El lenguaje como medio de comunicación

  1. Introducción
  2. Desarrollo
  3. Desarrollo
  4. Conclusiones
  5. Recomendaciones
  6. Bibliografía

Introducción

En la actual contienda de ideas protagonizada por nuestro pueblo figuran diferentes batallas. Estas están estrechamente relacionadas entre sí y tributan al desarrollo de la cultura general integral. La batalla en aras de la educación y la cultura integral de nuestro pueblo se concreta entre otros, a continuar desarrollando y perfeccionando los diferentes programas instructivos creados para todas las edades para multiplicar el trabajo educativo y los conocimientos de nuestra población.

La enseñanza de lenguas extranjeras se incluye en el Sistema Nacional de Educación como parte de la formación multilateral y armónica de las nuevas generaciones. La misma se refleja en los diversos planes de estudio y para cumplir su función es necesario que el personal pedagógico a quien se le encomienda posea firmes convicciones basadas en la ideología marxista-leninista, en una sólida formación científica-pedagógica, en la práctica político-social y en los principios de la moral socialista, así como que domine en el más alto grado posible la lengua extranjera de su especialidad y sea capaz de comunicarse con fluidez. Además, la universalización de la educación superior ha facilitado la inclusión de nuevos profesores, que en muchos de los casos, no poseen la formación académica y pedagógica necesarias que demanda la labor educacional.

Es por ello que los retos son mayores al ingresar el primer año de la carrera e implica el desarrollo de hábitos y habilidades necesarios para su formación como futuro profesional. Es en este contexto que se presenta el objetivo: Fundamentar los procesos comunicativos que sustentan la enseñanza y aprendizaje de las lenguas extranjeras.

Seleccionamos este tema por ser la comunicación objeto y vehículo de enseñanza. Por su influencia en la enseñanza y aprendizaje de las lenguas extrajeras se considera a la comunicabilidad su principio rector.

La enseñanza del idioma inglés tiene como fin el desarrollo de la competencia cognitivo comunicativa. Un concepto que implica la expresión, interpretación y negociación de significados en la interacción entre dos o más personas, o entre una persona y un texto escrito u oral.

Desarrollo

La palabra comunicación proviene del latín "comunis" que significa "común". De allí que comunicar, signifique transmitir ideas y pensamientos con el objetivo de ponerlos "en común" con otro. Esto supone la utilización de un código de comunicación compartido. Gracias a que se comparte un código es que los mensajes se transmiten de persona a persona. Generalmente tendemos a pensar en el lenguaje cuando hablamos de códigos, pero éste, supone un concepto bastante más amplio. Además de los códigos verbales (orales y escritos), existen otros como los gestos, los movimientos de la cara y el cuerpo, los dados por la forma y el color (por ejemplo las señales de tránsito) o la música (en donde hay reglas que marcan una estructura). Naturalmente, los códigos no verbales, al igual que el lenguaje, varían de acuerdo a las diferentes culturas. La tendencia a identificar el lenguaje con la comunicación en su totalidad es consecuencia de que éste sea, el medio más apto para la transmisión de ideas. El funcionamiento de las sociedades humanas es posible gracias a la comunicación. Esta consiste en el intercambio de mensajes entre los individuos. Los elementos que deben darse para que se considere el acto de la comunicación son:

1. Emisor: Es quien emite el mensaje, puede ser o no una persona. En el caso de la enseñanza es el maestro del aula, el autor en el libro de texto, el guionista en el programa de televisión o la película didáctica.

2. Receptor: Es quien recibe la información, puede ser uno o muchos y en el marco de la enseñanza se refiere a los estudiantes.

3. Mensaje: Es lo que se quiere transmitir, en el caso de la enseñanza, los contenidos del programa, los contenidos de la clase.

4. Canal: Es el medio físico o soporte material por el que se transmite el mensaje y hace posible que llegue al receptor, puede ser la voz humana, el libro, la televisión, etc. En otras palabras, en el contexto de la comunicación en la clase el canal de información lo constituyen los medios de enseñanza.

