien de nuestras acciones. Según Sócrates para buscar el bien hay que obtener conocimiento, pues no tenerlo conduce al mal, y el mal es producto de la ignorancia.

    También los hombres han buscado la felicidad , ejemplo de ello tenemos en el planteamiento de Aristóteles, Platón y Sócrates; o en Diógenes que caminaba con una linterna en busca de un hombre que fuera verdadero y auténtico, independiente de los bienes exteriores, buscaba al hombre puro.

    Otros buscan el placer para llegar a la felicidad, como lo planteaban los Epicúreos, pero a diferencia de ellos, actualmente vivimos en la sociedad de consumo y pretendemos ese placer con desenfreno y no tenemos en cuenta que los epicúreos planteaban la moderación de los placeres, por eso ahora en el hombre contemporáneo esa búsqueda de bienestar, les trae "infelicidad".

    "Sin virtud, el hombre es el más impío y el más feroz de los seres; para vergüenza suya, no sabe mas que amar y comer"

    Siempre anhelamos que nuestras virtudes sean mayores que nuestros defectos, pero para ello debemos saber que son las virtudes. Según Aristóteles, la virtud es un "justo medio" entre dos extremos, dos vicios. Así por ejemplo la valentía sería un punto intermedio entre la cobardía y la temeridad. "La virtud es un hábito de conducta controlado por la razón del hombre, que se busca intencionalmente con el fin de lograr el bien". Podemos decir que la virtud es aquello que hace que algunas personas sacrifiquen sus auténticos deseos momentáneos por un fin mejor o por una causa justa.

    Para Kant la felicidad se halla en el cumplimiento del deber en todo momento. Esta es una exigencia que obliga al hombre por medio de la conciencia moral. El concepto del deber está muy unido al de responsabilidad moral. Para este filósofo el deber proviene de la voluntad del hombre mismo, el mismo se da su ley moral, su deber.

    "La mayor perfección moral posible del hombre es cumplir su deber y por deber. Que la ley moral no sea pues, solamente la regla sino también el móvil de las acciones"

    "Obra de tal modo que uses a la humanidad, tanto en tu persona como en la persona de cualquier otro, siempre como un fin... y nunca como un medio"

    "Las Virtudes son cualidades indispensables para pensar y tener modos de vida coherentes con la finalidad. Estas cualidades humanas o conductas fundamentales nos encaminan a la realización de la finalidad, tanto de nuestras actividades como de la autorrealización."

    Aristóteles define la Areté de la siguiente manera: "La virtud (areté) es un modo de ser (héxis) selectivo (proaíresis), siendo un término medio (mesótes) relativo a nosotros, determinado por la razón (lógos) y por aquello por lo que decidiría el hombre prudente (phrónimos).

    Cuando aparece la modernidad, el discurso filosófico de las virtudes no fue suficiente, por la aparición de nuevos factores sociales y propuestas filosóficas en el nuevo panorama económico-social.

    "El término latino traduce areté por virtus, lo cual está emparentado con varón (vir,viris). Desde ese trasfondo el lenguaje de las virtudes dejó de estar enfocado hacia la "excelencia" o plenitud de la existencia humana para referirse a la moral sexual o en el mejor de los casos a medios para lograr una felicidad post mortem. En todo caso, se comenzó a usar el término virtud desconectándolo con los otros elementos relacionados con ella".

    La virtud es un hábito, no es una pasión (como el odio, cólera, deseo, miedo, etc.), ni tampoco es una facultad o capacidad (de ese modo no somos buenos o malos por naturaleza, sino que nos formamos como hombre virtuosos o viciosos), la virtud es un modo de ser, es algo que se elige, no son simples impulsos, pasiones u opiniones. Y cuando elegimos ese modo de ser, ponemos en funcionamiento nuestra voluntad, nuestra razón y reflexionamos sobre lo que elegimos.

    El hombre siempre juzga y actúa por una escala de valores, por un sistema de prioridades sea cual fuere, y que la reflexión personal sobre los valores que nos mueven a establecer juicios morales y a comportarnos de un modo determinado.

    Max Scheler sostiene que los valores son siempre los mismos, lo que cambia es el hombre histórico que altera su orden respectivo. Pero los valores están ahí, y se descubren al igual que la verdad. Lo bueno, lo justo, lo bello, lo sublime, lo útil, lo verdadero, lo santo, son valores perseguidos por el hombre a través de la historia.

    El hombre está en el mundo, ante el mundo no sólo para conocerlo o para transformarlo sino también para valorarlo. Los valores tienen una importancia para la vida humana, pues son directrices para la conducta, son los que dan a nuestra existencia individual y social, su sentido y finalidad.

    Los pueblos transmiten normas, valores, acciones, principios, sanciones, conciencia, virtudes, etc. Antes de que apareciera la Axiología los valores eran comprendidos en forma aislada y asistemática. La noción de valor es prestada de la Economía, y uno de los primeros filósofos que habla de los valores es Nietzsche.

    Cuando se habla de Valores, nos indica que hay que escucharlo con cierto aire de respeto, porque es algo importante, pero lo primero que debemos tener en cuenta es que los valores sólo pueden ser relevantes mientras estén articulados con las virtudes y los deberes. Nosotros los hombres valoramos, es decir tomamos una actitud a favor en contra.

    Los valores son creaciones humanas, es decir son producto de las interrelaciones de los hombres entre si, y sólo existen si se realiza en el hombre y para el hombre. Los valores son objetivos, pero su objetividad es humana y social, la objetividad no es suprahumana, no trasciende el ámbito del hombre como ser histórico-social.

    Actualmente está de moda hablar de la "calidad educativa", es necesario tener en cuenta que no sólo es introducir los más amplios y actualizados contenidos cognitivos y de mejores métodos pedagógicos. El "Informe Delors" de la UNESCO, de 1996, enfatiza que la educación tiene como fundamento cuatro grandes pilares o aprendizajes: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a convivir con los demás, y aprender a ser. Para lograr la calidad educativa hay que obtener resultados en los cuatro pilares y no sólo en uno o dos pilares. Nosotros los maestros tenemos una enorme responsabilidad, porque no sólo formamos a nuestros alumnos para pasar el examen, sino tenemos que formarlos para toda la vida, y para que eso suceda tenemos que ser espejos en los cuales ellos noten que respetamos los valores, cultivamos virtudes y cumplimos con nuestros deberes.

