Transgénicos: un asalto a la salud y al medio ambiente

    * Conceptos básicos sobre Transgénicos por Silvia Ribeiro, RAFI, Conferencia en Buenos Aires, 3-4-00, organizada por Ación por la Biodiversidad en ocasión del lanzamiento del Sitio Biodiversidad en América Latina

    En la última década del siglo, y sobre todo en los últimos años en la mayoría de los países de América Latina, nos hemos visto confrontados a la introducción a nuestros países, de los llamados "transgénicos", sea a través de semillas, de productos alimentarios o farmacéuticos. Son productos de una tecnología que rompe los límites naturales entre las especies y por lo tanto, su adecuación en el . La necesidad de estos productos para productores y consumidores, así como sus potenciales impactos en nuestra salud, medio ambiente y economía, son interrogantes que no han sido contestadas y mucho menos debatidas públicamente con la amplitud que amerita la gravedad e irreversibilidad de los riegos potenciales que conlleva esta tecnología.

    1. ¿Qué son los transgénicos y cómo se hacen?

    Todos los seres vivos tienen en el núcleo de las células, en los cromosomas, conformaciones específicas, llamadas genes, que codifican una determinada característica de ese individuo. Por ejemplo, son características genéticas el color de una mazorca de maíz, de los ojos y piel de una persona, o las manchas en el pelaje de un animal, la forma de las orejas, etc. Los seres vivos intercambian genes entre sí naturalmente, comúnmente a través de la reproducción, pero también a través de la actividad de virus, bacterias y plásmidos. Este intercambio se ha dado siempre entre especies compatibles entre sí, o muy cercanas, como una yegua y un burro, o plantas "emparentadas", como la colza y el rábano silvestre, es decir, taxonómicamente cercanas.

    Con el advenimiento de la llamada ingeniería genética, se hizo posible transferir genes específicos de un organismo a otro, aun cuando no exista ninguna forma de compatibilidad de los organismos entre sí, y hacer que estos genes foráneos se expresen en el organismo receptor.

    Por ejemplo, se han insertado genes de peces en papas y en fresas, para trasmitirle la característica de resistencia al frío, genes que codifican toxinas de bacterias a vegetales, para trasmitirle toxicidad a insectos, genes de crecimiento humanos para alterar la producción de hormonas en ganado, aumentando la producción de leche; y un largo etcétera.

    No se trata solamente de insertar el gen con la característica buscada. También hay que lograr que el nuevo gen se exprese en el organismo receptor. Para ello, se utiliza un gen "promotor". Actualmente, en el 99% de los transgénicos se utiliza el promotor del virus del mosaico de la coliflor(CaMV). Además, como las tecnologías disponibles para la transferencia tienen un amplio margen de error, se inserta también un gen "marcador", que con su presencia indica si se realizó la operación. En este caso, se ha usado ampliamente genes de resistencia a antibióticos, pero hay otros marcadores, que en muchos casos también provienen de virus o bacterias.

    Por otra parte, se utilizan bacterias, virus y plásmidos (ADN independiente dentro de alguna células, con gran capacidad migratoria y de recombinación) como vectores, es decir como vehículos para infectar al organismo receptor, transfiriéndole la nueva información genética.

    Otra tecnología de transferencia, es a través de la llamada biobalística, o cañón genético, por la cual, una vez hecha la construcción del "paquete" con promotor, gen buscado y marcador, éste se adosa a una microbala de tungsteno u oro y se dispara contra células del organismo receptor, pegando dentro y/o fuera de la célula, dentro y/o fuera del núcleo, dentro y/o fuera del cromosoma.

    En ningún caso se tiene control de dónde en la cadena cromosómica se inserta la nueva característica.

    La ingeniería genética tiene tantas incertidumbres e imprecisiones, que autores del ámbito científico han cuestionado que se pueda denominar "ingeniería"1.

    De hecho, en su estado actual, si la comparamos con la ingeniería civil, sería como ir construyendo un puente tirando ladrillos al otro lado del río para ver si caen en el lugar correcto, usando sólo los que hayan servido medianamente a tal efecto, y dejando en el lecho del río lleno de materiales que no se conoce que efecto pueden tener. Con el agravante de que esos materiales están vivos, se reproducen y tienen su propio ámbito de acción.

    2. ¿Cuáles son y dónde están?

    A nivel global, la soja con resistencia al herbicida glifosato (soja Roundup Ready o soja RR por su nombre comercial), es con mucha , el cultivo transgénico mayoritario en área cultivada, seguido por el maíz con resistencia a insectos (Maíz Bt) y/o a herbicidas y la colza-canola con Bt y/o resistencia a herbicidas. Luego siguen una serie de cereales y cultivos horti-frutícolas mucho menores en área cultivada. A nivel de producción comercial, son solamente tres los países con producción significativa de transgénicos: Estados Unidos, Canadá y Argentina.

    La Unión Europea en su conjunto decretó a mediados del 99 una moratoria de facto por un mínimo de tres años contra el cultivo y comercialización de todos los transgénicos en agricultura.

    En América Latina, salvo Argentina, la mayoría de los países tienen algunos cultivos en experiencia de campo y escasas áreas de plantaciones comerciales.