5. Codificación: Es un proceso a través del cual el emisor "prepara" el mensaje para que pueda ser entendido por el receptor. Para la "preparación" o codificación del mensaje se vale de sus conocimientos, tanto en el sentido del lenguaje del canal que va a emplear, como de sus conocimientos sobre la persona o personas que lo van a recibir. Cada circunstancia puede matizar de diferentes maneras lo que decimos, cómo lo decimos, con qué palabras lo decimos. También, cuando preparamos una clase, variamos la forma, los ejemplos, el matiz, en dependencia del grado.

6. Decodificación: Es el proceso inverso a la codificación. Podemos decir que se trata de "entender" el mensaje, de descifrarlo.


7. Retroalimentación: Que es el proceso que cierra este proceso, podríamos decir que es "el retorno" al emisor, que informa a éste de la forma en que su mensaje está siendo recibido. La retroalimentación más usual en la enseñanza son las preguntas de control, las preguntas y actividades sistemáticas de comprobación que se realizan en la clase, pero no son los únicos elementos de información inversa. A veces un golpe de vista al conjunto de estudiantes de una clase es mejor fuente de retroalimentación que una prueba, porque es inmediata, permanente y segura.

8. El ruido: Agrupa todas las interferencias que pueden afectar este proceso, bien sean de índole objetiva o subjetiva. El ruido puede estar en cualquiera de los componentes, incluyendo los humanos. Por ejemplo, un estudiante con problemas personales o familiares tiene "ruido" que afecta la comunicación. Un alumno que faltó a la clase anterior y no comprende el contenido de hoy significa un ruido que afecta la comprensión del mensaje. Un profesor que utiliza no asequible a los alumnos introduce ruido que afecta el mensaje, al igual que los sonidos estridentes en lugares cercanos al aula que afectan la audición, entre otros.

La relevancia de la Teoría de la Comunicación está dada en el hecho de que, ciertamente, la eficacia del proceso de enseñanza depende, en buena medida, de la efectividad de la comunicación que pueda establecerse entre profesores y alumnos, entre los libros de texto y los alumnos, entre estos y los medios de enseñanza y hasta los que se produzca en los propios estudiantes entre sí.

Desde el punto de vista de la enseñanza comunicar es el fenómeno que se produce cuando una información que se trasmite a un sujeto cualquiera, llega a producir en él un efecto dado, que no necesariamente tiene que ser apreciable, pues puede estar dado en la esfera volitiva o de las convicciones y sus efectos se materializarían en ciertas ocasiones muy especiales. Toda comunicación presupone un intercambio entre el que habla y el que escucha, entre el que emite y el que recibe, aun cuando ella permanezca en el campo de los sentimientos y no se exterioricen.

Informar es trasmitir algo que resulte desconocido y a la vez significativo para el sujeto que recibe. No todo lo desconocido informa algo, es necesario que además resulte significativo, es decir, que tenga alguna importancia para el que lo recibe. Así, por ejemplo: informan las calificaciones que comunicamos a un estudiante.

Concepto de comunicación según Antonio Pasquali: La comunicación ocurre cuando hay "interacción reciproca entre los dos polos de la estructura relacional (Transmisor-Receptor)" realizando la "ley de bivalencia", en la que todo transmisor puede ser receptor, todo receptor puede ser transmisor. "Es la correspondencia de mensajes con posibilidad de retorno mecánico entre polos igualmente dotados del máximo coeficiente de comunicabilidad".

La concepción de la lengua como medio de comunicación. Este principio que llamamos de comunicabilidad, es una categoría metodológica que se relaciona con el concepto de enseñar la lengua como medio de comunicación, a partir del hecho mostrado por la teoría marxista-leninista de que el lenguaje se desarrolla sólo mediante la comunicación activa en la sociedad. En la enseñanza de lenguas extranjeras la comunicación activa tiene que ser a la vez objeto y vehículo de enseñanza. Es por ello que la relación de la enseñanza y el aprendizaje con la comunicación oral y escrita influye en la determinación de los objetivos instructivos, los contenidos, los procedimientos, los medios de enseñanza y las formas de evaluación. Por esta influencia, la comunicabilidad puede considerarse el principio rector de la enseñanza de lenguas extranjeras.