    Debemos recordar que las Instituciones Educativas son microsociedades en las cuales se reproducen casi todos los elementos de la sociedad peruana, la sociedad "grande": hay autoridades, normas, disciplina; hay trabajadores, jefes, subordinados, y relaciones humanas; hay premios, castigos y reglamentos. Cada institución educativa forma un microcosmos, un pequeño mundo, que contiene todos los elementos que se ponen en juego en las relaciones adultas que luego va a tener esta persona en el trabajo, la familia y la sociedad. De manera que de la forma particular como articulemos estos elementos en la escuela, crearemos una especie de espacio de entrenamiento y de formación de actitudes, que después se van a reproducir cuando esta persona, siendo adulta, ejerza plenamente su actividad ciudadana, laboral y familiar.

    El rol del profesor debe ser de un intelectual crítico y transformador de la realidad en que vive, para eso debe orientarse hacia el análisis crítico de nuestra experiencia y practica profesional enmarcada en un contexto social, comunitario e institucional. Un análisis critico no sólo de su "saber y hacer docente" sino también de su "ser docente".

    Los docentes debemos resaltar nuestros aspectos afectivos y valorativos, fortalecer nuestra identidad, afirmar nuestro sentido de pertenencia a una comunidad la que espera un accionar, responsable y comprometido, "optar por determinados valores que tengan un reconocimiento universal y permitan vivir en comunidad como: RESPETO A LA VIDA, LA DIGNIDAD DE LA PERSONA, A SER HONESTO CON UNO MISMO Y CON LOS DEMÁS".

    Principios de Ética Profesional de un Centro Educativo

    La Ética profesional del Centro Educativo y del educador está constituida por el conjunto orgánico de derechos y obligaciones morales emanadas de la función pedagógica y deriva sus finalidades y normas específicas, de la condición básica de Institución y de persona, tanto del Centro Educativo, del educador así como del educando, en armonía con los anexos que implican exigencias del bien común.

    Además las relaciones profesionales y personales con los alumnos exigen ineludiblemente un marco de seriedad, justicia, amabilidad, honorabilidad y general discreción. Estas dimensiones psicológicas y morales permiten al docente exigir al alumno y ayudarlo sin desmedro alguno de la mejor relación formativa con él, cualquiera que sea el plano en que haya de realizarse y dejar siempre en el educando, una experiencia de estimación inmaculada que tienda a la elevación evolutiva de la personalidad. Permitirán orientar a los jóvenes en la búsqueda constante, libre, creadora y personal de la verdad, de la belleza, de la realidad y de la justicia. Y favorecerán, en fin, una conducta decente, decorosa y digna de fe entre las comunidades estudiantiles y en las instituciones educativas.

    Es elemental, casi obvio, que el profesional de la educación debe contribuir, en forma decidida con la calidad de su labor, al prestigio y eficiencia del centro educativo, institución, departamento o unidad especializada en que trabaja. En las relaciones con su patrono, superiores legítimos y compañeros de labores, ha de observar una conducta digna y respetuosa, sin perjuicio del derecho a ejercer una crítica sana y a la libre expresión.

    El docente debe contribuir al mantenimiento de un espíritu de reciprocidad, consideración, fraternidad y armonía entre todos los compañeros de trabajo, sea este un centro educativo, departamento u oficina. En este orden es básico el respeto a la dignidad, al honor personal y profesional y a la palabra o la acción de un compañero o de un colega; todo ello, sin perjuicio de los procesos legales, legítimos a que pueden dar lugar los abusos en el ejercicio de tales derechos.

    Lealtad, compañerismo, confianza, amistad y benevolencia serán las notas morales características de una relación ética entre colegas de la docencia en general y entre los que trabajan para una institución o departamento determinado.

    El docente, como miembro de un Centro Educativo, tiene la obligación de contribuir tanto en la esfera pública como en la privada, con su palabra y con su ejemplo, al prestigio académico, moral y social del Centro Educativo. Consecuentemente, el colega que incurra en hechos gravemente delictivos, al tenor de las leyes que rigen el país, ofenda el pudor y las buenas costumbres con sus formas de conducta o mengüe el decoro profesional, se hace merecedor definitivamente de una sanción.

    El docente deberá comportarse en general según las normas éticas derivadas de su condición de persona y de educador. Por ello, deberá actuar constantemente sujeto a las reglas elementales del Centro Educativo como son: lealtad y sinceridad, legalidad y buena fe, seriedad y responsabilidad, probidad, respeto y cortesía.

    Todo Centro Educativo debe estar fundado en los principios de lealtad, mutuo respeto, consideración y justa solidaridad, contribuir a que prive la armonía y la mejor relación humana entre los colegas de la institución; respetar en todo momento y circunstancias, el buen nombre, dignidad y honra del colega, abstenerse de toda expresión o juicio que pueda ir en mengua de su reputación y prestigio.

    La calidad total en Educación

    El tema de la calidad se ha convertido en un instrumento de extraordinario valor para la proyección de las u organizaciones hacia el futuro. La calidad es una preocupación de todos. La obtención de altos índices de calidad depende, en gran medida, del compromiso y del apoyo sólido y continuo que brinde la máxima dirección de las instituciones.




    La efectividad de la gestión de la calidad ha pasado a ser una condición necesaria y la fuerza más importante en el éxito de la organización. La calidad total, como nueva filosofía gerencial, intenta atenuar la diferencia entre lo que ofrece la organización y lo que espera el usuario de ella. Para lograr este objetivo, se requiere de la participación de todas las personas, así como de las herramientas de la capacitación y del adiestramiento como fundamento esencial en el logro de una cultura de calidad.

    La calidad supone capacidad para competir, normas internacionales en la materia (ISO 9000, por ejemplo) y básicamente, una forma distinta de analizar la organización, «pensar al revés». La calidad comienza a ser una demanda de las líderes a sus proveedores y se extiende como nuevo paradigma social; su demanda se universaliza, y las exigencias en términos de eficiencia y calidad se extienden a todos los ámbitos. Se exige más de los productos, de su presentación, de los servicios, de los tiempos de espera, de la atención personal y profesional, etcétera.

    En el contexto de la producción de bienes y servicios, la apertura de las economías y de los es un factor decisivo para cambiar las reglas del juego y mejorar los parámetros de calidad y de costos. Sus estrategias presentan un componente humano fuerte. Cambia la organización y el contenido del trabajo; se tiende a trabajar en equipos y el sistema de control se hace cada vez más horizontal. Los métodos de producción modernos y la implantación de nuevas tecnologías, exigen calificaciones actualizadas. Se reducen los niveles en la organización; cambian las regulaciones que rigen las contrataciones laborales y se facilita la «movilidad funcional». El recurso humano cambia su «lugar en la empresa», por lo cual tiene que movilizarse de otra manera.