    Los transgénicos cultivados en el mundo hasta 19982 se repartían en dos grandes grupos: 71% fueron cultivos con tolerancia al herbicida propiedad de la compañía que vende la semilla, el 28% siguiente fue tolerancia a insectos, basados en la utilización de la toxina del Bacillus Thuringiensis, y sólo el 1% restante tenía otras características, como resistencia a virus, o una combinación de las dos anteriores. Ambas características son para beneficio –prácticamente exclusivo- de las compañías multinacionales que tienen las patentes de esos cultivos y agroquímicos.

    3. ¿De quién son los transgénicos?

    El ritmo de fusiones y adquisiciones empresariales en el área biotecnológica es vertiginoso, y cada dato que se aporte, puede no ser válido en el próximo mes. Sin embargo, es muy clara la lógica de esas fusiones: en la última década se han unido las productoras de semillas, con las productoras de agroquímicos y el sector farmacéutico. La tendencia más reciente (que se suma a la anterior complementándola) es a la integración vertical en el sector alimentario: la misma poseerá desde el germoplasma –o sea la patente de la semilla y el conocimiento del proceso para lograrla- hasta el procesado final, es decir lo que el consumidor compra directamente en el supermercado.

    En este momento, menos de diez multinacionales controlan monopólicamente la mayoría del mercado mundial de semillas y agroquímicos y una fracción muy significativa del sector farmacéuticos. En la tabla 1 se muestran los que están presentes en las tres áreas simultáneamente

    Gigante Genético

    Agroquímico

    Semillas

    Farmacéutico

    SYNGENTA * = Novartis (Suiza) + AstraZeneca (R.U.)

    Nº 1 U$ 7.050

    Nº 3 U$ 1.000

    Nº 4 AstraZeneca U$ 12.750
    Nº 7 Novartis U$ 11.175

    AVENTIS = Hoechst (Alemania) + Rhone Poulenc (Francia)

    Nº 2 U$ 4.675

    U$ 134

    Nº 2 U$ 13.650

    PHARMACIA
    Monsanto (EE.UU.) + Pharmacia & Upjohn (Suecia-EE.UU)

    Nº 3 U$ 4.030

    Nº 2 U$ 1.800

    Nº 9 U$ 9.000

    DUPONT
    (EE.UU.)

    Nº 4 U$ 3.155

    Nº 1 U$ 1.835

    Nº 42 U$ 1,109

    Dow Chemical
    (EE.UU.)

    Nº 7 U$ 2.130

    U$ 162

    no hay datos

    Jumbo gigantes en agrobiotecnología, hasta enero del 2000, ranking global de , por sector (en millones de dólares, basados en las ventas de 1998)

    Si todas las fusiones anunciadas se concretan, cinco Jumbo Gigantes Genéticos controlarán el 68% del mercado mundial de agroquímicos y más del 20% del comercio global de semillas.

    *NOTAS: La fusión entre Novartis y AstraZeneca todavía esta en tramite. Las divisiones farmacéuticas de las dos compañías no entraron en el negocio, razón por la cual se da el puesto en el ranking mundial en forma separada. La fusión entre Monsanto y Pharmacia- Upjohn también esta en trámite.

    Tabla 1

    Estas megaempresas han seguido la política de comprar las de producción y distribución de semillas y agroquímicos nacionales u operando a nivel nacional o regional en Africa, Asia y América Latina –incluso algunas del tamaño de la cerealera Cargill, que fue engullida por Monsanto en el 98, que a su vez acaba de fusionarse con Pharmacia-Upjohn. La mayoría de solicitudes de ensayo o liberación comercial de transgénicos en América Latina, lo realizan estas multinacionales u otras vinculadas accionariamente a éstas.

    4. ¿Quién investiga?

    Las mismas controlan también porciones mayoritarias y muy significativas de la investigación y desarrollo biotecnológico agropecuario y farmacéutico. Esto no solamente a través de sus propios laboratorios, sino en gran porcentaje en contratos con universidades e institutos de investigación agrícola públicos en muchos países, logrando así que todos los ciudadanos en cada país subsidien -obligatoriamente y sin saberlo- sus actividades empresariales.

    En Estados Unidos en 1998, 46% de las de biotecnología basaban su investigación en universidades públicas, y 33 de los 50 Estados de ese país tienen centros de investigación compartidos entre universidades e industrias.

    Este modelo (multinacionales que "financian" estudios en universidades o centro de investigación pública) es también ampliamente difundido en América Latina, y se ha acentuado con los sucesivos recortes de recursos a los sectores públicos, promovidos por los ajustes estructurales del FMI, etc.

    Este tipo de acuerdos, además de ser un subsidio a las –a través del uso de infraestructura y sobre todo de profesionales capacitados por recursos públicos- significa que las mismas megaempresas tienen cuando menos una fuerte influencia, por no decir directa ingerencia, en las prioridades de la investigación.

    En este contexto, no es extraño que la primera generación de transgénicos haya sido la venta casada de semillas resistentes no a enfermedades, sino a los herbicidas patentados por la misma compañía; o que ninguno de los primeros transgénicos en campo haya tenido ningún beneficio específico para el consumidor.

    5. Promesas y realidades de los transgénicos

    Los defensores de los transgénicos afirman que la tecnología es para producir productos alimentarios con mejores condiciones nutritivas y de sabor, incluso que tendrán propiedades curativas o serán "nutracéuticos", como grasa o huevos sin colesterol, frutas con vacunas u otras terapias incorporadas, etc. Además prometen la solución de enfermedades hereditarias y la posibilidad de producir artificialmente sustancias humanas de uso terapéutico (como la insulina transgénica que ya se está produciendo a escala) y de utilizar como fábricas de tejidos humanos necesarios para transplantes.