El reconocimiento de que la lengua es medio de comunicación oral y escrita se manifiesta metodológicamente en el hecho de que se presentan modelos y ejercitación en forma dialogada y monologada para el aspecto oral, así como textos de lectura y actividades de expresión escrita.. Todo ello se trabaja en la forma que más se acerque a la comunicación genuina, si bien en el aula a menudo es necesario crear situaciones artificiales que se asemejen a la realidad. La matemática, la historia, etc., se imparten en la lengua materna, por lo que los alumnos conocen el vehículo de comunicación, mientras que aprender otro idioma significa para ellos adquirir un nuevo código de comunicación que constituye el vehículo de información a la vez que contenido de la asignatura. Esto requiere que la lengua extranjera se presente de modo tal que el alumno la perciba como actividad de comunicación más que como asignatura, que sienta que el idioma es algo que trasciende el acto de aprendizaje como fin en sí mismo y que exige la adquisición de las cuatro habilidades fundamentales: comprender lo escuchado, hablar, leer y escribir.

La concepción del lenguaje como medio de comunicación y el principio didáctico de comunicabilidad exigen que todo el material lingüístico se presente de modo que refleje su empleo en la realidad. Para esto es necesario presentar situaciones y temas mediante diálogos y textos de lectura. Así los alumnos aprenden el idioma en el proceso de comunicación, o sea, aprenden a hablar hablando, a leer leyendo, etcétera.

En términos de comunicación. El papel primordial de la comunicación en la enseñanza de idiomas exige que los objetivos referidos a la expresión oral o escrita se conciban en forma de comunicación. Por ejemplo, se debe decir: "Que los alumnos sean capaces de contar lo que solían hacer cuando eran pequeños ". Como puede apreciarse, la narración de las acciones de hábito en el pasado exigirá por sí sola la utilización del pretérito, ya que la forma (lingüística en este caso), sirve al contenido.

El sistema de contenidos está definido por los objetivos que se aspira lograr y constituye un importante núcleo de la clase, ya que en él se concreta el objeto de la misma. En la clase de idiomas el contenido consta de la combinación de elementos lingüísticos a enseñar, las situaciones de comunicación en que estos se realizan y la ejercitación. Esta última se considera parte del contenido debido a que sin los ejercicios no sería posible la verdadera asimilación de los elementos lingüísticos y extralingüísticos.

El contenido de los conocimientos lingüísticos está formado por el material lingüístico (los fonemas, morfemas, palabras, etc.), es decir, los medios materiales de comunicación, conjuntamente con las reglas operativas con que funcionan estas unidades.

Por ejemplo, en el nivel de la palabra estas reglas serían las de formación de palabras y las gramaticales. La formación de hábitos y habilidades lingüísticas consiste en la enseñanza del proceso de comunicación, o sea, la actividad verbal.

Cualquier método de enseñanza (audiovisual, audio-oral, directo, etc.) constituye un sistema de acciones del maestro, dirigido a un objetivo, que organizan la actividad cognoscitiva y práctica del alumno, con lo que asegura que éste asimile el contenido de la enseñanza a través de la comunicación, tanto oral como escrita. Introducir los medios de enseñanza (visuales, sonoros, etc.) en las clases de idioma es enriquecerla, significa mejorar las posibilidades comunicativas entre profesores y alumnos y, fundamentalmente, contribuir a activar los procesos del pensamiento para que los alumnos puedan establecer más claramente las propiedades de los objetos y fenómenos.