    La combinación del control estadístico de la calidad, del perfeccionamiento y del planeamiento; la extensión del alcance de los sistemas de calidad a todos los procesos de la organización; la consideración de la calidad como un aspecto estratégico para la vida de la empresa junto a otros avances en esta materia, condujeron a que se le comenzara a denominar de manera genérica «gerencia total de la calidad» (GTC) a la integración de todos estos elementos en la vida de la organización. A ésta se le conoce también como control, gestión o administración total de la calidad.

    El enfoque actual de la calidad señala que ésta es el resultado de los esfuerzos inteligentes, concentrados e integrados de toda una organización. La GTC es el tipo de actividad que apoya a una organización, y en la que todos sus miembros operan con el interés de perfeccionar continuamente su trabajo para lograr la satisfacción total de las necesidades de sus usuarios/clientes. Su objetivo central radica en obtener resultados con un alto nivel de calidad en todos los aspectos del trabajo individual o de las operaciones de la organización en su conjunto.

    La GTC considera a los clientes como el elemento rector al que se subordina toda la actividad de la organización y de la realización correcta de todas las tareas desde el primer momento. La GTC comienza con el establecimiento de la visión, la misión, los valores y la estrategia de trabajo de la organización y culmina con el análisis y perfeccionamiento de la organización en general. Esta actividad está presente durante el ciclo completo de trabajo de la institución y requiere tanto del conocimiento de las necesidades expresas o implícitas de los clientes-usuarios, como de la evaluación continua de los productos, de los servicios y de los procesos con el fin de perfeccionarlos.

    El enfoque de la calidad total considera la satisfacción simultánea de todos aquellos a los que el trabajo de la organización afecta: accionistas, clientes y empleados, ya sean administrativos o no, así como del ambiente de la institución. Los accionistas buscan un rendimiento en sus inversiones, los clientes esperan productos y servicios de calidad, mientras que los empleados se empeñan en mejorar su nivel de vida. A este fenómeno se le denomina «tríada de la calidad».

    Para alcanzar dichos propósitos, las organizaciones deben transformarse en entidades orientadas al cliente. Esto exige una organización más flexible y una estructura menos jerárquica con la cual responder rápidamente a los cambios que se producen tanto en el ambiente como en las condiciones de trabajo en la que éstas realizan su actividad.

    Principios básicos que sustentan la Administración Educativa

    La definición etimológica es la forma más usual de la definición nominal, o sea, la explicación del origen de la palabra con que se designa aquello que se estudia, valiéndonos para ello de los elementos fonéticos que la forman. De esa manera suele encontrarse el verdadero significado de esa palabra y del concepto que esa misma palabra expresa. "La palabra administración se forma del prefijo ad, hacia, y de ministratio. Esta última palabra viene a su vez de minister, vocablo compuesto de minus, comparativo de inferioridad, y del sufijo ter, que sirve como término de comparación. La etimología de minister, es enteramente opuesta a la de magister: de magis, comparativo de superioridad, y de ter.  Así magister, indica una función de autoridad, minister expresa precisamente lo contrario; subordinación: el que realiza una función bajo el mando de otro; el que presta un servicio a otro. 

    La etimología nos da pues la idea que la administración se refiere a una función que se desarrolla bajo el mando de otro, de un servicio que se presta". Sin embargo, la administración puede definirse de diversas formas, al igual que muchas otras áreas del conocimiento humano, pero es posible conceptualizarla para efectos de su fácil comprensión e incluyendo sus aspectos más importantes a través del análisis y síntesis de diversos especialistas en la materia: 

    • a. Brook Adams. La capacidad de coordinar hábilmente muchas energías sociales con frecuencia conflictivas, en un solo organismo, para que ellas puedan operar como una sola unidad. 

    • b. Koontz & O'Donnell. La dirección de un organismo social, y su efectividad en alcanzar sus objetivos, fundada en la habilidad de conducir a sus integrantes.

    • c.  G. P. Terry. La administración consiste en lograr un objetivo predeterminado, mediante el esfuerzo ajeno.

    • d. Henry Fayol. Administrar es preveer, organizar, mandar, coordinar y controlar.

    • e. E. F. L. Brench. Es un proceso social que lleva consigo la responsabilidad de planear y regular en forma eficiente las operaciones de una empresa, para lograr un propósito dado.

    Con base en  los anteriores conceptos, y aprovechando su fondo común se propone la siguiente definición: 

    El proceso que conjunta principios y técnicas para el logro eficiente de una meta grupal, mediante el uso de sus recursos y esfuerzo.

    Los mismos conceptos y propósitos analizados para la estructuración de una definición sobre la administración nos dan la pauta para determinar su importancia. Las condiciones que imperan en esta época actual de crisis así como la necesidad de convivencia y labor de grupo, requieren de una eficiente aplicación de esta disciplina que se verá reflejada en la productividad y eficiencia de la institución o empresa que la requiera.

    Para demostrar lo anterior nos basamos en los siguientes hechos: 

    • 1. La administración puede darse adonde exista un organismo social, y de acuerdo con su complejidad, ésta será más necesaria. 

    • 2. Un organismo social depende, para su éxito de una buena administración, ya que sólo a través de ella, es como se hace buen uso de los recursos materiales, humanos, etc. con que ese organismo cuenta. 

    • 3. En las grandes es donde se manifiesta mayormente la función administrativa. Debido a su magnitud y complejidad, la administración técnica o científica es esencial, sin ella no podrían actuar. 

    • 4. Para las pequeñas y medianas empresas, la administración también es importante, por que al mejorarla obtienen un mayor nivel de competitividad, ya que se coordinan mejor sus elementos: maquinaria, mano de obra, mercado, etc. 

    • 5. La elevación de la productividad, en el campo económico  social, es siempre fuente de preocupación, sin embargo, con una adecuada administración el panorama cambia, repercutiendo no solo en la empresa, sino en toda la sociedad. 

    • 6. Para los países en vías de desarrollo, como el nuestro, (soy muy optimista) mejorar la calidad de la administración es requisito indispensable, por que se necesita coordinar todos los elementos que intervienen en ésta para poder crear las bases esenciales del desarrollo como son: la capitalización, la calificación de sus trabajadores y empleados, etc.

    La Administración Educativa, es un proceso social relacionado con la relación, mantenimiento, estimulo, con tal supervisión y unificación de las energías humanas y materiales, organizadas dentro de un sistema unificado para cumplir objetivos predertimanados del Sector Educación. Constituye un conjunto sistemático de órganos, funciones, procesos, acciones, técnicas y recursos para lograr la máxima eficiencia y eficacia en la ejecución de las actividades educativas.

    Las etapas de la Administración son:

    • i. Identificar plenamente el acto administrativo en el marco de su estamento legal y funcional.