    Pero el argumento más difundido de todos y en el que se ha puesto más énfasis es "la solución al hambre en el mundo", ya que se plantea que frente al crecimiento de la población , será necesario incrementar exponencialmente la producción de .

    Todos y cada uno de estos argumentos palidecen frente a una confrontación rigurosa con la realidad.

    Para empezar, las cifras de rendimiento de los cultivos transgénicos (soja y maíz) muestran una disminución del rendimiento.

    En el caso de la soja RR, en un abarcativo estudio realizado en Estados Unidos -que produce el 50% de la soja en el mundo- los rendimientos arrojaron resultados de disminución de rendimiento con un promedio de casi -6%. El informe da cuenta de varios otros estudios con resultados similares en Estados Unidos4.

    Por otra parte, las propias han debido reconocer que ninguna de las modificaciones que se están haciendo son para lograr mayor productividad, por lo que éste es un argumento falaz. Además, la productividad es un fenómeno de enorme complejidad genética, con tantas interacciones que no ha sido posible manejarlas por vía de la ingeniería genética, a las que se suman otra serie de complejos factores ambientales, agroecosistémicos, socioeconómicos y hasta culturales.

    La próxima pregunta para los que afirman que esta será la solución para el hambre en el mundo, además de que tendrá todo tipo de virtudes nutricionales y para la salud; considerando el tipo de modificaciones que se hacen realmente , no en las declaraciones a la prensa y en conferencias, es si la gente se alimentará con herbicidas, ya que como vimos ésta es la tendencia aplastantemente mayoritaria en transgénicos.

    Y una obvia acotación es que el aumento de producción no tiene ninguna relación con la disminución del hambre o la pobreza en el mundo. Sin ir más lejos, basta con ver las propias cifras de la Revolución Verde (el paquete tecnológico de mecanización, semillas híbridas e insumos químicos en agricultura), que según cifras de la FAO muestran que mientras que el volumen de producción agrícola aumentó, el hambre en el mundo creció en proporciones mucho mayores en la misma época. Que existan hambre y pobreza no es un fenómeno tecnológico sino político y de control de recursos. La concentración sin precedentes de las biotecnológicas lo único que asegura es que la brecha entre pobres y ricos va a aumentar, al concentrar más las fuentes de sustento y por tanto también los desposeídos y el hambre en el mundo.

    6. El futuro: semillas suicidas y a control remoto, pero "muy nutritivas".

    Muchos desarrollos de estas tecnologías presentan un desafío a la imaginación más audaz. Algunos suenan casi a ciencia ficción, pero sin embargo existen e incluso cuentan con más de treinta patentes aprobadas en varias partes del mundo. Este es el caso de las llamadas tecnologías de restricción de uso genético –TRUG-, popularmente denominadas "Terminator" y "Traitor"5, desarrolladas por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) y la multinacional Delta & Pine Co., pero rápidamente continuada por todos los otros gigantes genéticos.

    "Terminator" es una tecnología que produce semillas estériles en la segunda generación, para obligar al productor a que vuelva a comprar semillas en cada cosecha. Sería una "patente biológica", sin fecha de expiración, que viola efectivamente los llamados "Derechos del Agricultor", a producir y guardar semillas para la próxima cosecha, derechos reconocidos por la FAO en 1989, y también reconocidos en la mayoría de las versiones de Ley de Variedades Vegetales de los países latinoamericanos.

    El proceso tecnológico usado para "Terminator" es el mismo que se utiliza para manejar "a control remoto" -es decir con la aplicación de inductores químicos externos- la expresión de determinadas características genéticas. Todos los gigantes genéticos están desarrollando este tipo de tecnologías, que obligará a los productores a usar determinados productos químicos –de propiedad de la misma compañía que les vende las semillas- si quieren lograr que sus cultivos sean exitosos o expresen determinadas características, incluso que no se enfermen6.

    Como la primera generación de transgénicos –básicamente semillas resistentes a herbicidas- no presenta ningún atractivo para el consumidor, y frente al masivo rechazo del público, como en el caso de Europa, los gigantes genéticos están re-enfocando la orientación de sus productos, para hacerlos más vendibles: gracias a a la combinación de varias características genéticas en una misma semilla, están intentando colocarle características atractivas para el consumidor: mejores condiciones nutritivas, agregando vitaminas o directamente nutriceúticos, es decir incluyendo vacunas en bananas, etc. Esto no quiere decir que eliminen las características anteriores: las están sumando.

    Y para que estas nuevas condiciones se manifiesten, los productores tendrán que usar otros químicos, que junto a la característica buscada, activarán por ejemplo, la esterilidad, etc. Seguramente la única forma de que cualquier productor aplique un químico que esterilizará sus semillas, ya que no lo hará voluntariamente.

    Este tipo de manipulaciones abre las puertas a la utilización de estos cultivos como armas biológicas, ya que podrían contener características nocivas – o simplemente suicidas- que sólo fueran activadas por inductores externos, por ejemplo fumigación, calor, etc, y que podría estar latente y ser activada en un momento determinado, en situaciones de conflicto.

    Este tema, que parece lejano a nuestra realidad cotidiana, está siendo discutido actualmente como peligro real, en el marco de la renegociación de la Convención sobre Armas Tóxicas y Biológicas de Naciones Unidas y en el marco del Convenio sobre Diversidad Biológica de Naciones Unidas, que en su V reunión en Nairobi, en mayo 2000 acordó recomendar la adopción de moratorias para prevenir el uso comercial de estas tecnologías.