La comunicación oral viva, primera fuente de conocimiento y ejercitación de la lengua extranjera, es el hilo conductor de la clase, portador de los conocimientos esenciales y sustento que permite ofrecer las evidencias necesarias para la formación de convicciones. Además, la expresión oral le da al aprendizaje el componente emocional que ella necesita para hacerla más duradera y completa. El maestro o profesor es un profesional de la comunicación oral, dicho de otra manera es un profesional comunicador de ideas y de pensamientos, cuya tarea consiste en lograr no solamente la trasmisión de conceptos, sino el enriquecimiento y desarrollo del intelecto del alumno. La misma debe dar en el alumno la certidumbre y la confianza en lo que se dice y quién dice. Esa seguridad se expresa mediante una serie de acciones que van, desde el aspecto personal del profesor al enfrentarse al grupo (vestuario apropiado, limpieza, sosiego), hasta la forma en que se manifieste en relación con el contenido. Inseguridad en la exposición oral, equivocaciones constantes en los datos le restan a la comunicación oral una buena parte de su valor. Los gestos son también indicadores positivos que realzan el valor de lo que se dice en la clase, siempre que en ellos también exista medida y proporción adecuadas.

Con la publicación en 1962 de su obra Pensamiento y Lenguaje, se vindica el papel del lenguaje como instrumento de comunicación. "Este se concibe como comunicación antes que como representación" (Zanón, 1989).Vigotsky destaca a la comunicación como la función primaria del lenguaje; y a éste como sistema mediatizador en la transmisión racional e intencional del pensamiento (Vigotsky, 1968). La adquisición del lenguaje, por tanto, se remite al aprendizaje de su uso para regular y mantener los intercambios comunicativos.

La comunicación requiere tanto el dominio del sistema de la lengua como de su funcionamiento en el habla. Por lo tanto, para aprender una lengua extranjera como medio de comunicación el alumno debe asimilar sus componentes lingüísticos – la fonética, la gramática y el léxico – al igual que desarrollar los hábitos y habilidades para comprender lo escuchado, hablar, leer y escribir. Para ello, tanto la lengua como el habla se plasman en el material temático-situacional que se prepara para alcanzar los objetivos instructivos y educativos mediante la ejercitación. La práctica ha demostrado que muchos alumnos que hacen bien los ejercicios de lengua tienen después dificultad al aplicar el mismo fenómeno lingüístico en la comunicación genuina. El reto del profesor radica en crear ejercicios que fijen un patrón y a la vez se aproximen a la comunicación: que los alumnos sientan que están efectivamente comunicando algo, y que el profesor sea consecuente en plasmar en la realidad lo que constituye la base del , y que ya ha informado a los alumnos reiteradamente, o sea, que la lengua es comunicación.

Los ejercicios del habla (conocidos también como comunicativos) tienen como objetivo formar habilidades prácticas de aplicación concreta en la comunicación. En el aspecto oral es necesario prestar atención al habla dialogada y a la monologada, es decir, a la conversación y a la exposición, puesto que ambas formas de expresión tienen su lugar en la comunicación. En el proceso de enseñanza-aprendizaje de una lengua extranjera es muy importante que los alumnos adquieran una buena pronunciación porque, siendo el lenguaje un sistema de comunicación oral en el que los sonidos, como unidades mínimas de significados, se integran para trasmitir un mensaje, el dominio de la pronunciación constituye la vía principal para hacerse comprender oralmente. La adquisición de una buena pronunciación se relaciona con el desarrollo de habilidades en dos aspectos fundamentales: el de audición, para reconocer los sonidos significativos e interpretarlos, y el de producción del sistema fonológico de la lengua. En la comunicación genuina estos componentes funcionan de modo integrado, pero en la planificación de la enseñanza pueden constituir objetivos independientes y ser objeto de tratamiento metodológico separado.

Entre la escritura y la lectura también existe una estrecha relación. Ambas se basan en un mismo código comunicativo, el código gráfico. La diferencia entre ambos aspectos radica en el carácter de la operación. En la escritura se codifica (o para ser más exactos, se recodifica el habla oral), mientras que en la lectura se decodifica. Esta relación es similar a la existente entre la expresión oral y la audición.