    • ii. Prever las alternativas de perfeccionamiento de acuerdo a las especificaciones científicas del mayor y mejor trabajo con el menor esfuerzo para lograr la calidad.

    • iii. Aplicar o implantar las estrategias o tecnicas seleccionadas para lograrlo.

    • iv. Determinar la eficiencia del acto administrativo realizado, revisar y reprogramar nuevas acciones porque un acto administrativo, si bien, tiene su base normativa, siempre es factible de ser perfeccionado en función del mejoramiento de la calidad laboral.

    Se ha indicado que la administración proporciona los principios mediante cuya aplicación es factible alcanzar éxito en la dirección de individuos organizados en un grupo formal que tiene propósitos comunes. 

    Es necesario ahora agregar a tales conceptos las características de la administración y que son: 

    • a. "Universalidad. El fenómeno administrativo se da donde quiera que existe un organismo social, porque en él tiene siempre que existir coordinación sistemática de medios. La administración se da por lo mismo en el estado, en el ejército, en la empresa, en las instituciones educativas, en una sociedad religiosa, etc. Y los elementos esenciales en todas esas clases de administración serán los mismos, aunque lógicamente existan variantes accidentales. 

    • b. Su especificidad. Aunque la administración va siempre acompañada de otros fenómenos de índole distinta, el fenómeno administrativo es específico y distinto a los que acompaña. Se puede ser un magnífico ingeniero de producción y un pésimo administrador. 

    • c. Su unidad temporal. Aunque se distingan etapas, fases y elementos del fenómeno administrativo, éste es único y, por lo mismo, en todo momento de la vida de una empresa se están dando, en mayor o menor grado, todos o la mayor parte de los elementos administrativos. Así, al hacer los planes, no por eso se deja de mandar, de controlar, de organizar, etc. 

    • d. Su unidad jerárquica. Todos cuantos tienen carácter de jefes en un organismo social, participan en distintos grados y modalidades, de la misma administración. Así, en una empresa forman un solo cuerpo administrativo, desde el gerente general, hasta el último mayordomo".

    El uso de principios de la administración tiene como finalidad simplificar el trabajo administrativo. La clave de las acciones que deban emprenderse está sugerida por éstos.   A partir del supuesto de que los principios no son absolutos, sino flexibles y que pueden utilizarse aún en condiciones especiales y cambiantes, Henry Fayol enumeró 14 principios basados en su experiencia que pueden resumirse así:

    1. División del trabajo. Este es el principio de especialización que los economistas consideran necesario para obtener un uso eficiente del factor trabajo. Lo aplica a todo tipo de actividades, tanto técnicas como administrativas.  

    2. Autoridad y responsabilidad. Considera que la autoridad y la responsabilidad están relacionadas y señala que ésta se desprende de aquélla como consecuencia. Concibe la autoridad como una combinación de la autoridad oficial, derivada de la posición del administrador, y la autoridad personal, desprendida de su inteligencia, experiencia, dignidad moral, servicios prestados, etc.  

    3. Disciplina. Al definir la disciplina como el respeto por los acuerdos que tiene como fin lograr obediencia, aplicación, energía y señales exteriores de respeto, declara que para lograr disciplina se requiere contar con buenos superiores en todos los niveles. 

    4. Unidad de mando. Cada empleado no debe recibir órdenes de más de un superior. 

    5. Unidad de dirección. Cada grupo de actividades con el mismo objetivo debe tener un director y un plan. A diferencia del cuarto principio, se refiere a la organización del  cuerpo directivo, más que al personal. 

    6. Subordinación del interés individual al interés general. Es función de la administración conciliar estos intereses en los casos en que haya discrepancia. 

    7. Remuneración. La remuneración y los métodos de retribución deben ser justos y propiciar la máxima satisfacción posible para los trabajadores y para el empresario. 

    8. Centralización. Como cualquier agrupación, las organizaciones deben ser dirigidas y coordinadas desde un sistema nervioso central. Pero la cantidad de centralización o descentralización apropiada depende de cada situación. La meta es lograr el grado de centralización  que permita el mejor uso de las habilidades de los empleados. 

    9. Jerarquía de autoridad. Se refiere a una cadena de autoridad, la cual va desde los más altos rangos hasta los más bajos, pero se podrá modificar cuando sea necesario. 

    10. Orden. Tanto el equipo como el personal deben ser bien escogidos, bien ubicados y estar perfectamente bien organizados de manera que la organización opere con suavidad. 

    11. Equidad. Los administradores deben ser leales y respetuosos con el personal, y demostrar cortesía y justicia en su trato.

    12. Estabilidad en el empleo. Los cambios en las asignaciones de los empleados serán necesarios, pero si ocurren con demasiada frecuencia pueden perjudicar la moral y la eficiencia. 

    13. Iniciativa. Pensar un plan y llevarlo a cabo con éxito puede ser profundamente satisfactorio. Los administradores deben dejar de lado la vanidad personal y deben alentar a los empleados a hacer esto en la medida que sea posible. 

    14. Espíritu de equipo. Este principio sintetizado como la unión hace la fuerza, es una extensión del principio de unidad de mando, y subraya la importancia de buenas comunicaciones para obtenerlo".

    Nuevas tendencias administrativas en la Educación

    Es evidente la presencia cada vez mayor que en la esfera educacional va teniendo la administración. Nociones como rentabilidad de la educación, relaciones entre educación y desarrollo, entre educación y movilidad social, capacitación para el trabajo y supervisión, etc., constituyen conceptos incorporados definitivamente a la ciencia de la educación.

    Por lo mismo la consideración de los fenómenos educativos desde la constitución de la empresa y la aplicación de las técnicas administrativas, puede ser fructífera siempre que no se pierda de vista el tipo especial de empresa en que consiste la educación, ya que sus objetivos no son tan apreciables a simple vista ni tan sencillos como por ejemplo: en un banco, una fábrica o en la mayor parte de los servicios públicos.

    La organización es una necesidad paralela a cualquier agrupamiento humano. Desde la más remota antigüedad las asociaciones han adoptado un sistema organizativo cuya complejidad dependía de dos factores: el número de miembros del grupo y la extensión de los fines. Sin embargo, la palabra  organización, en estricto sentido técnico, comenzó a utilizarse a comienzos del siglo XX. Se había empleado ya este vocablo en los últimos decenios del siglo pasado. Organización equivalía a las peculiaridades de disposición de mandos y subordinados dentro de un sector asociativo de gran amplitud.