    Impactos en la salud

    Luego de varios años de países dónde se ha liberado transgénicos, empiezan a acumularse los datos experimentales sobre los impactos que éstos pueden tener.

    Algunos problemas de los transgénicos para la salud son aplicables a todos los tipos de transgénicos, otros dependen del tipo de modificación que se haya hecho. A continuación siguen algunos de los efectos negativos potenciales más conocidos

    Recombinación de virus y bacterias dando origen a nuevas enfermedades.

    La abundante utilización de virus, bacterias y plásmidos, todos los cuales tienen un alto potencial recombinatorio, es decir, de seguir intercambiando material genético con otros microorganismos incluso dentro de nuestro propio organismo, ha dado como resultado la creación de nuevas cepas patógenas de enfermedades existentes (más resistentes) o de nuevas enfermedades7. La difusión de transgénicos puede estar colaborando activamente al grave problema del surgimiento de nuevas cepas resistentes de enfermedades antes controladas, como la tuberculosis y la malaria, y no se descarta la teoría del surgimiento de enfermedades nuevas como el ébola, hantavirus o VIH a partir de recombinación de retrovirus que estaban latentes.

    Más común y por eso de alta gravedad, es la recombinación de bacterias E-Coli, que por su abundancia y velocidad de reproducción son muy usadas en las operaciones de transgenia. Además, anteriormente eran fácilmente controlables con muchos antibióticos. El surgimiento de cepas resistentes a antibióticos es un motivo de honda preocupación en círculos médicos, incluso se cuenta entre las causas principales de la iatrogenia hospitalaria. Existe, por ejemplo, una cepa de E-Coli que es resistente a 31 antibióticos, y en este momento sólo es sensible a la kanamicina. Esto, no ha inhibido que la resistencia a kanamicina sea uno de los marcadores que se están utilizando en los procesos de ingeniería genética.

    Transferencia de la resistencia a antibióticos.

    La mayoría de los cultivos Bt, -como el maíz Bt-176 de Novartis, aprobado para experiencia de campo en Uruguay- tienen un gen marcador que produce resistencia a antibióticos. El investigador Patrice Courvalin8, del Instituto Pasteur de Francia, demostró que éste y otros genes marcadores similares, pueden trasmitir la resistencia a antibióticos a quienes consuman estos productos, e incluso a los humanos que consuman que hayan sido alimentados con pienso transgénico.

    Este estudio, fue suficiente para que Francia –después de aprobado y en ensayo de campo- retirara del mercado y de sus campos todo los cultivos que tuvieran genes marcadores de resistencia a cualquier antibiótico.

    Generación de alergias

    En general, las alergias, así como la resistencia a antibióticos, son problemas que han aumentado en forma exponencial, por lo que son tema de preocupación de la mayoría de los organismos de Naciones Unidas relativos a la salud.

    Si bien no se puede demostrar una relación causa-efecto directa, el York Nutrition Lab. de Inglaterra, en 1999 incluyó por primera vez a la soja entre los 10 alergénicos mas probables en la alimentación. La soja nunca antes había sido considerada un alergénico, e incluso era usada como sustituto de otros considerados origen de alergias. El York Nutrition Lab. declaró, que el único cambio que veía (la única variable con respecto a años anteriores) era la utilización de soja transgénica. Posibles explicaciones podrían ser la diferencia de ordenamiento en la secuencia cromosómica, la generación de moléculas o interacciones desconocidas, o el aumento de residuos químicos presentes en el grano que va al consumo.

    Por otra parte, se ha comprobado a nivel de laboratorio, que si la transgenia se efectúa con elementos alergénicos –por ejemplo genes provenientes de nueces o pescado- los consumidores reaccionan al alimento con la misma alergia que ya tenían previamente frente al organismos donante del gen. O sea, la alergia era pre-existente, pero la gravedad del tema es que el que los está consumiendo no conoce, hasta que aparece la alergia, qué otros ingredientes estaban presentes en sus . Ni siquiera en los pocos casos en que se está proponiendo el etiquetado de productos transgénicos, se está proponiendo este nivel de detalle, porque no necesariamente se exige que el etiquetado de cada uno de los ingredientes sea reproducido en el producto final.

    Mayor nivel de residuos tóxicos en los .

    Según un estudio realizado por la Biotest en Australia en 1998, la soja RR trasgénica, contiene un nivel de residuos de hasta 200 veces mayor de glifosato. El test fue realizado como parte de los controles de rutina sobre niveles de residuos permitidos. Se compararon 8 marcas de para bebés y se encontró que 2 de ellas (de las marcas Wyeth y Heinz) tenían porcentajes de residuos 200 veces mayores que los otros, y que ambas eran las únicas que habían utilizado soja RR transgénica. Actualmente, se sabe y ha tenido que ser aceptado hasta por las propias empresas, que el nivel de residuos tóxicos presentes en los procesados finales que tienen como ingredientes cultivos transgénicos resistentes a agrotóxicos es mucho mayor.

    Esto es por el modo de aplicación, ya que como el cultivo es tolerante al herbicida y no muere, se aplica una gran dosis al comienzo, lo cual produce un efecto acumulativo. Si bien se podría argumentar que la presencia de mayores residuos no es un efecto directo de la transgenia, de hecho lo es, porque si no fuera modificada, la propia planta moriría ante la aplicación de tales volúmenes de herbicidas.

