Vida y obra de José A. Páez: Hegemonía de los Monagas

    1. Introducción
    2. Vida y obra de José A. Páez
    3. Hegemonía de los Monagas
    4. Conclusión
    5. Bibliografía
    6. Anexos

    Introducción

    José Antonio Páez (1790-1873), militar y político venezolano, primer presidente de la República (1830-1835; 1839-1843; 1861-1863), uno de los más destacados próceres de la emancipación de América Latina, considerado asimismo entre los principales representantes del caudillismo americano.

    Hegemonía de los Monagas

    Esta década de ejercicio presidencial absolutista, surge del Proceso Electoral de 1846; y, por consiguiente, tuvo una razón legal.

    Los liberales, en este proceso, estaban interesados en lograr el triunfo, al menos, en el Poder Legislativo.

    Esa estrategia se debía al hecho de que los liberales intuían la importancia del Congreso para acorralar a quienes estuviesen al frente del Poder Ejecutivo.

    El candidato presidencial liberal, para estas elecciones fue Antonio Leocadio Guzmán.

    En el plano de los conservadores, la designación del general Rafael Urdaneta hecha con el beneplácito del general Páez, amenazaba erosionar todas las candidaturas liberales.

    Urdaneta había sido nombrado Ministro Plenitenciario ante la Corte Española, a donde había viajado en junio de 1845.

    Para los conservadores políticos esta candidatura era la de mayor opción, pues Páez, considerado como gran elector, le había dado su apoyo. Pero inesperadamente, Urdaneta murió en París, debido a graves y difíciles complicaciones renales. Este lamentable acontecimiento trajo la división en la filas conservadoras.




    VIDA Y OBRA DE JOSÉ A. PÁEZ

    Nació en la localidad de Curpa, situada en las cercanías de la ciudad de Acarigua (actual estado de Portuguesa), el 13 de junio de 1790. Sus estudios fueron muy elementales. Cuando tenía 17 años fue atacado por unos bandoleros y en el lance mató a uno de ellos. Huyendo de la justicia trabajó de peón en una hacienda de la región de las sabanas tropicales conocida como Los Llanos.

    En ella se formó en la rígida disciplina de la "llanería". Pasó en 1810 a organizar a los llaneros en favor de la independencia respecto del poder colonial español. Su valentía y decidido patriotismo lo convirtieron pronto en el máximo representante de los llaneros, que le llamaban taita (‘padre’).

    Las verdaderas hazañas heroicas de Páez comenzaron con la acción de Mata de la Miel (16 de febrero de 1816), cuando derrotó, con sólo 500 hombres, a los 1.800 soldados al servicio del coronel realista Francisco López. A raíz de ese éxito fue ascendido a teniente coronel. En El Yagual, ocho meses después, volvió a aniquilar a las fuerzas de López, que esta vez contaba con 2.300 hombres. Su victoria en la batalla de Mucuritas (28 de enero de 1817) fue portentosa: Páez, que disponía de 1.100 llaneros, derrotó al general español Miguel de la Torre, que dirigía un ejército de 4.000 soldados.

    Pero quizá el triunfo más sorprendente de Páez se produjo en la batalla de Las Queseras del Medio, cuando el 2 de abril de 1819, con 150 de sus hombres, derrotó al realista Pablo Morillo, que disponía de 7.500 soldados.

    En los instantes finales de la victoria independentista en la batalla de Carabobo, que tuvo lugar el 24 de junio de 1821, donde también desempeñó un papel muy destacado, Páez fue ascendido a general en jefe. Después de tan exitoso combate pasó a ser el jefe absoluto del departamento de Venezuela, integrante desde finales de 1819 de la República de la Gran Colombia.

    En 1826, el Senado le destituyó, por lo que se vio obligado a entregar el mando el 29 de abril de ese año. Pero cuando al día siguiente estalló el llamado movimiento de la Cosiata, Páez retomó el poder en el territorio venezolano e ignoró la autoridad suprema emanada desde la República de la Gran Colombia, así como la Constitución de ésta, que había sido sancionada en 1821. Simón Bolívar, a quien se había unido ya a principios de 1818 y a las órdenes del cual combatió en diferentes ocasiones, viajó desde el Perú y decretó en Puerto Cabello el 1 de enero de 1827 una amnistía total al tiempo que confirmaba a Páez en su cargo de jefe superior civil y militar de Venezuela.

    En 1861 regresó a Venezuela y, tras ser nombrado jefe del Ejército en abril de ese año, cuatro meses más tarde derrocó al presidente Pedro Gual y el 10 de septiembre de ese año estableció un régimen dictatorial. Victoriosos los federalistas, Páez firmó el Tratado de Coche en 1863 y, tras ser sustituido en junio al frente del Estado venezolano por Juan Crisóstomo Falcón, marchó nuevamente a la ciudad estadounidense de Nueva York, donde ya había vivido durante su anterior estancia en el extranjero. Desarrolló una gran actividad y viajó por varios países sudamericanos.