    Con los estudios de W. Taylor, ya en este siglo se inicia, en realidad, el análisis sistemático de la organización y sus aplicaciones en el campo de la industria. Se buscó con ello una renovación que permitiese ordenar la empresa de acuerdo con estructuras basadas en la eficacia, es decir, en el rendimiento: preparación científica del trabajo, especialización, tecnificación, motivación y control. Los estudios sobre los métodos organizativos continuaron progresivamente, y en 1922, Henry Fayol aplicó esas nuevas técnicas a la totalidad de los servicios, tanto de las industrias privadas como de los organismos públicos. Todos estos trabajos dotaron de un perfeccionamiento notable a la industria.

    Las teorías modernas sobre organización parten de la idea de que la empresa tiene un carácter social, que no puede ser olvidado. Sus conceptos básicos añaden a la doctrina anterior el estudio de las relaciones humanas, de la dinámica de grupos y del sentido de la autoridad y de la comunicación. Precisamente la organización se configura hoy como un esquema de acción social.La importancia e influencia de la dirección en los programas de mejora de las escuelas, de la innovación educativa y en general, del propio y normal funcionamiento de un centro parece vital, ya que su autoridad se extiende sobre el grupo de docentes de un centro educativo que ejercen las tareas educativas en relación directa con los alumnos. Su función, fundamentalmente didáctica, tiene una parte organizativa en cuanto que interpreta y gradúa los objetivos de la enseñanza y los adapta al grupo, al que ha de aplicarlos a través de programas y métodos. A este nivel corresponde la evaluación del resultado de su enseñanza y el grado de conocimientos adquiridos por los alumnos. Los alumnos son la base externa de la organización y administración escolar. Están en contacto directo con el maestro y, a través de él, en relación con los otros niveles organizativos. Según el grado de desarrollo cronológico, mental o de asimilación de conocimientos, son clasificados en cursos de enseñanza.

    Otras de las actividades dentro de la organización de la enseñanza debe estar en la coordinación de servicios, que se realizan mediante:

    • La administración de los alumnos. En las escuelas unitarias y graduadas, corresponderá esta función a los maestros, bajo la supervisión del director, en lo que se refiere a clasificación, asistencia, puntualidad, cumplimiento general de los deberes escolares, asociaciones con amigos de la misma escuela, clubes escolares, etc.

    • La administración de los maestros, que corresponden al director y a los supervisores-inspectores, en cuanto a las funciones de interpretación de programas, evaluación del rendimiento y de la enseñanza, y la creación de incentivos para un perfeccionamiento continúo.

    • La administración de los servicios generales, que se refiere al mantenimiento de los locales y edificios en las condiciones debidas, a la supervisión y provisión del material necesario a los talleres del área de capacitación para el trabajo, apoyados básicamente en centros de colaboración o patronatos (con vigencia al término de obtenido el beneficio planeado), o personal de asesoría técnica. Estas tareas corresponden tanto al supervisor, al director, así como al maestro.

    • Organización del trabajo. Ya se ha dicho que en toda actividad hay una división de cometidos con lo que, mediante logros parciales, se intenta cumplir la finalidad general de la empresa. En la organización del trabajo de la empresa educativa, las actividades a realizar corresponderán lógicamente a las funciones asignadas a cada nivel.

    • Organización de las relaciones humanas. Este aspecto se refiere a las relaciones de coordinación, estímulo, motivación, envío de comunicaciones, intercambio de opiniones, promoción  de los talleres de capacitación que la escuela ofrece a la comunidad, y apoyo de tipo material a los mismos etc., entre las personas que deben intervenir en la acción escolar.

    • Hoy, como en el pasado, se observa que los estudios y experiencias en el campo de la administración de la educación se insertan en el movimiento general de las ciencias sociales y políticas. En la gestión de la educación, del mismo modo que en el gobierno de la sociedad, las experiencias existentes destacan la importancia de la democracia como forma de gobierno y de la participación como estrategia administrativa. Asimismo, en la administración escolar, como en la administración pública y empresaria, existe un consenso general sobre la importancia de la calidad de la gestión y de sus procesos y servicios. Sin embargo, no existe consenso sobre la naturaleza de la calidad y de sus estrategias de aplicación en distintas especialidades del quehacer humano.

    La gestión administrativa

    La Administración de los Recursos Financieros.

    La administración de los recursos financieros tiene que tener un manejo profesional que identifique las principales variables a tomar en cuenta en la toma de decisiones de la institución educativa. Se encarga de ciertos aspectos específicos de la organización que varían de acuerdo con la naturaleza de acuerdo con la naturaleza de cada una de estas funciones, las funciones mas básicas que desarrolla la Administración Financiera son: La Inversión, El Financiamiento y las decisiones sobre los dividendos de la organización.

    La Administración financiera es el área de la Administración que cuida de los recursos financieros de la I.E. La Administración Financiera se centra en dos aspectos importantes de los recursos financieros como lo son la rentabilidad y la liquidez. Esto significa que la Administración Financiera busca hacer que los recursos financieros sean lucrativos y líquidos al mismo tiempo.

    El Administrador interactúa con otros Administradores para que la Institución Educativa funcione de manera eficiente. Este a su vez trata de crear planes financieros para que la Institución Educativa obtenga los recursos financieros y lograr así que pueda funcionar y a largo expandir todas sus actividades; realizar operaciones como: compra de materia prima, adquisiciones de maquinas y equipos, pago de salarios (si es particular la I.E), entre otros.

    La meta de un Administrador Financiero consiste en planear, obtener y usar los fondos para maximizar el valor de la organización.

    Los recursos financieros son vitales para la continua operación de la institución. Cuando ésta es sana financieramente, está en posibilidades de ofrecer sus programas y servicios de acuerdo a lo planeado. La institución debe tener y demostrar la estabilidad económica y financiera que garantice la operación de sus programas educativos en el corto y mediano plazos.

    La operación y desarrollo de la institución dependen en gran medida de la correcta asignación de los recursos financieros, lo cual sólo puede hacerse a través de un presupuesto, mismo que deriva del proceso de planeación. De esta manera, toda designación de recursos es deliberada, por lo que existen argumentos sólidos para demostrar por qué se hizo así. Sin un presupuesto, se corre el peligro de asignar recursos a actividades no prioritarias, o de no asignarlos a actividades de alta relevancia en el cumplimiento de la misión institucional. Por ello, la institución debe contar con un presupuesto institucional, resultado de la planeación financiera, que a su vez derive de la planeación institucional. La institución debe contar con criterios para que los recursos financieros se suministren en la cantidad y tiempo requeridos, de tal forma que se cumplan las metas institucionales y que los programas educativos y servicios se desarrollen con calidad.