    Efectos desconocidos y no previsibles, incluso mortales

    Al hacer la modificación genética, hay un alto nivel de incertidumbre, porque las técnicas utilizadas no son precisas. El nivel de imprecisión no permite, por ejemplo, controlar la ubicación del nuevo gen en la cadena cromosómica o la acción de los "restos" de genes que pueden quedar en la célula del organismo anfitrión, dentro o fuera del núcleo9. Estos pueden recombinarse aún estando fuera del núcleo La totalidad de interacciones a nivel celular y molecular permanecen aún desconocidas en alto grado, y la manipulación genética trabaja sobre esa ignorancia.

    Los impactos son impredecibles, y el efecto más drástico fue la utilización de un triptofano transgénico en Estados Unidos a principios de los 90. El triptofano es un suplemento alimentario, de venta común en su versión no transgénica. Las empresa japonesa Showa Denko produjo triptofano transgénico con una bacteria, y no se detectó en laboratorio ninguna diferencia con el triptofano no transgénico que ya se consumía. Se puso a la venta, pasando por los controles de las agencias estadounidenses.

    Murieron 37 personas y 1500 quedaron con secuelas graves permanentes. Se comprobó posteriormente que fue efecto de la ingestión de triptofano transgénico, ya que éste había generado una molécula tóxica, que no se detectó en las cantidades que se analizaron en laboratorio. No hay aún explicación de porqué se generó esta molécula. La empresa fue a juicio por mas de 2.000 millones de dólares por parte de las familias de los afectados10.

    Este tipo de fenómeno podría estar ocurriendo con otros productos, pero seguramente es mucho mas difícil de comprobar, ya que no brindan un ejemplo tan evidente como la ingestión de triptofano. Existen informes de que algo así podría estar ocurriendo con el aspartame11, que está probando tener muchos efectos adversos y no se sabe a que se deben. La empresa que lo fabrica, Nutrasweet, es propiedad de Monsanto y no ha querido aclarar si los ingredientes que utiliza para la sintetización del aspartame son o no transgénicos.

    7. Efectos secundarios de farmacéuticos transgénicos.

    Las empresas productoras de insulina humana transgénica han usado este producto como mascarón de proa de las bondades del uso de la ingeniería genética. Alegan que de esta forma se evita el sacrificio de animales, de cuyos órganos se extrae la insulina de origen animal que utilizan los diabéticos. Este último argumento es totalmente fútil, ya que la insulina animal es un producto de desecho de los mataderos, que ni siquiera son consumidos en Uruguay o Argentina -que son los países donde se consumen más órganos internos de cerdos y vacas, en el mundo.

    Aparte de esto, declaman que es 10 veces más barato producirla, pero, sin embargo, los diabéticos que la utilizan la tienen que pagar más cara que la insulina animal. Bueno, por lo menos es diez veces más lucrativa para las empresas productoras.

    En mayo de 1999, la Asociación Diabética Británica, dio a conocer un informe realizado en 1993, donde unos 15.000 miembros de dicha asociación (10% de sus miembros) denunciaban diferentes grados de molestias desde que cambiaron a insulina transgénica. Los cambios reportados van desde que no hace efecto o efectos secundarios ligeros como mareos o dolores de cabeza hasta casos muy graves como la ausencia de síntomas en presencia de hipoglicemia y de entrada a coma diabética. Consideremos que este informe abarca solamente a aquellos que lo reportaron. Por ejemplo, muchos de los que no advirtieron la falta de síntomas de coma diabético, por fuerza no lo pudieron reportar porque murieron. Este informe fue publicado en 1999, porque una alta jerarquía de la Asociación sufría síntomas y buscó fuentes de información, descubriendo que este informe producido en 1993 no había sido publicado porque las multinacionales que fabrican edulcorantes, insulina y otros insumos para diabéticos están entre los principales12 patrocinadores de la Asociación.

    Por otra parte, ya han habido varias víctimas fatales de terapias genéticas. Sobre los riesgos de las terapias genéticas existe un documento reciente (diciembre 1999) que fue elaborado por encargo del gobierno noruego cuyo título nos dice mucho de la situación en el tema: "Un huerfáno en la ciencia: riesgos ambientales de las vacunas modificadas genéticamente"13

    8. Impactos sobre el medioambiente y la agricultura

    Transferencia de la propiedad transgénica a cultivos nativos, criollos o plantas silvestres emparentadas.

    Las cultivos de polinización abierta, ( por ejemplo a través de diseminación de polen por insectos o por el viento) se cruzan con otras plantas nativas o silvestres emparentadas y le transmiten la característica transgénica. En el caso de resistencia a herbicidas, crean "malezas" resistentes a los mismos herbicidas que se suponía iban a combartirlas, generando "superinvasoras".

    Esto, además de ser lógico en la teoría, se ha comprobado en la realidad, y particularmente con el maíz y la colza. En Dinamarca, fue motivo de moratoria inmediata, ya que hubo un "escape" de colza que se cruzó con plantas emparentadas consideradas malezas. En Escocia se comprobó cruzamiento de colza transgénica a 2,5 km de la plantación. En mayo del 2000 se descubrió que la introducción y cultivo ilegal de colza transgénica en Europa contaminó un enorme porcentaje de colza nativa. Suecia y otros países europeos ordenaron la destrucción de cultivos para evitar la propagación.