En el área pedagógica se distinguen: 1. La comunicación educativa instrumental: Se enfatiza la comunicación como técnica e instrumento valioso para la educación. Se atiende aquí a la didáctica de los medios de enseñanza y el control del sistema de transmisión entre docente y alumnos con vistas al logro de los objetivos propuestos, así como al uso de técnicas comunicativas utilizadas por el profesor como recursos para que el mensaje llegue al alumno mejor. 2. La comunicación educativa procesual: En este enfoque los procesos comunicativos no son instrumentos o estrategias de aprendizaje, sino que constituyen su esencia. En este caso se centra la atención en el proceso mismo y no solamente en sus resultados. Se destaca el papel de la interacción, de la elaboración conjunta de significados entre los participantes como característica esencial del proceso pedagógico. Se tiene en cuenta la contextualización de la acción educativa, considerando los factores socio- políticos que intervienen en la determinación social y el papel de lo individual. T. E. Landívar define la Comunicación Educativa como "el área de conocimiento teórico- instrumental cuyo objeto de estudio son los procesos de interacción propios de toda relación humana, en donde se transmiten y recrean significados" [(Landívar, p5].

Conclusiones

- El reto del profesor de lenguas extranjeras radica en crear ejercicios que fijen un patrón y a la vez se aproximen a la comunicación: que los alumnos sientan que están efectivamente comunicando algo, y que el profesor sea consecuente en plasmar en la realidad lo que constituye la base del y que ya ha informado a los alumnos reiteradamente, o sea, que la lengua es comunicación.

- La relación de la enseñanza y el aprendizaje con la comunicación oral y escrita influye en la determinación de los objetivos instructivos, los contenidos, los procedimientos, los medios de enseñanza y las formas de evaluación.

- La lengua extranjera debe presente de modo tal que el alumno la perciba como actividad de comunicación más que como asignatura, que sienta que el idioma es algo que trasciende el acto de aprendizaje como fin en sí mismo.

- La concepción del lenguaje como medio de comunicación y el principio didáctico de comunicabilidad exigen que todo el material lingüístico se presente de modo que refleje su empleo en la realidad. Así los alumnos aprenden el idioma en el proceso de comunicación, o sea, aprenden a hablar hablando, a leer leyendo, etcétera.

Recomendaciones

- La comunicación en nuestros centros educacionales no debe manifestarse de forma autoritaria, unidireccional, basada en la transmisión de información y en la reproducción y evaluación transmitida. Se debe propiciar una comunicación participativa, donde el diálogo y la construcción del mensaje, como función de la comunicación estén presentes.

- El proceso comunicativo educativo debe realizarse en un ambiente conducente al afecto, la aceptación, la calidez y el diálogo, ya que todo el sistema de influencias educativas que van dirigidos a promover el desarrollo integral de la personalidad está mediatizado por la comunicación.

Bibliografía

- Antich de León, Rosa, et al: Metodología de la Enseñanza de las

Lenguas Extranjeras. Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1986.

- Colectivo de Autores, Reflexiones Teórico-Prácticas desde las Ciencias

de la Educación. Editorial Pueblo y Educación, Ciudad de La Habana,

2004.

- González .Castro, Vicente: Teoría y Práctica de los Medios de

Enseñanza. Editorial Pueblo y Educación, Ciudad de La Habana,1986.

- Vigotsky, L. S.: Pensamiento y Leguaje. Editorial Pueblo y Educación,

Ciudad de La Habana, 1982.

- Soporte digital proporcionado por la Universidad Camilo Cienfuegos para

el Comunicación Educativa, : 2006-2007.

- Obtenido de "http://es.wikipedia.org/"

- Mass Communication Research. http://html.rincondelvago.com

- Teoría de la Comunicación. http://comunicacion.idoneos.com.

- Teoría de la Comunicación. http://www.monografias.com"

 

 

Autor:

Alina Medina Valdés

Ana Elvira Quesada Sotolongo

anaelvira[arroba]ucp.ma.rimed.cu


Artículo original: Monografías.com

Mantente al día de todas las novedades

El lenguaje como medio de comunicación

Indica tu email.
Indica tu Provincia.
Al presionar "Enviar" aceptas las políticas de protección de datos y privacidad de Plusformación.

Escribir un comentario

Deja tu comentario/valoración:

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Si especificas la url de tu página o perfil de Google+, aparecerá el avatar que tengas en Google+
Deja tu comentario y nosotros te informaremos
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
5 + 11 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.