    El manejo de los recursos financieros requiere de personal calificado en los procesos y actividades financieras y contables. Se debe contar con un área organizacional para la administración de los recursos financieros, respaldada con suficiente personal calificado y que sea apropiada a las características de la institución. Dicha área debe ser responsable de vigilar el cumplimiento de las políticas de financiamiento, control presupuestal, inversiones y administración de riesgos y seguros.

    La información que proviene de los estados financieros permite reflejar la situación financiera de la institución y, por otro lado, permite tomar decisiones de primer orden sobre la operación y desarrollo de la misma. Por ello, la institución debe demostrar que cuenta con auditorias contables anuales realizadas por instancias externas.

    Si la naturaleza y los planes de la institución lo permiten, ésta podrá buscar recursos complementarios para su desarrollo, a través de diversos mecanismos como campañas de donativos y rifas. En caso de que la institución tenga una captación sistemática de recursos económicos complementarios, ésta debe contar con políticas claras para la obtención y distribución de estos recursos, así como con una organización apropiada que disponga del personal suficiente y calificado.

    Rol que cumple la contabilidad en una Institución Educativa

    La Contabilidad, es el proceso mediante el cual se identifica, mide, registra y comunica la información económica de una organización o empresa (institución educativa), con el fin de que los gestores puedan evaluar la situación de la entidad. La teneduría de libros se refiere a la elaboración de los registros contables, por lo que es la que permite obtener los datos, ajustados a principios contables, utilizados para evaluar la situación y obtener la información financiera relevante de una entidad.

    Cuando se lleva a cabo una contabilidad personal se suele utilizar un sistema simple mediante el cual se van registrando las cantidades de los gastos en columnas. Este sistema refleja la fecha de la transacción, su naturaleza y la cantidad desembolsada. Sin embargo, cuando se lleva a cabo la contabilidad de una organización, se utiliza un sistema de doble entrada: cada transacción se registra reflejando el doble impacto que tiene sobre la posición financiera de la empresa y sobre los resultados que ésta obtiene. La información relativa a la posición financiera de una empresa se refleja en el llamado balance, mientras que los resultados obtenidos aparecen desglosados en la cuenta de pérdidas y ganancias.

    En la contabilidad actual se parte de un sistema de supuestos, doctrinas, axiomas y convenciones englobados en lo que se denomina 'principios contables generalmente aceptados'. Muchos de estos principios han tenido una lenta evolución a lo largo de la historia y tan sólo los últimos avances contables realizados en décadas recientes están reflejados en las leyes.

    En términos sencillos, las razones principales por la contabilidad son:

    • a. Para llevar un registro de los ingresos (dinero que entra) los gastos (dinero que se gasta) para que se pueda saber la cantidad de ganancia o pérdida durante un tiempo definido, con facilidad.

    • b. Para llevar registros de los activos (propiedad o existencias que le pertenecen) y pasivos (cuentas o dinero que aún se debe a otros) para que se pueda conocer la situación financiera de la institución educativa.

    Innovación en la Educación

    Innovar significa un esfuerzo deliberado por mejorar una práctica con relación a nuevos objetivos que han sido redefinidos. De no existir tales condiciones, probablemente se esté confundiendo la "innovación" con la "re-novación". La renovación busca el cambio pero sin alterar la estructura.

    Innovar en educación, supone no sólo un cambio en el término, o la búsqueda del cambio por el cambio, implica la re-conceptualización de todo el proceso educativo. Supone por lo tanto, una re-orientación de objetivos previstos. No debe bastar con añadir o suprimir algo sino cambiar realmente. Por esta razón, no se puede hablar de innovación sin partir de una reflexión crítica. "La innovación educativa, es una categoría conceptual que comprende, la naturaleza y constitución del cambio, procesos y estrategias cuya finalidad es la calidad de la educación".

    De tal forma que la primera condición para hablar de innovación, debe ser la firme convicción de que algo se puede mejorar y debe ser mejorado. Por ello, es muy importante conocer de dónde partimos y esto sólo se logra, a través del contraste de la situación real con un modelo educativo propio. Aquí, es importante aclarar que no se trata de tomar un modelo que haya probado eficiencia en un determinado contexto y trasladarlo tal cual, ya que ésta es precisamente la historia de los grandes fracasos en el terreno educativo.

    La innovación educativa no es algo que se logra por simple decreto o a través del diseño de un plan, requiere el compromiso de todas y cada una de las personas involucradas en el proceso educativo: docentes, directivos, alumnos por supuesto y la sociedad en general. En toda sociedad o grupo social, subyacen grupos antagónicos, que oponen resistencia a la innovación bien sea rechazándola abiertamente o fingiendo que es aceptada pero sin modificar en nada su actitud y práctica.

    Algunas resistencias y obstáculos a la innovación educativa se originan en el sistema social. La sociedad, con su sistema de normas, valores, creencias y estructuras, induce o inhibe en el sistema escolar la adopción de innovaciones según estén o no, en consonancia con ella. Además los sistemas escolares pueden recibir del sistema social presión en favor del mantenimiento del statu quo y promover la indiferencia o rechazo de la innovación educativa en general o de alguna de sus formas específicas. Otro gran obstáculo para la innovación, puede ser el aparato burocrático. Diversos autores han resaltado que se implementa el discurso de la innovación y el cambio pero no se asume el riesgo de lo que esto traerá consigo.

    En última instancia (aunque no en importancia), están los profesores, protagonistas operativos del cambio, ya que ellos son los responsables de su concreción en la práctica.

    Si bien es cierto que el rol del profesor y su preparación profesional es fundamental en la realización del cambio, no hay que olvidar otras entidades clave, como son: el rol que juega o debe jugar el "grupo de profesores", la función del director, las funciones de cooperación y apoyo de los servicios externos, la organización de la escuela, el papel de los estudiantes, los tiempos que se necesitan para cada elemento de la innovación, etcétera.

    Considerando lo expuesto, la innovación puede generarse desde la práctica docente, siempre y cuando el escenario sea configurado con la participación de todos los agentes educativos y aceptando el hecho de que innovar significa cambio, pero en relación con la situación de cada institución educativa bajo el supuesto de que la innovación deje de ser un eslogan y pase a formar parte de la cultura cotidiana.

    Las fortalezas y debilidades que presenta la Administración de Personal

    La administración de personal es un código sobre formas de organizar y tratar los individuos en el trabajo, de manera que cada uno de ellos pueda llegar a la mayor realización posible de sus habilidades intrínsecas, alcanzando así una eficiencia máxima de ellos mismos y de su grupo, y dando a la empresa de la que forman parte, una ventaja competida determinante, y por ende sus resultados óptimos.