    Los ensayos de maíz transgénicos en América Latina, aunque no sean para su venta comercial, se están realizando en su gran mayoría a campo abierto, vecinos a otras plantas de maíz no transgénico en ensayo o incluso de campos de producción aledaños. Es dable suponer que ni el viento ni las abejas podrán leer que no deben polinizar en esos ensayos y que no deben trasmitir esa información a mazorcas vecinas, por lo que el riesgo de contaminación genética existe, y es aún más grave en los centros de origen y diversidad del maíz, como México.

    Transferencia horizontal

    La transferencia horizontal de información genética es la que se da entre especies no relacionadas directamente entre sí. Este es un fenómeno que se da a nivel vegetal en forma natural, ejemplos de esto son la cruza de arroz (Oryza sativa) con la maleza Oryza.perenis , la cruza de maíz (Zea Mays spp) con teocintle (Zea spp), o entre diferentes especies de eucalyptus y entre cucurbitáceas. Esto flujo genético explica parte de lo mencionado en el punto 1.

    A nivel de plantas transgénicas se ha comprobado , entre otras especies, la transferencia horizontal entre colza (Brassica napus) y rábano silvestre (Raphanus raphanistrum), entre remolacha (Beta vulgaris) y remolachas silvestres, entre trigo (Triticum aestivum) y la invasora Aegilops cylindrica, entre sorgo (Sorghum bicolor) y sorgo de alepo (Sorghum halapense).

    Pero también se han relatado casos de transferencia horizontal entre plantas transgénicas y bacterias o virus del suelo.

    El riesgo de transferencia horizontal es mayor cuanto mayor es el número de transgénicos en el ambiente14

    Muerte de insectos no objetivo.

    Los cultivos "Bt" fueron modificado con los genes de la toxina de Bacillus Thuringiensis, que es una bacteria que es tóxica para la mayoría de las orugas de lepidópteras (que son las mariposas que primero son orugas).

    El Bt se viene usando en su forma natural (como spray o polvo) desde principios de siglo, como control biológico, incluso por los agricultores orgánicos. Sin embargo, al incorporarlo a la información genética de la planta, la toxina es cientos de veces más potente y está presente durante todo el período de crecimiento. Por esta razón, el potencial tóxico es mucho mayor, e incluso, estudios recientes15 demostraron que sigue activo en el suelo por mas de 240 días.

    Esto afecta tanto a las orugas consideradas plaga, como a los insectos benéficos que viven de ellas –los hambrea- y a todas las lepidópteras que estén por alrededor, produciendo desequilibrios en la cadena alimentaria y en los sistemas de control biológico que pudieran existir en la zona. No olvidar que además, la planta pasa esta propiedad a otras de su misma u otra especie, y los efectos se expanden y reproducen.

    En un estudio de 1999, la Universidad de Cornell16, demostró que el viento podía llevar el polen de maíz Bt y depositarlo sobre hojas de otras especies, (o sean sin siquiera cruzarse) con efecto tóxico en 46% de las orugas de las mariposas Monarca que comieron de esas hojas, y que no tienen ninguna relación directa con los campos de maíz. El experimento demostró que los cultivos Bt afectan a otras especies no objetivo, y que alcanza con sólo el polen -que por tanto, es tóxico- y que puede desplazarse a distancias mucho mayores que las pensadas.

    Generación de resistencias

    El uso masivo de determinados productos, sea la toxina del Bt, como el uso de glifosato u otros herbicidas, está generando resistencia en las plagas y malezas a las que se propone combatir, en forma mucho más acelerada de lo que se pensaba. Ya se han encontrado numerosas poblaciones de orugas resistentes al Bt, por lo que las propias empresas recomiendan plantar un máximo de 60% de esta planta transgénica, para crear zonas de refugio. Sin embargo, esto se ha mostrado totalmente ineficiente, ya que los insectos que crecen en los refugios no maduran sexualmente al mismo tiempo y por tanto no se cruzan. (Universidad de Cornell, 1999).

    El nivel de toxicidad permanente y el peligro de generación de resistencias es tal, que los cultivos Bt se registran en Estados Unidos como plaguicidas, no como cultivos.

    En el caso del glifosato han aparecido resistencias en ryegrass17, y en Australia en el ballico annual, que es una de las malezas más comunes.

    Irreversibilidad y desconocimiento

    Otro de los impactos muy importantes, es que los transgénicos son organismos vivos, es decir, se reproducen en forma autónoma e independiente en el medio ambiente, incluyendo en los seres humanos. A diferencia de, por ejemplo, el uso de agrotóxicos, que son muy dañinos, pero tienen un efecto sobre determinado grupo que los consume o sobre áreas geográficas determinadas, los transgénicos, una vez liberados al ambiente, no pueden volver atrás ni ser "recuperados".

    No existen estudios ecológicos de los efectos de los transgénicos, es decir del efecto de éstos en relación a las múltiples interacciones en el medioambiente.

    9. ¿Cómo sabemos lo que hay en América Latina?

    Hay diferencias en cada país, como el caso obvio de Argentina, y el caso bastante extremo de México, (por su pionerismo en comenzar los ensayos desde fines de los 80 y por el espectro de cultivos en ensayo, de los cuales la mayoría tienen centro de origen o diversidad en México) pero los demás conservan ciertos rasgos generales. Lamentablemente no es posible saber directa y certeramente si hay o no transgénicos.