    Murió en Nueva York el 6 de mayo de 1873. Sus restos reposan en el Panteón Nacional de Caracas.

    HEGEMONÍA DE LOS MONAGAS

    Cuando en la historia venezolana se habla de la Hegemonía de los hermanos Monagas, nos referimos a la época en que estos generales de la Independencia llegaron al Poder Ejecutivo para ejercerlo a favor de sus intereses personales, de sus familiares y amigos, con grave daño para la dignidad de la Republica y ofensa para la población venezolana.

    José T. Monagas llega al poder el 20 de Enero de 1847; obtuvo 62 de los 78 votos del congreso.

    Su ascenso al poder fue el resultado del apoyo que le prestó el ex-Presidente Páez, jefe de los conservadores.

    Los primeros meses de gobierno fueron francamente amistosos con el grupo de los oligarcas godos. Pero, por su espíritu personalista y por ser enemigo de las influencias partiditas, pronto manifestó al general Páez que iba a cambiar de gabinete conservador formado con su ayuda y consejo.

    Por ello, en el mismo año 1847 se presentó una crisis, cuando el Presidente, personalmente, nombró unos empleados para Hacienda, sin haberlo consultado con el ministro Herrera, el cual se molesto con esta indelicadeza del Primer Magistrado y renunció al cargo.

    En 1850 se realizaron los comicios para elegir un nuevo presidente de la República. En el ambiente político se notó la grande influencia del general Tadeo Monagas quien, desde la Presidencia de la República, no ahorro esfuerzos para hacer recaer el triunfo de las elecciones en el candidato oficialista.

    Resultó entonces elegido el general José Gregorio Monagas, héroe de la independencia, a quien el libertador llamo La primera lanza de Oriente, por la destreza con que se batió contra los soldados monárquicos.

    Destaca en este gobierno de José G. Monagas, el decreto a favor de la educación venezolana, en 1852; por él se crearon la cátedras de ciencias políticas, eclesiásticas, medicas, matemáticas y filosóficas en los colegios nacionales y la reforma a la ley de producciones literarias, en 1853.

    En las elecciones de 1855, nadie se atrevió a oponerse a José Tadeo, quien salio elegido para un segundo periodo constitucional.

    Todos esperaban que esta vez lo haría mejor, pero el volvió a su personalismo y el Congreso, a su pasividad.

    Al desorden administrativo, se unió la crisis económica interior y exterior.

    Muchas palabras y pocos hechos son el mejor resumen de este periodo de Monagas.

    A principios de 1856, se vieron las intenciones de Monagas de perpetuarse en la presidencia. En 1857, se proclamó una nueva constitución, en la que se permitía la reelección y se alargaba el periodo presidencial en 2 años mas.

    Apenas promulgada la Constitución, Monagas fue reelegido para un periodo de 6 años.

    Otro cambio en la Constitución fue la: Nueva división de Venezuela.

    El personalismo de los Monagas llevó a los conservadores y liberales a olvidar sus odios y a estructural una lucha firme, para derrocar al gobierno.

    Conclusión

    El personalismo de los Monagas llevó a los conservadores y liberales a olvidar sus odios y a estructural una lucha firme, para derrocar al gobierno.

    En el ambiente político se notó la grande influencia del general Tadeo Monagas quien, desde la Presidencia de la Republica, no ahorro esfuerzos para hacer recaer el triunfo de las elecciones en el candidato oficialista.

    A principios de 1856, se vieron las intenciones de Monagas de perpetuarse en la presidencia. En 1857, se proclamó una nueva constitución, en la que se permitía la reelección y se alargaba el periodo presidencial en 2 años mas.

    Bibliografía

    VERA, J, Y GARCIA P. (1997) Historia de Venezuela 8vo grado. Editorial Salesiana. Caracas

    LOPEZ, A. (1993) Historia de Venezuela 8vo grado. Editorial Mc Granw. Caracas

    Anexos

    José Antonio Páez

    José Gregorio Monagas

    José Tadeo Monagas

     

    Henner Vieras

    henner_93[arroba]hotmail.com



    Artículo original: Monografías.com

    Mantente al día de todas las novedades

    Vida y obra de José A. Páez: Hegemonía de los Monagas

    Indica tu email.
    Indica tu Provincia.
    Al presionar "Enviar" aceptas las políticas de protección de datos y privacidad de Plusformación.

    Escribir un comentario

    Deja tu comentario/valoración:

    El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
    Si especificas la url de tu página o perfil de Google+, aparecerá el avatar que tengas en Google+
    Deja tu comentario y nosotros te informaremos
    CAPTCHA
    Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
    5 + 13 =
    Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.