    La administración de personal es el campo de la dirección que se ocupa de planear, organizar y controlar las diversas actividades operativas que consisten en obtener, desarrollar, mantener y utilizar la fuerza de trabajo con la finalidad de que los objetivos e intereses a los cuales el organismo esta establecido, se obtengan tan efectiva y económicamente como sea posibles y a ala vez los objetivos e intereses de la fuerza de trabajo sean servidos al mas alto grado.

    Así mismo la administración de recursos humanos, es el proceso administrativo aplicado al acrecentamiento y conservación del esfuerzo, las experiencias, la salud, los conocimientos, las habilidades, etc., de los miembros de la organización, en beneficio del individuo, de la propia organización y del país en general. "La ARH consiste en la planeación, organización, el desarrollo, la coordinación y el control de técnicas capaces de promover el desempeño eficiente del personal en la medida en que la organización representa el medio que permita a las personas que colaboran en ella alcanzar los objetivos individuales relacionados directa o indirectamente con el trabajo"

    Es importante conocer las herramientas de recursos humanos porque NO ES BUENO:· Tomar a la persona equivocada;· Tener alta rotación de personal o personal insatisfecho;· Que la gente no esté comprometida;· Que los empleados piensen que su salario es injusto;· Que el personal no esté capacitado, o que estándolo en el momento de la incorporación, pierda luego su nivel.  Para evitar estos inconvenientes, los gerentes (Directores) deben tener buenas herramientas y preocuparse de la calidad de vida de los trabajadores.

    Algunos factores a considerar para una buena calidad de vida en el trabajo

    • Un trabajo digno

    • Condiciones de trabajo seguras e higiénicas

    • Pagos y prestaciones adecuadas

    • Seguridad en el puesto

    • Supervisión competente

    • Oportunidades de aprender y crecer en el trabajo

    • Clima laboral positivo

    Hasta hace pocos años la principal preocupación se centraba en resolver problemas gremiales, en forma casi excluyente. Hoy, además de tener esos frentes bien cubiertos, se le exigen muchas otras prioridades.

    • Los empleados deben ser competitivos

    • El área de Recursos Humanos debe ser absolutamente profesional; no se puede improvisar.

    • Los recursos humanos se miden en resultados financieros

    • Recursos Humanos debe crear valor, no sólo reducir costos.

    • Recursos Humanos debe crear compromiso, no cumplir una función de vigilancia sobre el personal.

    Que debe mejorarse en la Administración de los Recursos materiales

    Para mejorar se debería crear la Dirección de Recursos Materiales y Servicios, para aplicar las normas, políticas y procedimientos para regular el uso, distribución, conservación y administración de los recursos materiales y servicios generales destinados al servicio educativo, en concertación con las dependencias estatales competentes, orientadas a la eficiencia, la pertinencia de las obras, proyectos y racionalización de tiempos y recursos materiales. Formular el programa anual de adquisiciones de su competencia. Tramitar la adquisición del mobiliario y equipo Programar y proporcionar mantenimiento a los vehículos e instalaciones. Vigilar que los materiales, así como los equipos que se adquieran, cumplan con las normas de calidad establecidas y que sean las cantidades requeridas. Controlar, supervisar y regular las entradas, salidas y existencias de materiales y equipo. Registrar y controlar los bienes muebles e inmuebles del nivel básico y del de formadores de docentes, propiedad del Estado. Gestionar ante las autoridades, municipales, y organismos descentralizados, las solicitudes de donación, así como de los terrenos destinados a la construcción de edificios escolares, y de aquellos en los que se encuentran ya construidos planteles educativos. Realizar la distribución de libros de texto.

    Así mismo el Jefe del Departamento De Recursos Materiales Y Servicios debe tener como funciones lo siguiente:

    • Planear, coordinar, controlar y evaluar las actividades relacionadas con la administración de los recursos materiales así como la prestación de los servicios generales.

    • Elaborar el programa operativo anual y el anteproyecto de presupuesto del departamento y presentarlos a la Subdirección de Servicios Administrativos para lo procedente.

    • Aplicar la estructura orgánica autorizada para el departamento y los procedimientos establecidos.

    • Coordinar la operación de los procesos de almacenamiento, inventarios y del control de bienes muebles, conforme a las normas y lineamientos establecidos.

    • Coordinar los procesos derivados de la adquisición y compra de bienes así como los relacionados a la prestación de los "servicios generales, conforme a las normas y lineamientos establecidos.

    • Coordinar la realización de investigaciones de nuevos métodos, técnicas y procedimientos relativos a la administración de recursos materiales y servicios, así como de los estudios de factibilidad para su aplicación.

    • Coordinar las actividades del departamento con las demás áreas de la Subdirección de Servicios Administrativos.

    • Presentar reportes periódicos de las actividades desarrolladas a la Subdirección de Servicios Administrativos.

    ¿Es importante que los recursos tecnológicos sean de último nivel?

    Uno de los requisitos para lograr y mantener buenos resultados en el proceso de enseñanza aprendizaje es la disponibilidad de los recursos tecnológicos y la infraestructura adecuados y suficientes para cumplir con los objetivos planteados en los planes y programas de estudio y, de esta manera, garantizar que los alumnos adquieran los conocimientos y habilidades necesarias para enfrentar la difícil competencia en el campo laboral.

    La integración curricular de los medios tecnológicos (informáticos, telemáticos, audiovisuales y de la comunicación social en general) y el aprovechamiento de las ventajas didácticas no resulta una tarea sencilla. El profesorado requiere determinadas habilidades y conocimientos técnicos, ha de estar informado sobre los materiales disponibles y sobre como usarlos didácticamente, y necesita unos recursos y una infraestructura para desarrollar las actividades educativas con los alumnos. También es necesario tiempo para preparar todas estas cosas, para planificar, para evaluar su uso. Ante la problemática que supone la aplicación de los recursos informáticos y audiovisuales en los procesos de enseñanza y aprendizaje, los centros educativos que quieren potenciar su utilización por parte del profesorado han de procurar una buena organización de estos recursos. Esta organización generalmente supone el montaje de unas aulas de recursos que faciliten la utilización, el control y el almacenamiento de estos materiales. Las aulas de recursos son aulas de los centros docentes, especialmente acondicionadas para facilitar la utilización de los recursos educativos (buena disposición de los aparatos, iluminación adecuada, audición correcta...) y para conservarlos bien ordenados. Podemos distinguir:

    - Aulas de informática. Aulas donde se disponen los ordenadores y sus periféricos (impresoras, CD-ROM...) de manera que puedan trabajar simultáneamente un grupo de alumnos. Normalmente hay unos 10 ordenadores, de manera que pueden trabajar unos 20 alumnos agrupados de dos en dos.

    Actualmente se tiende a comunicar los ordenadores entre ellos en forma de red, de manera que puedan compartir determinados periféricos: impresora láser, disco duro de alta capacidad, conexión a Internet....