    A nivel de cultivos, ya mencionamos los transgénicos que están en campo. No hay una forma de detectar si un cultivo es transgénico o no por simple observación. En el caso de los cultivos resistentes a herbicidas, (la mayoría, como ya nombramos) es posible comprobar que son transgénicos, si ante la aplicación o fumigación no mueren. En efecto, no existen cultivos no-transgénicos que sean resistentes a dosis grandes de herbicidas.

    El caso de los tomates "larga vida" es una interrogante en muchos países de la región, ya que este difundido e insípido tomate de maduración retardada ha sido logrado en muchos eventos a través de hibridación convencional, pero también a través de la ingeniería genética. En el este último caso, se ha hecho manipulación intraespecífica, es decir con otros tomates, o en un caso invirtiendo un gen dentro del propio tomate y por tanto, muchos no lo llaman "trans"-génico, porque los genes provienen de la propia especie. Sin embargo, la utilización de bacterias y virus que nombramos al inicio, se utiliza igualmente. En México, centro de origen del tomate, se han hecho experiencias de campo desde 1988 con tomates manipulados genéticamente.

    A nivel de los alimentos procesados, es muy difícil saber lo que contienen, en parte porque la información general al consumidor en este aspecto es deficiente, pero también por la lucha enconada que han llevado las multinacionales biotecnológicas para evitar el etiquetado.

    Sin duda, muchos de los productos que consumimos contienen elementos transgénicos. El caso más frecuente es el de la soja, que se encuentra como ingrediente en aproximadamente el 70% de los alimentos que se compran en los supermercados. Aparte de los que declaran el contenido de soja, como varios jugos de frutas, los derivados de la soja son utilizados en helados, panes, galletas, conservas de pescado, mermeladas, dulces y muchos otros productos. El país de origen nos dice bastante sobre si la soja es transgénica.

    Según cifras de 1998, Estados Unidos produce el 50% de la soja en el mundo, Brasil el 18% y Argentina el 12%. El resto se divide entre China y Japón. Brasil es el único país del mundo que puede garantizar que la soja que produce no es transgénica, debido a la fuerte lucha de sus organizaciones sociales (consumidores y productores ecologistas) y ambientales, que han impugnado, ganando incluso en tres instancias legales, la apelación contra la liberación comercial de la soja transgénica autorizada por el gobierno federal. En Rio Grande do Sul, Brasil, el gobierno del estado lo ha declarado "zona libre de transgénicos".

    Tanto en EE.UU. como en Argentina, la soja transgénica es más del 70% de su producción. El maíz y la colza también ocupan un lugar preponderante en su producción, a los que se suman volúmenes importantes de producción de esos cultivos en Canadá. Como Europa decretó moratoria total a los transgénicos -y además realiza controles de las importaciones- esos países han volcado su producción transgénica al resto del mundo.

    El nivel de información y debate público de estos temas es escaso o inexistente y se ha originado, con poquísimas excepciones de algunos centros universitarios, en iniciativas de organizaciones de la sociedad civil.

    A nivel del consumo de alimentos y farmacéuticos, la desinformación con respecto al posible origen transgénico es total, tanto referido a la producción interna como a los productos importados.

    10. Protocolo internacional de bioseguridad

    Pese al fuerte trabajo de las multinacionales y los países productores de transgénicos para impedirlo, a fin de enero del 2000 se aprobó en Montreal el llamado Protocolo de Cartagena sobre seguridad de la biotecnología.

    La elaboración y firma de este protocolo estaba prevista desde el origen de la firma del Convenio sobre Diversidad Biológica, surgido en la Cumbre de la Tierra de Naciones Unidas en 1992.

    El protocolo solamente regula los movimientos transfronterizos de organismos vivos modificados, y nada dice de las regulaciones nacionales.

    Los países productores de transgénicos, con Estados Unidos (que ni siquiera es parte del Convenio sobre Diversidad Biológica) y Canadá a la cabeza, se dedicaron desde sus orígenes a sabotear la firma del protocolo y a vaciar sus contenidos en forma sistemática, colocando los intereses de lucro de las empresas por arriba del interés incluso de sus propias poblaciones. En lo que se pensaba que sería la negociación final a principios de 1999 en Cartagena, conformaron el llamado "Grupo de Miami" constituido por Estados Unidos, Canadá, Australia, Argentina, Chile y Uruguay.

    Sin detallar, porque no es el tema de este artículo, el Grupo de Miami se opuso, entre otras cosas, a la inclusión en el protocolo del principio de precaución, a tener en cuenta los riesgos a la salud humana, a la inclusión en el ámbito del acuerdo de los productos farmacéuticos y todos los productos derivados, a que los países tuvieran derecho a información previa amplia y detallada, a que tuvieran que dar su consentimiento por escrito, al etiquetado explícito de los productos modificados. Además peleó todo el tiempo para que el protocolo estuviera subordinado a los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio, y a que éste rigiera en caso de disputas.

    El protocolo se firmó y pese al enorme vaciamiento de que fue objeto, tiene algunos puntos interesantes, como la inclusión del principio de precaución y la posibilidad de que los países importadores puedan rechazar cargamentos de transgénicos basados en este principio, que básicamente dice que frente a la duda sobre los riesgos, mejor abstenerse. Pero, gracias a las presiones del Grupo de Miami, el ámbito se redujo hasta abarcar sólo organismos vivos, o sea, de hecho, solamente semillas para siembra y animales vivos, porque todos los derivados están excluidos e incluso las semillas que no sean para siembra sino para procesado en alimentos o forraje, tienen un proceso de información y consentimiento previo sumamente débil.