    - Aulas de pizarra digital. En tanto no se generalice a todas las aulas de clase la disponibilidad de una "pizarra digital", muchos centros se están dotando de un aula específica donde ubican uno de estos sistemas tecnológicos y así queda a disposición de todos los profesores que lo solicitan.

    - Aulas de audiovisuales. Aulas donde pueden usarse los recursos audio-visuales (proyectores de diapositivas, vídeo, videodisco, TV...) en condiciones idóneas de visibilidad, iluminación, sonoridad, etc.

    En algunos casos incluyen también otros espacios complementarios como una cabina de proyección, un locutorio o una sala de  edición videográfica.

    - Las bibliotecas escolares en cierta medida también pueden considerarse un aula de recursos (libros, revistas...) que cada vez se convierte más en una mediateca que compagina los libros con todo tipo de recursos tecnológicos: CD-ROM multimedia, vídeos, conexiones a Internet...

    Las aulas de recursos también requieren la elaboración de una normativa y la designación de unos coordinadores responsables de gestionar el uso y el mantenimiento de los recursos.

    Desde una perspectiva sistémica, la organización de los recursos audio-visuales e informáticos de un centro supone ordenar las relaciones que se pueden dar entre todos los elementos que intervienen cuando se pretende la aplicación didáctica de estos recursos. Podemos distinguir tres tipos de elementos:

    • Los elementos materiales: infraestructura física, aparatos tecnológicos, materiales curriculares.

    • Los elementos personales: profesores, alumnos, dirección, coordinadores.

    • Los elementos funcionales: horarios, normativa de uso, sistemas de catalogación, etc.

    Los recursos tecnológicos que muestran más posibilidades, a nuestro entender, para generar una comunicación de calidad en la enseñanza, y que son hoy de gran versatilidad y fáciles de integrar en los centros educativos. La diversidad de recursos tecnológicos existentes con las últimas aportaciones (Realidad virtual, CD-Rom, Redes,...) muestra un abanico de posibilidades demasiado amplio para el enseñante que se acerca por primera vez a las tecnologías. Esta diversidad a veces puede ser engañosa por diversos motivos, como por ejemplo, las tecnologías del láser disc no habían terminado aún de desarrollarse y producir suficiente materiales de paso, cuando han quedado obsoletos. Algo parecido puede sucederle al actual CD-I y otras nuevas tecnologías.

    También hay que reconocer que existen viejas tecnologías, como el retroproyector, que siguen teniendo actualidad y son un potente recurso tecnológico. Esto, unido al surgimiento de nuevos tipos de producción de materiales de paso, como los que podemos realizar con el ordenador, puede mejorar este conocido medio tecnológico. Lo que realmente queda es obtener de los recursos su mayor potencial pedagógico y comunicativo, a la vez que, capacitarnos en la integración de los viejos recursos con otras nuevas tecnologías.

    Bibliografía

    • 1. AGUILAR Y BLOCK A. Planificación Escolar y Formulación de Proyectos.1980. México: Editorial Trillas.

    • 2. ALVARADO OYARCE, Otoniel (1999). Gestión Educativa. Enfoques y Procesos. Editorial Fondo de Desarrollo, Primera Edición. Lima Perú.

    • 3. ALVARADO OYARCE, Otoniel (1998). Gestión Educativa. Casos y Ejercicios. Editorial Fondo de Desarrollo, Primera Edición. Lima Perú.

    • 4. ALVARADO OYARCE, Otoniel (1998). Administración de la Educación. Enfoque Gerencial. Editorial Súper Gráfica EIRL. Lima Perú.

    • 5. ALVARADO OYARCE, Otoniel (1999). Política Educativa. Conceptos, Reflexiones y Propuestas. Derrama Magisterial, Primera Edición. Lima Perú.

    • 6. ALVARADO OYARCE, Otoniel (2000). Administración de Personal. Aproximación al campo Educativo. Udegraf S.A., Primera Edición. Lima Perú.

    • 7. ALVARADO OYARCE, Otoniel (1999). Gerencia Educativa. Oportunidades y Desafíos. Universidad Cesar Vallejo, Primera Edición. Trujillo - Perú.

    • 8. CAPELLA, Jorge. Educación. Planteamientos para la formulación de una Teoría. 1985. Lima: Zapata Santillana.

    • 9. CASTILLO RIOS, Carlos y otros. Planificación Educativa. 1998. Lima: CISE-PUCP.

    • 10. DIAZ DIAZ, Hugo. Financiamiento y Gestión de la Educación. 1993 En I Encuentro Regional por la Educación Cuzco: EDAQ/COINCIDE/IPAE. 1998. Proyecto Educativo Institucional. Lima: IPAE.

    • 11. FARRO CUSTODIO, Francisco (1986) Planificación y administración de sistemas Educativos I. Bases teóricas. Lima – Perú.

    • 12. FARRO CUSTODIO, Francisco (1995) Gerencia de Centros Educativos. Hacia la Calidad Total. Lima – Perú.

    • 13. FARRO CUSTODIO, Francisco (2001) Planeamiento Estratégico para Instituciones Educativas de Calidad. Lima – Perú.

    • 14. FILHO, Laurenco. Organización y Administración Escolar. Bs.As. : Kapelusz

    • 15. GUABLOCHE, Maritza. Administración y Gestión. Sector Educación. 1993 Lima: Ministerio de Educación-PNUD-GTZ.

    • 16. KAUFFMAN, Roger. Planificación de Sistemas Educativos. 1980 México: Trillas

    • 17. LANDA, César VELAZCO, Ana. Constitución Política del Perú 1993. Enfoque Gerencial. 1994. Lima: Fondo Editorial PUCP.

    • 18. Microsoft ® Encarta ® 2009. © 1993-2008 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos

    • 19. MUÑOZ REPISO, Mercedes. Calidad de la Educación y Eficacia de la Escuela.1994 Madrid: UNED

     

     

     

     

     

    Autor:

    Dante Enrique Rojas Linares

    danroli70[arroba]hotmail.com



    Artículo original: Monografías.com

    Mantente al día de todas las novedades

    Tecnología de la gestión pedagógica, gestión gerencial y gestión administrativa

    Indica tu email.
    Indica tu Provincia.
    Al presionar "Enviar" aceptas las políticas de protección de datos y privacidad de Plusformación.

    Escribir un comentario

    Deja tu comentario/valoración:

    El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
    Si especificas la url de tu página o perfil de Google+, aparecerá el avatar que tengas en Google+
    Deja tu comentario y nosotros te informaremos
    CAPTCHA
    Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
    1 + 13 =
    Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.