    11. ¿Qué hacemos?

    Sigue pendiente la necesidad de información y debates públicos para que este tema pase a ser de control social. El tema de la información sobre los alimentos y otros productos sigue siendo una importante deuda pública y a la salud.

    En forma inmediata, es posible evitar el consumo de productos transgénicos en cierta medida, rechazando productos de origen de los principales países productores (EE.UU, Canadá, Argentina) Los productores del país pueden rechazar el uso de este tipo de semillas.

    La introducción de esta tecnología, vuelve a mostrar la necesidad de los mercados locales, donde se pueda manifestar la solidaridad entre consumidores y productores, y se puedan tejer relaciones solidarias para obtener productos sanos y libres de químicos u otras contaminaciones.

    Es tarea posible y de todos detener estos desarrollos equivocados y promover otros que afirmen el control social de la tecnología y las prioridades de investigación junto a la capacidad de la sociedad para autoorganizarse y satisfacer las necesidades de todos y todas, con un acceso socialmente equitativo a los recursos naturales y teniendo en cuenta nuestro medio ambiente y sus posibilidades.

    Notas

    Silvia Ribeiro es parte del Grupo ETC, www.etcgroup.org

    Informe de Investigación "Too early maybe too late" , por Dr. Terje Traavik, 1999:1 para la Dirección de Gestión Ambiental, Noruega

    Datos de RAFI tomados de Clive James, "Global Review of Transgenic Crops: 1998", EE.UU.

    Información basada en investigaciones de RAFI, Rankings agroquímicos de AGROW y SCRIP Pharmaceutical League Table, diciembre 1999. Este cuadro, válido hasta enero del 2000, ya cambió debido al anuncio de la fusión de BASF con American Home Products, que entrarán entre los cinco principales.

    "Evidences of the magnitude and consequences of the Round Up Ready Soybean Yield Drag on University Based Varietal trials in 1998." Dr. Charles Benbrook, Sandpoint, Idaho. Ag Biotech Infonet Technical Paper 1, Julio 1999. Se puede obtener el informe completo en http://www.biotech-info.net

    Para una información más extensa, ver RAFI Communique "Tecnologías Traitor", enero-feb 1999, y la actualización en el comunicado de prensa "Terminator en el Campo", ambos en http://www.rafi.org

    Las experiencias de Novartis con este tipo de tecnología, son para disminuír la resistencia natural de las plantas a enfermedades, impidiendo que ésta se manifieste sin la aplicación de un químico externo.

    Dr. Terje Traavik, op.cit.

    P. Courvalin. Plantes transgéniques et antibiotiques. Les OGMs risquent-ils d’aggraver le problème crucial de la résistence bactérienne?, publicado en LA RECHERCHE, 309, París, Francia,Mayo de 1998.

    Dra. Mae-Wan Ho, Open University, Inglaterra, Los peligros de la Biotecnología, publicado en The Ecologist, Vol.27, No.4, julio/agosto 98.

    The tryptophan incident, artículo del Dr. John Fagan, Noviembre 1997, EE.UU.

    Sweetheart Deal, Mark K. Anderson, East Bay Monthly http://www.alternet.org/PublicArchive/Anderson1015.html

    El informe y otros testimonios se pueden obtener en Diabetics World Website , http://members.tripod.com/diabetics_world. Ver tambien http://www.swissdiabetes.ch/~fis2/englvers/bellagio.htm por casos similares en Suiza.

    Informe de Investigación "An Orphan in Science: Environmental Risks of Genetically Engineered Vaccines", por Dr. Terje Traavik, 1999:6 para la Dirección de Gestión Ambiental, Noruega

    PLANTAS TRANSGENICAS: Avaliação e biossegurança, Rubens Onofre Nodari y Miguel Pedro Guerra – Prof. Titular - Dep. de Fitotecnia – Universidade Federal de Santa Catarina, Brasil. Incluye las referencias sobre los casos de transferencia horizontal citados.

    Transgenic plants: Insecticidal toxin in root exudates from Bt corn, DEEPAK SAXENA, SAUL FLORES y G. STOTZKY, publicado en Nature, Noviembre 1999

    Artículo sobre maíz Bt y mariposas Monarca, por John Losey, Linda Rayor and Maureen Carter de la Universidad de Cornell, en Nature del 20 de mayo 1999.

    Strategies for Avoiding Herbicide Resistance in Ryegrasses Research Letter 99-01, Agriculture and Agri-Food Canada , Saskatoon Research Centre, 107 Science Place Saskatoon, SK S7N 0X2

    Fuente: Grupo ETC

    Silvia Ribeiro

    www.ecogenesis.com.ar


    Artículo original: Monografías.com

    Mantente al día de todas las novedades

    Transgénicos: un asalto a la salud y al medio ambiente

    Indica tu email.
    Indica tu Provincia.
    Al presionar "Enviar" aceptas las políticas de protección de datos y privacidad de Plusformación.

    Escribir un comentario

    Deja tu comentario/valoración:

    El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
    Si especificas la url de tu página o perfil de Google+, aparecerá el avatar que tengas en Google+
    Deja tu comentario y nosotros te informaremos
    CAPTCHA
    Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
    11 + 5 =
    Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.